KURDISTÁN IRAQUÍ: “Perdí a mi hermana … y quiero que todo el mundo lo sepa”

En la población de Halania, una bandera negra con sólo una paloma blanca marca el hogar de la chica de 19 años Dunya Rasheed, conmemorando su vida, una vida que le fue horriblemente 

Foto: Dunya Rasheed, la joven de 19 años.

El 30 de junio, Dunya Rasheed, una estudiante de la secundaria de Halaina, Kurdistán Iraquí, fue a recoger frutos secos junto a su familia. Los terrenos de la población de Halaina estan muy cerca de una base militar turca, la cual fue construida dentro de las fronteras internacionales del Kurdistán Iraquí.  Los soldados turcos lanzaron un cohete directamente hacía un grupo de unas 30 personas que se encontraban recogiendo frutos secos en sus terrenos. Este ataque terminó con la vida de Dunya Rasheed. 

Miembros de ECAP visitaron a la familia de Dunya Rasheed, quienes presenciaron el momento del ataque. Saman, -el hermano de Danya-, contó los sucesos a los miembros de ECAP, mientras la familia se encontraba reunida en casa:

Saman le contó a ECAP que el 28 de junio la familia había salido a recorrer sus tierras, cerca de la ladera de la montaña, dos días antes del ataque a la población. Estos terrenos pertenecen a la población y son la principal fuente de ingresos para lxs habitantes de Halaina y de las otras pequeñas poblaciones aledañas. Allí hay una gran variedad de cultivos en la ladera de la montaña, incluidos los frutos secos que lxs pobladorxs de la zona pretendían recoger. Tan pronto lxs pobladorxs llegaron, los soldaros turcos lanzaron cohetes desde la base que se encuentra cerca de los terrenos. Las explosiones que golpearon los campos secos por el verano generaron incendios, lo que llevo a que lxs pobladorxs abandonaran sus valiosos cultivos. El fuego quemó todo durante dos días, incluso parte de la montaña.

El 30 de junio del 2018, lxs pobladorxs regresaron al área tratando de salvar cualquier fruto seco que hubiera sobrevivido a los incendios.

“Ya había algunas familias cuando nosotros llegamos allí. Ellos habían estado allí desde la mañana. Nosotros estábamos cargando nuestras canastas para recoger los frutos secos” Saman recordó como había varios pobladores en el área cuando el ataque comenzó: “El primer cohete lanzado desde la base fue directo hacia nuestra población. Este no alcanzó la población y cayó a lo lejos… Luego de un instante, un segundo cohete fue lanzado en dirección a nosotrxs. Había cerca de 30 personas en el área, la mayoría niñxs”

Saman dijo que el segundo cohete alcanzó a su hermana Dunya. Ella estaba parada cerca de varixs niñxs y otrxs adolescentes. El cohete atravesó la canasta de frutos secos que Dunya sostenía, hiriéndole en la pierna, dejándole una herida devastadora. Los miembros de la familia, rápidamente se llevaron a Dunya hacía otro lugar, mientras que lxs otrxs pobladorxs se llevaban rápidamente las canastas con los frutos secos que habían recogido. 

Cesta que llevaba Dunya Rasheed

Mientras los demás pobladores estaban allí, los soldados turcos vinieron hasta ellos y lxs amenazaron y les advirtieron que no podían tomar fotos de la escena. Los soldados se llevaron a la base militar los restos del cohete que acabó con la vida de Dunya. Sin embargo, lxs pobladorxs ya habían tomado foros y un video antes de que llegaran los soldados turcos, pues querían tener pruebas de lo que había ocurrido aquel día. 

En algunas ocasiones es peligroso hablar de los bombardeos turcos en el Kurdistán Iraquí, por cuestiones de seguridad. Luego de que ECAP entrevistó a la familia de Dunya, su hermano Saman les pidió ser mencionado con su nombre: “Perdí a mi hermana, no hay nada de vergonzoso en ello, y quiero que todo el mundo sepa lo que le ocurrió a Dunya”.

  mortero que golpeó a Donia Rasheed

Los bombardeos desde la base militar turca están ocurriendo diariamente en toda la frontera con Turquía. Los soldados turcos han cruzado la frontera del Kurdistán Iraquí y han construido bases militares a más de 30 kilómetros de su territorio. Ellos reclaman que es un área donde se encuentra el PKK – Partido Kurdo de los Trabajadores-. El conflicto entre el gobierno turco y el PKK se ha expandido en este territorio por más de 30 años. 

El alcalde del subdistrito de Halaina, dijo a los miembros de ECAP que en este tiempo los pobladores son los que más han sufrido las secuelas del conflicto, por lo que es necesaria na salida política pronta.

Categories