EQUIPO DE SOLIDARIDAD CON LOS PUEBLOS INDÍGENAS: El Comité Directivo de ECAP reafirma la DNUDPI (La Declaración de las Naciones Unidas de los Derechos de los Pueblos Indígenas).

RedECAP
Octubre 29 de 2016
EQUIPO DE SOLIDARIDAD CON LOS PUEBLOS INDÍGENAS: El Comité Directivo de ECAP reafirma la DNUDPI (La Declaración de las Naciones Unidas de los Derechos de los Pueblos Indígenas).

Por Kathy Moorhead Thiessen.

“Les hemos descrito una montaña. Les hemos mostrado el camino que conduce a la cima. Ahora les invitamos a que suban esta montaña.” – Juez Murray Sinclair (Líder de la Comisión para la Verdad y Reconciliación de Canadá).

Un día de primavera, el equipo del Kurdistán Iraquí de ECAP escaló una montaña. Nuestr@s soci@s planearon la caminata, al comenzar el recorrido, la gente del pueblo vino a despedirnos y animarnos. El vegetariano del equipo tuvo la gentileza de cargar la olla con el pollo para el asado. Nosotros pensamos que tenía sentido hacer la mitad del recorrido, parar para asar el pollo con la leña que llevábamos para el fuego y así aligerar nuestra carga, y luego comerlo con toda la comida que llevábamos en nuestras mochilas. Aunque creíamos que teníamos un plan, pero se hizo aparente que a pesar de nuestras buenas intenciones no teníamos la menor idea de la logística de la caminata. Cuando quisimos parar, nuestr@s compañer@s kurdos nos dijeron que siguiéramos caminando, “¡derecho hasta la cima!”

La trocha era el mismo camino de las cabras, con piedras y huecos por todas partes. En el trayecto tuvimos que escalar rocas gigantes. Hubiera sido fácil dañarnos un tobillo o resbalar en algún lado, aún así nuestr@s compañer@s eran claros en que nuestro objetivo era la cima, donde por fin podríamos descansar, descargar el peso de la olla con el pollo, la leña, varios panes, y celebrar con una buena comida.    

ECAP está escalando otra montaña ahora. La montaña descrita por el Juez Murray Sinclair al final de la Comisión para la Verdad y la Reconciliación de Canadá (TRC por sus siglas en inglés), la cual le reveló al mundo la realidad y los horrores que 150 años de internados escolares dejaron en Canadá. La Comisión viajó durante seis años a diferentes rincones de Canadá para escuchar el testimonio de aproximadamente seis mil indígenas. Escucharon acerca de niñ@s de hasta tres años que fueron robad@s a sus familias y encerrad@s en los internados escolares para asimilarl@s en la sociedad colonial europea. Una política que el Juez Sinclair calificó como “genocidio cultural”. En respuesta, l@s comisionad@s de la TRC especificaron noventa y cuatro llamados de acción que las comunidades e instituciones ubicadas en territorio indígena pueden poner en práctica para trabajar por la reconciliación.

El punto 48 se refiere a las iglesias, otros grupos de fe y grupos ecuménicos por la justicia social en Canadá (http://trctalk.ca/call-to-action-48/). Nos pide que leamos la DNUDPI y que la utilicemos para guiar nuestras decisiones y políticas. Esta declaración de 46 artículos cortos fue escrita por un grupo internacional de indígenas defensores de sus derechos y fue acordada durante más de veinte años de negociaciones con representantes estatales. Fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el 2007 y finalmente aceptada por Canadá y los Estados Unidos en el 2010.  

Recientemente, el Comité Directivo de ECAP llegó al consenso de adherir la DNUDPI. Reconocemos que ECAP trabaja junto a personas indígenas en la Isla Tortuga (también conocida como América Central y del Norte). De cualquier manera, también existen pueblos indígenas en todas las regiones donde tenemos equipos y donde podemos trabajar en el futuro. La revisión de nuestras políticas, programas y prácticas con los lentes de la Declaración es integral en la construcción de sociedades para la transformación de la violencia y la opresión.

Al mismo tiempo, animamos a las personas que apoyan a ECAP y comunidades de fe para que consideren qué pueden hacer para responder al llamado de acción de la TRC y reafirmar la DNUDPI en su trabajo por la reconciliación. En Canadá, por ejemplo, existe el proyecto de ley C-262 en el Parlamento y su correspondiente campaña para forzar al Gobierno federal a que adopte e implemente la Declaración. Puede revisar esta campaña en www.adoptandimplement.com. Usted también puede estudiar y convertirse en un defensor de la Declaración, DNUDPI es un documento con el que todas las personas deberían familiarizarse y exigir seguimiento a sus respectivos gobiernos, comunidades y organizaciones.

Subir la montaña no es fácil, debemos prepararnos para los tropiezos y las caídas que vamos a sufrir en el camino. Pero es un camino que debemos tomar para conservar nuestros valores como una organización religiosa que busca crear relaciones que “transformen las estructuras de dominación y opresión, y expresen la no violencia creativa y el amor liberador”.