KURDISTAN IRAQUI: Ejército turco hiere a un habitante de una aldea en ataques transfronterizos

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

15 de octubre 2020

Soldados turcos dentro del pueblo de Barmiza en el Kurdistán Iraquí.

por CPT IK

El 20 de agosto 2020, los soldados turcos de una de las bases militares en Gar y Xalat dispararon contra la aldea de Shapan en el subdistrito de Mergazor, localizado en la región del Kurdistán Iraquí. Como resultado, Nawzad Rasheed de 33 años fue herido en el tiroteo.

Tras una cirugía para quitar la bala, la mano de Nawzad quedo paralizada. Conversando sobre el incidente con ECAP Kurdistán Iraquí, Nawzad dijo, “el incidente aún está afectando mi vida, no puedo ni pensar sobre eso. Literalmente arruinó mi vida”. 

Kak Ariff, el tio de Nawzad, contó la historia a ECAP: “Nawzad iba en motocicleta de Shapan hacia la aldea de Dayla, que queda a unos minutos desde la nuestra, a llevar comida y provisiones para su familia. Antes de llegar a la aldea los soldados turcos le dispararon y quedo gravemente herido luego de caer de su motocicleta”. 

Turquía ha estado bombardeando los pueblos y aldeas alrededor de los distritos de Margasor y Sidakan continuamente durante 36 años. Después de la instalación de bases militares en las montañas de Sarzilokan, Chyadel, Barmiza y el valle de Shekh, el ejército turco se convirtió en una gran amenaza a las vidas de los habitantes de las aldeas en la zona. Además, Turquía ha establecido carreteras militares entres sus bases limitando de esta manera el movimiento de los habitantes de las aldeas aledañas.  

Mam Farish, el mukhtar de la aldea de Shapan, declaró, “Hemos sido desplazados cinco veces desde 1984. Había 25 familias en la aldea, ahora solo quedan 11 familias y el resto se ha ido por las amenazas de bombardeo”. También agregó, “no podemos movernos libremente en nuestra aldea porque Turquía ha establecido muchas bases militares y puentes. Peor aún, han puesto minas en las carreteras para bloquear el camino y las personas ya no pueden llegar a algunas áreas. El presidente turco habla arrogantemente de sus orígenes islámicos, pero nosotros también somos musulmanes y rezamos al mismo Dios, entonces ¿por qué nos están bombardeando y nos están asesinando en nuestras propias tierras?” 

A mediados de junio, Turquía anunció dos grandes operaciones militares en la región del Kurdistán, una operación aérea llamada Garra de Águila y una operación terrestre llamada Garra de Tigre. La operación terrestre consistía en la expansión militar turca instalando bases en las áreas de Haftanin y Sidakan. Por culpa de estas agresiones militares, decenas de habitantes de las aldeas abandonaron Sidakan y Mergazor en el Distrito Soran como también en el subdistrito de Batifa y Darkar en Zakho, desplazando de esta manera a cientos de personas. El ejercito militar también apunto contra varias mezquitas, hospitales y escuelas e incendio miles de terrenos agrícolas hasta dejarlos en cenizas.

Bajo la operación Garra de Águila, Turquía bombardeo 124 veces a los pueblos en la región Kurdistán transfronteriza en solo 70 días. Aunque el ministro de defensa turco detuvo la operación el 9 de septiembre del 2020, los drones turcos, los aviones de combate y las bases militares continúan bombardeando a los civiles y las aldeas. 

La última operación militar turca constituye la onceaba operación lanzada por Turquía sobre el Kurdistán Iraquí. Como Mam Faris, el mukhtar de la aldea de Shapan, nos cuenta, “Estamos esperando impacientemente el momento en que Turquía termine con esta guerra y retire sus bases militares localizadas en la Región Kurdistán para que los habitantes de los pueblos puedan vivir en paz y seguridad sin miedo a ser desplazados de nuevo”.

Categories

Read More Stories

Ir al contenido