ZONA FRONTERIZA EEUU/MÉXICO:  Los detalles y los sistemas en la frontera

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

ECAPeres Carol Rose y Duane Ediger en el Centro de Recursos para Migrantes
en Agua Prieta, Sonora. 

por Carol Rose, reservista de ECAP

Es fácil enredarse en las necesidades cotidianas, o desanimarse por la magnitud de la opresión aplastante en la frontera entre Estados Unidos y México. La misión de ECAP de respaldar a los socios hacia la transformación de la violencia y la opresión requiere que prestemos atención a los detalles de la situación inmediata y también a las fuentes de la opresión que se encarna en la violencia. Entre los detalles y los sistemas, nuestra presencia y accionar fortalecen estratégicamente las fuerzas por el bien.

Los sistemas que crearon el caldero que es la frontera entre los Estados Unidos de América y de México incluyen el racismo, la cruel política de inmigración de Estados Unidos, la militarización de la frontera, décadas de guerras e intervenciones estadounidenses en América Latina, reacciones punitivas a la drogadicción y respuestas contraproducentes al narcotráfico. Todo esto ha contribuido a crear un espacio donde florece el crimen organizado y donde los migrantes quedan atrapados entre la resultante violencia y el muro, literalmente.

Hay centenares de solicitantes de asilo esperando en Agua Prieta, México. Esperan su turno para presentarse en el puerto de entrada a los Estados Unidos. Muchos de ellos huyeron de la violencia en sus comunidades de origen ejercida por grupos similares a los que actualmente figuran entre los poderes actuales aquí en este pueblo fronterizo.

Después de largos y peligrosos viajes, cuando los migrantes llegan a la estación de autobuses aquí, con frecuencia enfrentan extorsiones. Algunos son secuestrados. Algunos se desaparecen para siempre. Si logran trasladarse de la estación de autobuses a la comunidad de ciudadanos mexicanos que organizan espacios más seguros y otra asistencia, entonces se unen a la larga fila de los que esperan. Hay espacio para algunos en el albergue. La mayoría gasta recursos escasos alquilando espacios, vulnerables al crimen organizado mientras esperan.

Los solicitantes de asilo que han llegado al primer lugar en la fila trasladen a vivir inmediatamente al lado de la entrada fronteriza en una carpa de plástico con la parte inferior de la cerca fronteriza como una de sus paredes. Se les puede llamar después de un día en la tienda o después de 2 semanas o más. La llamada puede llegar a primera hora de la mañana, al mediodía o de noche. Voluntarios de la comunidad y ECAPeros acompañan a las familias hacia y desde la carpa y un centro de asistencia para migrantes donde pueden atender a su higiene y descansar del clima. Gran parte del año la carpa es insoportablemente calurosa. Esta semana nevó.

Cuando son llamados por el sistema de inmigración de Estados Unidos, enfrentan muchas preguntas y mucho papeleo. Algunos son liberados para quedarse con sus seres queridos en algún lugar de los EE. UU., en espera de sus audiencias. Otros son enviados a Juárez, México, una ciudad fronteriza aún más peligrosa, para esperar su audiencia. A menos que haya grandes cambios hacia la justicia en el sistema de inmigración de Estados Unidos, independientemente de la gravedad de los ataques que hayan experimentado, a la mayoría no se les otorgará asilo.

¿Dónde están los puntos de apalancamiento para la transformación? La presencia de ECAP brinda apoyo directo a los migrantes y a la gente valiente, hospitalaria y solidaria de ambos lados de esta frontera. Para lograr una transformación de las políticas del gobierno de los EE.UU., que atacan y rechazan a los migrantes, y que fortalecen el crimen organizado, se necesitará una organización bastante amplia.

Read More Stories

the view of the fortified Salaymeh checkpoint from the side of the road where CPT monitors activity of the occupation. A white van parked on the side of the road obstructs part of the checkpoint.

“¡Sálvese!”

Un soldado alega ofrecer seguridad y protección en el área H2 de al Khalil/Hebrón, mientras su propia presencia ha interrumpido la educación, la salud y las vidas de familias palestinas: Esta es la contradicción de la ocupación.

Two people sit on a bench, one wears a white baseball cap and jacket, and a black hijab. The other wears a red CPT cap and vest, and sunglasses.

Un patio de recreo para la liberación

La familia Tamimi en Al Khalil/Hebrón está construyendo un parque infantil y un jardín para su comunidad, aferrándose firmemente a la convicción de que sus hijes o nietes verán la liberación.

¿Alguna vez ha participado en una delegación de ECAP?

Ir al contenido