Oraciones por la paz. Junio 15, 2017

Oraciones por la paz. Junio 15, 2017

 El 12 de junio de cada año, el mundo conmemora el Día Mundial contra el Trabajo Infantil. El objetivo central de este día es crear conciencia y llamar la atención sobre los esfuerzos que se deben hacer para prevenir el trabajo infantil. De acuerdo con la información recolectada por la Organización Mundial del Trabajo, más de 168 millones de niños alrededor del mundo se han visto forzados a trabajar, lo cual no les permite el disfrutar de la niñez, todo su potencial y dignidad trayendo consigo consecuencias físicas y mentales que afectan su desarrollo. 

 Child Labour

Las peores formas de trabajo infantil incluyen las nuevas formas de esclavitud, el tráfico de personas, la prostitución, trabajos con graves consecuencias para su salud física y mental y el ser forzados a participar en los conflictos armados. Las causas del trabajo infantil las encontramos no sólo en las guerras, los desastres naturales y los regímenes opresivos, sino también en la falta de justicia social, acceso a la educación, a un sistema de salud digno y en la falta de apoyo de la comunidad.

Types of child labour

Child Labour Dangers

Oremos por los niños y niñas, especialmente por aquellos que se encuentran en alto riesgo o expuestos a tener que trabajar, a la violencia y a la explotación. Oremos por todos los niños y niñas alrededor del mundo para que puedan disfrutar de su niñez, desarrollar su personalidad, tener un adecuado y seguro acceso a educación, salud, hogar y apoyo. Oremos por todos aquellos que trabajan fuertemente para hacer de este mundo un lugar mejor para los niños y niñas. Oremos y recapacitemos en lo que cada uno de nosotros y nosotras podemos hacer para que los niños y niñas tengan un futuro más justo, más divertido y más amoroso al interior de sus comunidades. 

Mateo 18: 1-6

En aquel tiempo los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron: —¿Quién es el mayor en el reino de los cielos? Llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: —De cierto os digo que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.  Así que cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos.  Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como éste, a mí me recibe. A cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgara al cuello una piedra de molino de asno y que se le hundiera en lo profundo del mar.