Grecia: Carta de protesta contra el trato inhumano a los refugiados en la isla griega de Lesbos

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

redECAP
Agosto 23 de 2014
Grecia: Carta de protesta contra el trato inhumano a los refugiados en la isla
griega de Lesbos

Nota: Esta carta ha sido editada por su gran contenido. El
día en que fue publicada en Ephimerida ton Syntakton y en el periódico llamado
La Guardia Costera Griega, que se había decidido mantener a los inmigrantes en
Pipka en lugar de llevarlos a Moria Primer Centro de Recepción donde podrían
recibir una alimentación adecuada, atención médica y la documentación necesaria
para su registro, la policía Griega finalmente traslado a los inmigrantes a
Moria.

La
carta completa y más información acerca de los recientes esfuerzos del equipo
de ECAP y sus colegas en el Mediterráneo está disponible en https://cptmediterranean.wordpress.com/2014/08/22/again-speaking-out-made-a-change-even-small/

Berlín / Hamburgo / Mytilene Agosto 2014

Estimados señores y señoras, 

Centro de Recepción de Moria

Recientemente hemos sido testigos de cómo fueron
expuestos los refugiados después de su llegada a la isla de Lesbos con un trato
inhumano por la guardia costera griega. Con esta carta, estamos protestando en
contra de este abordaje.

El miércoles 6 de agosto de 2014, como parte de
nuestro campamento de verano en la isla de Lesbos planeamos la celebración de
una fiesta con y para los refugiados e inmigrantes; apoyados por Jóvenes sin
Fronteras y Bienvenidos a Europa, dos redes de solidaridad contra el racismo.

Elegimos como lugar a Pipka, un campamento para niños
que se encuentra desocupado, y que ha sido convertido por los activistas de
Lesbos junto con el consentimiento del alcalde, en un centro de bienvenida para
proveer de un techo, comida y de la primera información legal a los refugiados
recién llegados.

Ese mismo día, llegaron refugiados que viajaban desde
Turquía y pasaron el tiempo esperando para ser registrados por las autoridades
griegas en Pipka. Por último, un autobús de la Guardia Costera llegó, y aproximadamente
35 de los refugiados fueron recogidos.

Estas personas, que habían cruzado la noche anterior
el mar entre Turquía y la isla de Lesbos arriesgando sus vidas en un pequeño
bote lleno de gente, merecen un trato humano como cualquier otro. Ellos no son
culpables de ningún delito. El único «delito que han cometido» es
haber huido de sus países por la guerra, la violencia y el hambre. La
naturaleza inhumana con que la guardia costera griega trató a los refugiados es
el motivo de esta carta.

Un funcionario de la guardia costera griega, a quien
conocemos por su nombre, tenía una lista con varios nombres escritos a mano.
Grito cada uno de estos nombres en un tono brusco y militar, esperando a que
las personas lo entendieran y levantaran sus manos de inmediato al oír sus
nombres. Pero inmediatamente se puso agresivo cuando esto no sucedió.

Cuando reaccionaron a sus gritos, se les ordeno
duramente a entrar de inmediato al autobús que esperaba. El calor era de 35
grados; el bus había sido diseñado solo para 10 personas, las ventanas estaban
cerradas. … En total todo este proceso  duro más de dos horas y media. En el autobús, el calor era
insoportable que algunos casi pierdan el conocimiento entre tantas entras y
salidas.

… Los refugiados nos cuentan una y otra vez sobre
estas y aún peores experiencias. Especialmente en el nuevo «Centro de
Recepción» financiado por la UE, una prisión cerca del pueblo de Moria, y
a quienes conocimos casi todos en libertad, informaron sobre un trato diario
degradante por parte de la policía griega.

Los miembros de la guardia costera griega han actuado
en ambos casos bajo la mirada de muchos testigos. Cuando nadie está observándolos,
el alcance de la violencia racista infligida a los refugiados es aún mayor.

Con esta carta, hacemos un llamado a la humanidad. Los
refugiados han recorrido un camino largo y peligroso y tienen todavía un largo
camino por recorrer. Ellos son seres humanos y deben ser tratados como seres
humanos. Hacemos un llamamiento a que se respeten los derechos humanos en
especial para los refugiados.

La
violación sistemática de los derechos humanos debe ser detenida inmediatamente.
Los refugiados necesitan protección y respeto.

Nevroz
Duman – Jóvenes sin Fronteras / Jugendliche ohne Grenzen

Margret
Geitner – Bienvenidos a Europa

Sara
Ballardini, Ramyar Hassani – Equipos Cristianos de Acción por la Paz / Proyecto
Mediterráneo

Categories

Read More Stories

Ir al contenido