Oraciones por les Trabajadores por la Paz 26 de enero del 2022

Las personas habitantes del Valle de Nahla en Kurdistán no solo sufren los bombardeos Turcos, sino que ahora están sujetas a los controles de los puestos de control militar, estigmatizados por el gobierno local por colaborar con la presencia de la guerrilla en la región.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
Tres personas están paradas conversando, dos llevan chalecos rojos.
Youssif, líder de la aldea de Kashkawa en el Valle de Nahla, conversa con ECAP en diciembre del 2021 en relación a el acoso en los puestos de control militar.

Oremos por la perseverancia de las personas aldeanas cristianas, Asirias y Kurdas Musulmanes, del Valle de Nahla que han sido aisladas del mundo exterior por los puestos de control militar establecidos en las carreteras que conducen al valle. La gente del valle enfrenta hostigamiento y rechazo cuando trata de llevar alimentos y materiales para sustentar sus vidas. Su futuro está bajo amenaza.

Los frecuentes ataques aéreos Turcos en el Valle de Nahla han causado un gran sufrimiento a las personas aldeanas y a su economía agrícola, a la producción de tahini y a las pequeñas empresas. Sumado a esto, el gobierno local en el Valle de Nahla ha establecido cinco puestos de control militar en tres caminos que conducen al valle, alegando que las personas aldeanas están apoyando la presencia de la guerrilla del PKK (por sus siglas en inglés) en la región. Desde la instalación de los puestos de control militar a finales del 2020, cada vez que las personas aldeanas intentan llevar comida, harina para hornear, combustible para generadores y materiales para la vida diaria en el valle, tienen que pedir permiso. A menudo se ven obligadas a soportar procedimientos burocráticos impuestos, negaciones y hostigamiento por parte de personas funcionarias gubernamentales y de fuerzas de seguridad.

Una persona con liderazgo en una de las aldeas Asirias le dijo a ECAP-Kurdistán Iraquí: “La situación es muy mala. Incluso durante el régimen Baazista, no estábamos bajo tanta presión. Por ejemplo, hace unos meses, una de mis vecinas necesitaba alimento para sus animales. Le dijeron que completara muchos papeles y le hicieron preguntas sobre su negocio y su familia que vive en el extranjero. ¡Después de quince días, le pidieron que volviera a hacer el mismo proceso otra vez!”

Una persona describió el acoso que él y su familia enfrentan a través de las preguntas que recibe de les agentes de seguridad en el camino a su aldea: “¿Por qué usted tiene barba? ¿Por qué no se afeita? ¿Por qué usted lleva esta ropa? ¿Por qué su esposa está sentada al frente?»

Como resultado de las restricciones, se cerraron siete tiendas de comestibles que atienden a la gente de Nahla. Las personas aldeanas están muy preocupadas por cuanto tiempo podrán ellas soportar esta situación antes de tener que abandonar sus hogares. Si algún día se fueran, sus tierras serían tomadas por una tribu de un área cercana que ha estado tratando de tomar las tierras del pueblo Nahla durante muchos años.

El Valle de Nahla es el hogar de personas Cristianas, predominantemente Asirias, que viven en ocho aldeas. También de personas Musulmanas Kurdas que viven en una aldea. ECAP-Kurdistán Iraquí ha acompañado a la gente del Valle de Nahla desde el 2016.

Read More Prayers

The Aegean Sea at sunset is visible through an ancient archway.

¡Justicia para todas las personas!

Los tribunales griegos continúan criminalizando a las personas desplazadas. Oremos por la liberación de tres personas solicitantes de asilo, quienes van a juicio esta semana.

Israeli settlers wait at the gate to enter into Palestinian neighbourhoods on Sara's day.

El Dia de Sara

Las festividades judías en Al Khalil/Hebrón se han convertido en sinónimo de abuso a manos de colonos y soldados.

La plataforma de perforación para la operación de túnel del oleoducto Coastal GasLink bajo el río Wedzin Kwa

Las relaciones solidarias llevaron a la victoria

Veinte años de acción y relaciones solidarias de ‘Grass Narrows’ han llevado a la victoria contra las empresas madereras. Las relaciones de solidaridad forman un aspecto crítico del apoyo a la gente de Wet’suwet’en para mantener la industria del petróleo y del gas fuera de sus tierras.

¿Alguna vez ha participado en una delegación de ECAP?

Ir al contenido