Personas civiles atrapadas entre cárteles enfrentados en Chiapas

Dos de los cárteles de la droga más poderosos de México luchan por el control de las rutas de contrabando, poniendo a las poblaciones campesinas e indígenas de México en medio de violentos enfrentamientos.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
an image of a young woman wearing a blue blouse and a necklace, with glasses on her head. She smiles at the camera.

Recientemente han aparecido artículos en los principales medios de comunicación estadounidenses que informan sobre los cárteles criminales mexicanos del estado de Chiapas, en el sur de México, fronterizo con Guatemala, que están bloqueando el acceso a antiguas ruinas mayas y exigiendo un pago a las personas turistas. Dos de los cárteles de la droga más poderosos de México, el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Jalisco Nueva Generación, han estado luchando por controlar el mercado de la droga y de las rutas de contrabando de migrantes que van desde Centroamérica hasta la frontera sur de Estados Unidos, pasando por México. Y, con el aumento del número de migrantes en el último año, la guerra se ha agravado, ya que los cárteles rivales se disputan el negocio de las personas cubanas, asiáticas y africanas quienes tienen más dinero que las centroamericanas.

Ahora, las personas civiles, campesinas e indígenas de muchos pueblos de Chiapas están atrapadas entre las facciones enfrentadas de los cárteles, el ejército mexicano y la Guardia Nacional, y los grupos paramilitares pagados para proteger los recursos de los intereses empresariales mexicanos e internacionales. El resultado, según un mensaje publicado por la Iglesia Católica en Chiapas, ha sido «violencia y enfrentamientos entre grupos armados y narcotraficantes… secuestros, desapariciones, desplazamientos forzados de personas y familias enteras».

Una joven de Chiapas, que durante los últimos cuatro años ha vivido y trabajado con el Centro de Recursos para Migrantes y el refugio para migrantes CAME al lado de ECAP en Agua Prieta, Sonora, en la frontera norte de México, el otoño pasado recibió la noticia de que el pueblo donde vive su familia estaba sufriendo a diario la violencia de los cárteles.  Sus familiares y vecinos temían por sus vidas y por sus bienes. En Navidad pudo visitar a su familia.  Sin embargo, debido a la continua violencia, no pudo regresar como estaba previsto.  No fue hasta varias semanas después cuando pudo llegar a la estación de autobuses más cercana a su pueblo y regresar a Agua Prieta.

  • Oremos por la continua seguridad de la familia de esta mujer y por la seguridad de todas las personas habitando su aldea.
  • Oremos para que estas personas tengan la fuerza y el coraje para resistir, o tal vez sólo para soportar, la violencia continua.
  • Demos gracias porque ella pudo regresar sana y salva a Agua Prieta.
  • Demos gracias por su trabajo continuo con les migrantes.
  • Lamentemos la guerra que parece no tener fin en Chiapas y en otros lugares del sur de México.
  • Para las personas norteamericanas, arrepiéntanse de su apoyo – a sabiendas o no – por la demanda de drogas y otros recursos.

Read More Prayers

The front gate of the US Port of Entry at Douglas, Arizona, with a US customs sign and turnstile checkpoint

Confusión en la frontera entre EE.UU. y México

La orden ejecutiva de Biden sobre migración sólo se aplica a las personas detenidas tras cruzar la frontera de forma irregular, pero ha afectado a otras rutas de migración, causando angustia a las familias de las personas migrantes.

A close up side view of a face with blue face painting near the eye

Por qué celebramos el orgullo

Cuando salimos a la calle a celebrar el orgullo, estamos haciendo memoria y creando un lugar en la sociedad para aquellos que por miedo aun no pueden hacerlo.

a couch leans back because of a broken leg, sitting on a concrete slab in front of a pile of rubble after Israeli authorities demolished a Palestinian home in Hebron

Israel está demoliendo casas en Cisjordania

Esta semana, las autoridades de la ocupación han demolido más de 10 viviendas en Hebrón y las Colinas al Sur de Hebrón, destruyendo el sentimiento de seguridad, comunidad e identidad de estas familias.

Ir al contenido