ESTADOS UNIDOS: En casa con una comunidad amada

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

  Apoye a los constructores de la paz alrededor del mundo. 
Done ahora para mantener funcionando los Equipos
Cristianos de Acion por la Paz
, y ayudenos a alcanzar
nuestro objectivo antes del 10 de enero.

RedECAP
23 de diciembre, 2012
ESTADOS UNIDOS: En casa con una comunidad
amada

por Lizz Schallert

En Noviembre recibí un correo
electrónico de Los Equipos Cristianos de Acción por la Paz (ECAP) en el que se describía
la Caravana por la Libertad siglo 21, y preguntaban también si alguien estaría
dispuesto a representar a ECAP durante el viaje. Después de revisar la página
web, inmediatamente aproveche esta oportunidad para pasar un fin de semana con
el Dr. Vincent Harding, y con decenas de personas que representan a los
movimientos actuales de justicia social. Estoy agradecida de ser parte de ECAP
y de poder apoyar su labor para reducir la violencia y deshacer la opresión
estructural.

Durante el fin de semana de la
Caravana por la Libertad, me encontré a mí misma celebrando la diversidad del
pueblo de Dios: jóvenes indocumentados, mujeres recientemente encarceladas
ahora trabajando en contra de nuestro complejo industrial de prisiones, hombres
anteriormente  sin hogar que buscan
refugio para otros, hermanas y hermanos en varios casas del movimiento Trabajador
Católico y de Comunidades Cristianas intencionales, y aquellos que ejercen el
legado del movimiento de derechos civiles en la lucha por la justicia racial;
ciertamente un encuentro improbable ante los ojos del mundo.

¿Cuál es el hilo que nos une entre
las diferentes edades, razas e historias? ¿Cómo terminamos todos en un autobús
que viajaba a través de los estados del sur, visitando las zonas de guerra y
los sitios sagrados del Movimiento por los Derechos Civiles? A medida que el
fin de semana avanzaba, las respuestas a estas preguntas surgieron.

Mientras que el Dr. Harding nos
habló y nos animó hacia la Nueva América, la «América que debe nacer de
nuevo», el polvo comenzó  a
asentarse y el carrete empezó a girar. Todos queríamos fomentar este trabajo,
para soñar, anhelar, y  crear este
«país que no existe, del que somos ciudadanos».

Durante todo el fin de semana fuimos
bendecidos, criticados, y alentados por el Dr. Harding mientras nos
imaginábamos una nueva democracia. Nos sentamos cerca, compartimos el micrófono
y nos encontramos viviendo la sustancia de
nuestras esperanzas.

Como cristiana, yo no podía dejar de
establecer conexiones entre nuestras ponencias sobre la esperanza de un nuevo
país, con mi esperanza de una nueva Iglesia. Siendo yo un producto algo confuso
de varias iglesias (la católica, iglesia de los hermanos, cuáqueros) que crecí
en la Iglesia de Cristo, me sentí como en casa durante algunos días. Cada voz
era importante. Todo el mundo estaba buscando la verdad.

Antes de subir al autobús para
Alabama tenía la esperanza de que todavía pudiera llegar a la misa del domingo,
sobre todo en este tiempo de Adviento, cuando nos anticipamos y esperamos el
regreso de Cristo en nosotros y en el mundo. Este deseo suavemente disminuyó y
desapareció cuando el Dr. Harding puso de «Precious Lord, Take My Hand» en versión de la orquesta de Ben
Branch durante nuestra primera reunión del fin de semana.

 
 

Participantes de
la Caravana por la Libertad Siglo 21
cantan «Precioso Señor». A la izquierda
la autora vistiendo
camisa azul y gafas. Foto por Steve Pavey

A medida que la canción se iba apoderando de nosotros nuestros ojos comenzaron a cerrarse, llevamos el ritmo con nuestros pies, y estábamos juntos. Nuestras barreras ya no importaban. La eternidad se mezclaba con el presente. Esta es la Santa Iglesia, pensé. De esto es de lo que se va a tratar el trabajo. Allí estábamos, en 2012, una mezcla  de ciudadanos en un «país que no existe», cantando la ultima petición del reverendo Martin Lutero King Jr.

«Ben, asegúrate de poner ‘Precious Lord’ en la reunión de esta noche. Tóquela muy lindo.» -Martin Lutero King Jr. el 4 de abril de 1968 en el Motel Lorraine, poco antes de su asesinato.

Read More Stories

Un soldado se para mirando hacia una niña caminando detrás de una barrera de cemento.

Con destino de morir

Cuando la muerte se convierte en un deseo para les niñes, la situación en la que viven es ciertamente demasiado difícil de soportar para cualquiera.

una mujer está sentada en un mueble, su cabeza está cubierta con un pañuelo blanco y hay una planta verde detrás de ella.

Una vida bajo ocupación

La historia de Um Imran, nacida en 1938, quien ha tenido la experiencia de una vida antes de la ocupación y sueña con una vida después de la ocupación.

Ir al contenido