EQUIPO DE SOLIDARIDAD INDÍGENA: Reflexiones sobre el ayuno por los derechos indígenas.

redECAP

Octubre 4, 2017

EQUIPO DE SOLIDARIDAD INDÍGENA: Reflexiones sobre el ayuno por los derechos indígenas.

por Chuck Wright

No soy un hombre religioso pero la semana pasada participé en el día de ayuno por los derechos indígenas. Aunque fue solo un día, ocurrió en el periodo previo a la segunda lectura de la propuesta de ley C262 del diputado Romeo Saganash de la Nación Cree y en solidaridad con quienes ayunan por una relación justa entre Canadá y los pueblos indígenas. Es un momento en que Canadá tiene una verdadera oportunidad de cambiar su curso a través de la propuesta de ley C262 – una acción para asegurar que las leyes de Canadá estén en armonía con la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Aproveché este momento para reflexionar sobre el propósito del ayuno. Específicamente, pienso en Steve Fobister Sr. de Grassy Narrows, quien en julio del 2014 comenzó una huelga de hambre para pedir justicia por los sobrevivientes de mercurio. Pienso en la antigua jefa Theresa Spence, quien en diciembre del 2012 durante el nacimiento del movimiento Idle No More sobrellevó un ayuno de varios días para exigir reuniones entre las naciones donde se dialogaría sobre la crisis socioeconómica que afecta al pueblo Attawapiskat y a tantas otras comunidades indígenas en todo el país.

Mi amigo Steve Heinrichs, director de las relaciones entre colonos e indígenas de la Iglesia Menonita de Canadá y miembro del comité directivo de ECAP, inició un Ayuno por los Derechos Indígenas que lleva ya 46 días e invita a otros a unirse por un día o más a nuestra iniciativa de ayuno compartido por la justicia. El declara que:

El ayuno nace desde varios sitios – la necesidad de mostrar la gravedad de nuestro compromiso con la propuesta de ley C262. El gobierno de Canadá ha ofrecido muchas palabras bonitas, pero necesita más acción sobre el terreno. También nace desde un sitio profundo de espiritualidad, donde pedimos a una fuerza más grande que nosotros para que nos ayude a mover los corazones y las mentes de nuestros líderes políticos junto a las organizaciones de base exigiendo cambio real en la relación entre Canadá y sus pueblos indígenas.

Silent action with banners: We support Bill C-262
Constituyentes de Winnipeg y personas que apoyan el llamdo a los derechos de los indígenas al gobierno liberal para que hable menos y camine más por la reconciliación y el apoyo a la propuesta C262.

En su libro, Unsettling Canada, el fallecido Art Manuel de la Nación Shuswap manifestó que la Declaración es “un documento unificador para los pueblos indígenas del mundo… y es algo que debemos apoyar y juntos exigir que el gobierno canadiense la respete”. La propuesta de ley C262 ha sido respaldada por organizaciones indígenas y no indígenas en todo el país, como por ejemplo la Asamblea de las Primeras Naciones, Amnistía Internacional, Red Ambiental Indígena, Unión Canadiense de Empleados Públicos, Gran Consejo de los Crees, Federación Canadiense de Profesores y muchas más. En el espíritu de la defensa incansable de Art Manuel, Defenders of the Land y Idle No More hicieron un llamado el pasado junio para que las personas desestabilizaran la idea de las celebraciones de los 150 años de Canadá mediante la iniciativa llamada Unsettle Canada 150 y reclamaran la implementación completa de la Declaración sobre el terreno.

La Comisión para la Verdad y la Reconciliación, que lanzó su informe final en el 2015, igualmente ratificó este llamamiento a la acción para implementar la Declaración. Designada en el informe como un “marco de reconciliación”, la Declaración aparece en 16 de los 94 llamamientos a la acción. El llamamiento a la acción #43 dice, “instamos a los gobiernos federales, provinciales, territoriales y municipales para que adopten e implementen por completo la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas como marco de reconciliación”. Como ha declarado la educadora y compañera lakota, Leah Gazan, “no son llamados al dialogo; son llamados a la acción”. 

Los liberales han hecho un número de promesas y gestos políticos hacia la implementación de la Declaración. Pero, en últimas, han sido solo palabras y ahora nos corresponde – tanto a los pueblos indígenas como a los colonos canadienses – exigir rendición de cuentas y asegurarnos que estos principios sean sostenidos sobre el territorio. Es por esto que me he unido a muchos en decir “hablemos menos y marchemos más por la reconciliación a través del proyecto de ley C262”. Por esto ayunamos y por esta sed de justicia estamos fomentando el apoyo al proyecto de ley C262.

----