ASUBPEESCHOSEEWAGONG : Solidaridad con el Bloqueo de Grassy Narrows

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

RedECAP
13 de septiembre de 2010
ASUBPEESCHOSEEWAGONG : Solidaridad con el Bloqueo de Grassy Narrows

 

Por David Ball & Jerry Stein

Traducido por Julián Gutiérrez Castaño

Una semana después que el Gobierno de Ontario amenazara con detener los
trabajos de mantenimiento en una carretera utilizada por la comunidad indígena
de Grassy Narrows para pescar, cazar, y recolectar arroz salvaje y bayas;  l@s miembros de la comunidad ubicada en
el noroeste de Ontario, renovaron el bloqueo que inició hace más de 8 años con
el fin de reclamar sus derechos territoriales.

El bloqueo, liderado por las mujeres de la comunidad Anishinabek,  ha impedido desde el 21 de agosto que el
Ministerio de Recursos Naturales de Ontario (MNR por sus siglas en inglés)
interfiera con el equipo de contratistas que está efectuando las reparaciones.
El MNR había visitado en tres ocasiones al equipo de contratistas, y les había
ordenado conseguir un permiso para reparar la carretera. Además, emitieron una
orden para detener las reparaciones, argumentando preocupaciones de orden
ambiental, público y por la seguridad de los trabajadores. Esta acción sigue
siendo el bloqueo más antiguo en la historia de Canadá, el mismo que en el 2002
logró detener la tala indiscriminada del bosque en el territorio de Grassy
Narrows y ha generado una discusión acerca de la falta de acción del Estado
frente al envenamiento por mercurio que sufre la comunidad.

“Nosotr@s tenemos nuestro propio Gobierno acá”, dice Robert Keesick,
Director de Proyectos Capitales para la Nación Indígena de Grassy Narrows,
quien es responsable del contrato de mantenimiento de la carretera. “Nosotr@s
tenemos nuestra propia manera de manejar el medio ambiente, de cuidar de
nuestr@s trabajador@s. Este es nuestro territorio, así que tenemos el derecho
de utilizar la tierra”.

“Nosotr@s apoyamos a nuestro Gobierno y Consejo, ellos son la autoridad acá.
Ellos recibieron jurisdicción cuando firmamos el Tratado. Nosotr@s simplemente
estamos arreglando una carretera que ya estaba aquí, y el MNR aún no ha hecho
nada acerca del mercurio que hay en el río”, añadió.

Un letrero a un lado de la carretera dice “Ministerio del No Respeto (MNR): permanezca
afuera”. Miembros de la comunidad están manteniendo presencia durante las 24
horas del día en el Lago Slant, apenas afuera del resguardo, asegurándose que
no ingresen los vehículos del MNR.

Hasta ahora, el gobierno de Ontario ha respetado el bloqueo, a pesar de que l@s
indígenas hicieron regresar a un funcionario de conservación durante el primer
día. EL MNR expresó sus preocupaciones a un medio local por el daño que se le
puede ocasionar al hábitat de los castores en el mismo lugar donde los
contratistas están reparando los derrumbes, así como la seguridad de l@s
trabajadores y de las personas. L@s miembros de la comunidad, de cualquier
manera, consideran que las acciones del gobierno son hostiles y constituyen a infracciones
a los derechos consagrados en el Tratado.

“Cuando ell@s hablan acerca de preocupaciones ambientales o la seguridad de l@s
trabajador@s, es como si ellos pensaran que nosotr@s somos tont@s”, dice
Roberta Keesick, una de las líderes del bloqueo. “Claro que nosotr@s también
pensamos en esos asuntos, de otra manera no estaríamos acá, no hubiéramos
sobrevivido durante tanto tiempo.”

“Lo irónico es que el MNR diga que está preocupado por el hábitat de los
castores, cuando el mismo gobierno le paga a la gente para que mate a los
castores que considera ‘castores dañinos’, porque están causando daños en las carreteras.
Sus preocupaciones acerca del habitat de los castores son contradictorias. Nosotr@s
no necesitamos un permiso, nosotr@s ya tenemos permiso del Creador”, añadió.

Equipos Cristianos de Acción por la Paz (ECAP), así como otr@s
simpatizantes se han unido al bloqueo.

“Todo esto es por nuestra soberanía, es igual que todas las luchas indígenas”,
dice Roberta Keesick. “Nosotr@s esperamos que otr@s indígen@s se sientan menos
intimidadas, que no sientan que tienen que conseguir autorizaciones y permisos.
Muchas personas piensan que no pueden luchar. Cuando nosotr@s activamos nuestro
bloqueo, nosotr@s esperamos que esta acción les abra los ojos a las personas,
que sepan quienes son ell@s como indígenas y como Anishinabek”.

Los miembros de Grassy Narrows utilizan la carretera que están reparando para
cazar y recolectar arroz salvaje y bayas, y para acceder a un chalet de pesca
en el lago Ball, derechos que aseguraron en el Tratado No. 3. El Gobierno de
Ontario le cedió el chalet de pesca a la nación indígena en 1986, como parte de
la compensación por la contaminación con mercurio, pero dejo de realizar mantenimiento
al camino a partir del bloqueo en el lago Slant en 2002. La comunidad está
pidiendo el apoyo de simpatizantes y aliad@s de todas partes para defender la
Madre Tierra y los derechos indígenas.

Toma acción:

Llama a la oficina del MNR en Kenora para expresar tu solidaridad con la
gente de Grassy Narrows: (1-807) 468-2501

Puntos para resaltar:

1.     El Gobierno
debería dejar de molestar a los grupos de trabajo que están arreglando la
carretera que conduce al Chalet del lago Ball.

2.     Miles de
personas están en solidaridad y observan la situación de la comunidad indígena
de Grassy Narrows. Este asunto no se va a resolver hasta que se haga justicia.

3.     De acuerdo
con el Tratado No. 3, Grassy Narrows tiene el derecho a decidir que hace en su
territorio. ECAP l@s apoya en sus decisiones.

4.     Las personas
que integran ECAP también apoyan el llamado de Grassy Narrows para detener la
tala indiscriminada del bosque, los reclamos de justicia frente a la
problemática de la contaminación con mercurio y otros contaminantes; y el
ejercicio de la soberanía otorgada por el Creador desde tiempos inmemorables.

Read More Stories

Ir al contenido