TIERRAS FRONTERIZAS: No Identificado, pero conocido por Dios; reflexiones de un delegado de ECAP trasgenero

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

RedECAP
Marzo 5 de 2015
TIERRAS FRONTERIZAS: No Identificado, pero conocido por Dios;
reflexiones de un delegado de ECAP trasgenero

Por:  Kody
Hersh 

 

Cada año,
en el Condado de Pima, Arizona la oficina del Médico Forense recibe cuerpos de
cientos de inmigrantes que perdieron la vida en el desierto de Sonora después
de cruzar la frontera de México a Estados Unidos. A partir de las
características físicas, ropa y otros objetos personales, el médico forense
puede identificar a algunos de los inmigrantes y devolver los cuerpos a sus
familias. En otros casos, los nombres de los migrantes siguen siendo
oficialmente desconocidos. Los cadáveres de las personas cuya identidad no puede ser determinada se
marcan con fechas y nombres como: «John Doe» o «Jane
Doe»,  dependiendo del género basado
en la evidencia de su cuerpo, o incluso, en algunos casos, de una única parte
del cuerpo.

Al
principio de nuestro viaje, yo y otros doce miembros de la delegación de Tierras
Fronterizas de Los Equipos Cristianos de Acción por la Paz viajaron de todo los
Estados Unidos y del Territorio de Atikameksheng para aprender acerca de la
situación de derechos humanos en la frontera de EE.UU. / México, visitamos un
cementerio en Douglas, Arizona. Oramos juntos, prendimos velas, hicimos grullas
de papel, y pusimos símbolos en las tumbas de un puñado de inmigrantes no
identificados. Sus pequeños rótulos leen «mujer desconocida» u «hombre
desconocido,» les dieron la fecha en que se encontraron sus cuerpos, y en
algunas ocasiones el número de referencia del consultorio de un médico forense.

México es
uno de los países más peligrosos del mundo para ser una persona transgenero. Si
bien se han hecho algunos progresos legales en los últimos años, los índices de
violencia y discriminación contra las mujeres transgenero, en particular, son
alarmantes, lo que lleva a un número significativo de  personas que solicitan asilo en los Estados
Unidos. Algunos de ellos cruzan por el desierto. Algunos de ellos terminan en
centros de detención de inmigración en los Estados Unidos. Uno de nuestros
visitantes, Carlos Strazzari, quien estuvo en un centro de detención durante un
año, nos dijo: «Es horrible lo que les puede suceder a las personas
transgénero en prisión. Ellos son maltratados constantemente por los
funcionarios, los rotan todo el tiempo, son puestos en confinamiento solitario,
no dan buenas oportunidades de trabajo. Hay una gran cantidad de abusos sexuales”.

Mi experiencia
con esta delegación de Tierras Fronterizas de ECAP ha creado en mí un mayor
compromiso para recordar a los fallecidos, y a explorar cómo ser solidario con
los vivos. Estoy muy lejos de tener una comprensión global de lo que cualquiera
de esas cosas significa. Pero me siento confiado en que se debe escuchar a las
personas para que cuenten sus propias historias y nombrar sus propias
experiencias. Tanto el recuerdo y la solidaridad fracasaran si las relaciono
con mis propias ideas preconcebidas en lugar de la verdad única de cada
persona.

Al
comenzar la vigilia en Douglas Arizona, los organizadores tomaron una decisión
consciente cuando se hizo una cruz para recordar a un inmigrante cuyo cuerpo no
había sido identificado; la cruz se leería «No Identificado», en lugar
de «Desconocido». Los nombres de los inmigrantes que los asistentes a
la vigilia querían recordar, siempre serán conocidos por Dios pero no por
nosotros. Espero que podamos aprender a mantenerlo en nuestros corazones, con
la misma ternura, que los géneros de los que pierden la vida en el desierto son
conocidos por Dios y no por nosotros, y que para saber el género de los vivos,
necesitamos escuchar.

Debido a la crisis
financiera en 2008, Los Quipos Cristianos de Acción por la Paz tuvieron que
cerrar sus trabajos de Tierras Fronterizas. Su apoyo nos ayudará a mantener las
conexiones con otras ONG que prestan apoyo a los inmigrantes y a proporcionar
becas para personas de bajos ingresos que desean participar en delegaciones de
Tierras Fronterizas.

Read More Stories

Un soldado se para mirando hacia una niña caminando detrás de una barrera de cemento.

Con destino de morir

Cuando la muerte se convierte en un deseo para les niñes, la situación en la que viven es ciertamente demasiado difícil de soportar para cualquiera.

una mujer está sentada en un mueble, su cabeza está cubierta con un pañuelo blanco y hay una planta verde detrás de ella.

Una vida bajo ocupación

La historia de Um Imran, nacida en 1938, quien ha tenido la experiencia de una vida antes de la ocupación y sueña con una vida después de la ocupación.

Ir al contenido