SOLIDARIDAD CON PUEBLOS INDÍGENAS: Anishinaabemowin—una lengua dulce

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

por Karen Orlandi

Pasé horas tratando de aprender como decir en Anishinaabemowin, el idioma de la gente que vive allí, el nombre del lugar donde estaba llegada. Es «Asubpeeschoseewagong,» e incluso ahora, cuando lo oigo salir de mi boca Anglófona, suena completamente diferente de cualquier idioma que conozco. Es tan suave y dulce que podrías pensar que es el susurro del viento en las hojas de los abedules, o de las olas llegando y retrocediendo sobre la playa arenosa del lago.

En el Parque Anicinabe en Kenora, nuestra delegación de Equipos Cristianos de Acción para la Paz se reunió con Cathy Binesikwe Lindsay, quien nos llevó a Lake of the Woods (el Lago de los Bosques), donde ofrecimos oraciones por el Agua (Nibi). El agua, también símbolo de nuestra fe Cristiana y sostenedora de la vida misma, se encuentra atacada, y en muchas comunidades de las Primeras Naciones está contaminada y no potable. Cathy tiene una voz fuerte y de autoridad—reflejando su pasión—pero la lengua Anishinaabemowin se coló suavemente entre nosotros y entró en mi corazón, delicada y acariciadora.

Llegamos a Grassy Narrows un dia después de que el Ministro de Asuntos Indígenas, Seamus O’Regan y su delegación, estuvieron allí para hacer firmar un acuerdo por el Jefe de la Banda para establecer el Hogar Mercurio. Eso va ser una residencia donde podrán ir miembros de la banda que sufren de envenenamiento del mercurio cuando ya no tienen la capacidad de cuidarse ellos mismos. 

Hablamos con Jason Kejick, miembro del Consejo de la Banda, y el compartió con nosotros la manera en que los representantes del gobierno se habían comportado, lo cual hizo resaltar las diferencias entre los idiomas. Jason nos contó que los del gobierno utilizaron ‘lenguaje opresivo’ en sus conversaciones, y estoy de la misma opinión, habiendo visto el video repartido por los medios de comunicación después del encuentro. Le ví a Seamus O’Regan hablar contínuamente sobre el Jefe Rudy Turtle, sin permitirle a el hablar, sin darle espacio de igual a igual.

Las escuelas residenciales prohibieron el uso del idioma Anishinaabemowin, y las escuelas de dia, que las sucedieron, también oprimieron esta lengua bella y conmovedora, lo cual causó efectos devastadores en las vidas de la gente. Ahora, el pueblo de Grassy Narrows quiere que el lenguaje técnico sea excluido del contrato porque en realidad el Hogar Mercurio es cuestión de la gente que va vivir allí y morir allí. El uso del lenguaje tiene significado, y revela tanto sobre nuestros motivos.

Fue en estos mismos dias que me di cuenta que los nombres indígenas para los lugares siempre reflejan la tierra y sus atributos. Kamloops (Tkemlups en el idioma Shuswap) quiere decir «encuentro de las aguas», en este caso los rios Fraser y Thompson. A notar que ambos rios llevan nombres de personas—hombres blancos. Toronto (Tkaronto en Mohawk) quiere decir, “donde los árboles están parados en el agua.» Las ciudades de Regina y Victoria tienen nombres de reinas; el nombre de Hamilton rinde homenaje a George Hamilton (un comerciante y político canadiense de hace 200 años). La gente de la tierra eleva la tierra; nosotros los colonos nos elevamos a nosotros mismos.

Jason Kejick dijo que “el uso de las lenguas europeas es áspero y controlador.” Yo nunca había conceptualizado al inglés como áspero. Canto en un coro cuyo repertorio incluye múltiples idiomas, y creo que la mayoría de cantantes corales estarían de acuerdo que el inglés es difícil, como algunos otros idiomas. Nuestros consonantes son duros y a veces explosivos, y nuestros diptongos alargados.

Aunque muchas personas Anishinaabe ya no hablan con soltura el Anishinaabemowin, los conceptos que forman su base perduran. El inglés se desarrolla sobre conceptos coloniales; cuando se lo usa como arma de opresión, asalta al oido, y en el caso de la gente, a sus espíritus también.

Anishinaabemowin es una lengua bellísima, y reso para que pueda seguir creciendo por medio de programas en las escuelas comunitarias de las Primeras Naciones, en los Centros de Amistad y otras iniciativas indígenas. Quisiera comprender el susurro suave de Anishinaabemowin, pero sinembargo puedo sentirlo cuando toca dulcemente mi oido. Parece el toque de una abuelita querida, la ala de una mariposa, la voz de la Madre Tierra misma.

Chi’miigwetch (Gracias)

Read More Stories

Un soldado se para mirando hacia una niña caminando detrás de una barrera de cemento.

Con destino de morir

Cuando la muerte se convierte en un deseo para les niñes, la situación en la que viven es ciertamente demasiado difícil de soportar para cualquiera.

una mujer está sentada en un mueble, su cabeza está cubierta con un pañuelo blanco y hay una planta verde detrás de ella.

Una vida bajo ocupación

La historia de Um Imran, nacida en 1938, quien ha tenido la experiencia de una vida antes de la ocupación y sueña con una vida después de la ocupación.

Ir al contenido