Abogacía. Acompañamiento. Capacitación

Kurdistán Iraquí

Construyendo alianzas con pueblos de montaña y comunidades de pastores que resisten pacíficamente el desplazamiento y la destrucción causados por las operaciones militares transfronterizas. Acompañando a defensores de derechos humanos e iniciativas civiles en contra de la opresión. Documentando los impactos de la violencia en los civiles y haciendo incidencia local e internacionalmente por el cambio.

Para conocer las últimas noticias del Kurdistán Iraquí, visite cptiraq.org

Equipos y Comunidades de Acción por la Paz del Kurdistán iraquí continuará operando como Equipos Cristianos de Acción por la Paz hasta que se apruebe toda la documentación necesaria.

El Kurdistán Iraquí (KI) está ubicado en el norte de Irak. Cuenta con una población de más de seis millones de personas y casi un millón de personas son internamente desplazadas y refugiadas. Es la única región autónoma de Irak y está gobernada oficialmente por el Gobierno Regional del Kurdistán (GRK), con capital en Erbil. Hoy ha finalizado una experiencia que le pedí a Dios tener. Desde el año pasado, he estado capacitándome en el Programa Alternativas a la Violencia (PAV). Logre cursar todos los talleres necesarios para certificarme como facilitadora, deseando algún día, tener la oportunidad de facilitar talleres. La región del Kurdistán de Irak tiene su propio gobierno, parlamento, sistema judicial, bandera y regulaciones separadas del gobierno central de Irak. El establecimiento de la región se remonta a un acuerdo de autonomía de marzo de 1970, entre el movimiento de oposición kurdo y el gobierno iraquí tras años de intensos combates. Cuando el acuerdo no se implementó en los años siguientes, se produjo otra larga guerra civil entre Saddam Hussein y las personas kurdas. La guerra Irán/Irak y la Campaña Anfal contra las personas kurdas dirigida por el ejército iraquí de Saddam devastaron la población y el medio ambiente del Kurdistán Iraquí. Durante el levantamiento del pueblo kurdo en marzo de 1991, las personas kurdas y peshmerga (el ejército kurdo) expulsaron al ejército iraquí de la mayoría de las áreas del Kurdistán Iraquí. Después de la invasión de Irak liderada por Estados Unidos en el 2003, se redactó una nueva constitución en el 2005 que definía la Región del Kurdistán como una entidad federal de Irak. El Kurdistán Iraquí se compone de cuatro gobernaciones principales: Sulaimani, Erbil, Duhok y Halabja.

Además de las personas kurdas, quienes forman la mayoría de la población del Kurdistán Iraquí, diversos grupos étnicos con distintas identidades y culturas constituyen el tejido social de la región, como las personas Yezidíes, Cristianas Asirias, Árabes Sunitas y Chiítas, Turcomanas, entre otras.

Desde el 2006, Equipos y Comunidades de Acción por la Paz tiene su sede en la ciudad de Silêmanî‎ (también conocida como Sulaimani o Sulaymaniyah), ubicada en el sureste del Kurdistán Iraquí. Con una población estimada de casi un millón de personas, Silêmanî‎ es la segunda ciudad más grande de la región después de su capital, Erbil.

Equipos y Comunidades de Acción por la Paz del Kurdistán iraquí continuará operando como Equipos Cristianos de Acción por la Paz hasta que se apruebe toda la documentación necesaria.

Últimas historias

Nuestro Trabajo

Un hombre herido, apoyado de costado, yace en una cama al fondo. En primer plano, un hombre y una mujer con chaleco rojo se sientan en un cojín en el suelo.
ECAPeres visitan Kak Ramazan. Kak Ramazan les dijo, “Estuve en mi pueblo, Hrure. Mientras regaba mi tierra, ocurrió un bombardeo unos metros de donde estaba yo. Me desmayé y todo se volvió negro. Me sangraba la pierna y gateaba hasta que alguien vino a ayudarme y llevarme al hospital de Begova. Estuve hospitalizado durante ocho días en el hospital de Zakho. Sólo me han sacado dos pedazos de metralla de los pies y los dedos de los pies. Todavía tengo nueve fragmentos de metralla en la espalda y las piernas.”
Escombros de una casa bombardeada. dos personas inspeccionan las ruinas
Escombros de una casa bombardeada en Sarkan.

Defensa de la protección civil en operaciones militares transfronterizas Turcas e Iraníes.

Cientos de aldeas y pequeños pueblos salpican las escarpadas montañas Zagros y Taurus, y los fértiles valles a lo largo de las fronteras del Kurdistán Iraquí con Turquía e Irán. Durante milenios, los pueblos kurdos y asirios han habitado estas regiones manteniendo su sustento mediante la agricultura, el pastoreo de animales, el comercio local y la artesanía. Además, entre marzo y octubre, miles de pastores migrantes y familias de agricultores utilizan la región para cultivar, criar rebaños y vender productos. Debido a su importancia históricamente estratégica, muchos ejércitos y grupos de resistencia armada han utilizado estas montañas para operaciones de combate y protección, así como para luchar por el control de esta región.

Las fuerzas turcas utilizan con frecuencia drones, aviones de combate, helicópteros y artillería para bombardear los escondites del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en inglés), un grupo guerrillero que lleva a cabo una campaña violenta por los derechos del pueblo kurdo en Turquía con bases en las montañas del Kurdistán iraquí. Desde diciembre del 2017, las fuerzas turcas han construido más de 40 bases entre 9 y 25 km dentro del territorio del Kurdistán Iraquí al sur de su frontera. Esporádicamente, las fuerzas iraníes también han bombardeado las regiones fronterizas debido a la presencia de grupos guerrilleros kurdos que luchan por los derechos políticos de las personas kurdas en Irán.

Los constantes bombardeos aéreos y fuego de artillería, y los ataques desde bases militares han creado una crisis humanitaria y de derechos humanos para la población civil. Las personas aldeanas y las comunidades nómadas, para quienes esta región ha sido un sustento y una cultura durante siglos, han sufrido durante más de tres décadas. Las operaciones militares transfronterizas matan y hieren a civiles, destruyen aldeas, queman granjas y cultivos, y desplazan comunidades.

Los Equipos y Comunidades de Acción por la Paz se asocian con las familias y comunidades kurdas y asirias que han sido blanco de operaciones militares turcas e iraníes. ECAP juega un papel único para amplificar las voces de les sobrevivientes y acompañar a aquellas personas que han perdido a familiares, sus medios de vida o están en riesgo de desplazamiento. ECAP documenta el alcance y los detalles de los impactos civiles de las operaciones transfronterizas a través de visitas a las áreas seleccionadas, entrevistas con personas sobrevivientes y con testigos, y con una red de contactos con las autoridades locales y los medios.

ECAP acompaña a las familias afectadas mientras negocian con les representantes del Gobierno Regional de Kurdistán y del Gobierno Central Iraquí para obtener protección y compensación. ECAP comparte sus informes con la comunidad internacional, los medios de comunicación, consulados y gobiernos extranjeros que mantienen estrechos vínculos y negocios de armas con Turquía. Junto con organizaciones locales e internacionales, ECAP incide por el fin de las operaciones transfronterizas, que siguen causando víctimas civiles, desplazamientos y sufrimiento.

Acompañamiento de personas activistas de derechos civiles amenazadas por la violencia

El pueblo del Kurdistán Iraquí sufrió durante mucho tiempo por los regímenes iraquíes anteriores. Muchas personas protestaron, pelearon y lucharon por la libertad y el respeto a lo largo de la historia.  Desde su formación en 1992, el Gobierno Regional del Kurdistán (GRK) ha trabajado para establecer un espacio donde las personas periodistas, de los derechos humanos, de la sociedad civil y las activistas políticas puedan funcionar libremente y sin miedo. A pesar del compromiso del gobierno con los derechos y libertades civiles, algunas personas periodistas y integrantes de la sociedad civil han declarado que el Kurdistán Iraquí no ha sido seguro para ellos y ellas. Muchas personas han sido asesinadas, golpeadas severamente, encarceladas, amenazadas, se les ha limitado su movimiento dentro del Kurdistán Iraquí o han sido desplazadas fuera del país.

ECAP se asocia con activistas de la sociedad civil y con iniciativas que piden cambios a través de medios no violentos. ECAP observa e informa sobre juicios judiciales contra personas periodistas y activistas de derechos civiles. Junto con sus socies, ECAP incide con el GRK, las fuerzas de seguridad y las misiones diplomáticas para fortalecer su apoyo a los derechos, a las libertades civiles y a las iniciativas civiles no violentas. Como la única organización de este tipo en Silêmanî‎, ECAP brinda acompañamiento protector desarmado a las personas activistas de derechos civiles que se ven amenazadas por la violencia. La presencia de ECAP en protestas y eventos públicos ayuda a disminuir la amenaza de violencia. ECAP es parte de la Federación de Organizaciones de la Sociedad Civil en Silêmanî y de la Iniciativa de Solidaridad de la Sociedad Civil Iraquí, una plataforma internacional de organizaciones de paz y derechos humanos.

Un collage de fotos de los cinco socios de ECAP IK que fueron condenados a seis años de prisión por su activismo.
Los cinco Badinan
Una mujer rodeada de micrófonos de prensa habla en una conferencia de prensa rodeada de periodistas y simpatizantes.

Capacitación de la no violencia y de deshaciendo opresiones

Con base en invitaciones de círculos académicos y comunitarios, ECAP organiza talleres interactivos y capacitaciones participativas sobre la respuesta no violenta al conflicto y de cómo deshacer opresiones. Los equipos formados por facilitadores de ECAP locales o mixtes (locales y extranjeres) han llevado a cabo decenas de talleres para personas estudiantes de secundaria y universitarias, organizaciones, grupos comunitarios; así como también ha codirigido muchas capacitaciones de varios días del Programa Alternativas a la Violencia (PAV) para cientos de personas jóvenes, adultas, miembros de minorías y miembros del personal de ONGs que provienen de comunidades de acogida y comunidades desplazadas.

Oraciones desde el Kurdistán iraquí