ECAP celebra el Primero de Mayo implementando un salario digno

No existe una cantidad monetaria que compense las características de este trabajo. Así que mientras que no podemos retribuir el valor real de este trabajo, al menos queremos recompensarlo de manera que les ECAPeres puedan tener una buena calidad de vida.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
Dos personas se paran a la izquierda de espaldas a la cámara, con chalecos azules y sombreros rojos. En el fondo, una persona se para frente a la cámara sosteniendo un micrófono y la otra sostiene un cartel que dice "Cuide su salud, consuma alimentos sanos, no consuma chatarra".
Dos ECAPerxs acompañan al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Alimentaria (SINALTRAINAL) en una protesta.

El Primero de mayo es el día que celebramos a les trabajadores alrededor del mundo y la lucha por los derechos laborales y salarios dignos. En espíritu de solidaridad y en concordancia con el compromiso que los Equipos Cristianos de Acción por la Paz ha adquirido en desestructurar las opresiones, compartimos con mucha emoción que ECAP implementará un modelo de sueldo que cubra el costo de vida de les ECAPeres, de forma que no represente una reducción de la paga de ningún ECAPere.

ECAP fue creada hace treinta y cinco años para fomentar salidas no violentas a conflictos armados alrededor del mundo. Durante más de tres décadas ECAP ha crecido y se ha transformado, llegando a reconocer que los conflictos violentos se originan en distintas opresiones. De conformidad, ECAP se ha comprometido a ser una organización comprometida con la transformación de la violencia y las opresiones. Esto implica transformar las opresiones no solo en los espacios donde trabajamos, sino también dentro de la misma organización.

En el mundo actual, la opresión toma distintas formas, incluyendo la explotación y cómo les trabajadores son compensades por su trabajo. Una clave para ponerle fin a la violencia estructural, es acabar con la violencia económica que tantas personas experimentan. Así como expresamos nuestra solidaridad con les asalariades del mundo y apoyamos los derechos de les trabajadores, también miramos dentro de nuestra organización y buscamos formas de compensar más justamente a les ECAPeres por su labor.

Por décadas ECAP ha operado con un sistema de estipendios para compensar a sus trabajadores, donde cada ECAPere recibía una cantidad similar de dinero sin importar cuál era su ubicación. Pero todes sabemos que “igual” no siempre significa “equitativo” y algunes ECAPeres tenían dificultades económicas para cubrir sus necesidades básicas. Mientras que ECAP busca transformar las opresiones alrededor del mundo, es importante reconocer que esas transformaciones deben incluir cómo compensamos a les ECAPeres.

La decisión de cambiar nuestro modelo salarial a uno que pagué sueldos que cubran el costo de vida no era un problema, la dificultad radicaba en tener los recursos para pagar esas remuneraciones. Después de extensas conversaciones y revisar cuidadosamente el estado financiero de la organización, nos dimos cuenta de que teníamos que dar este paso. La pandemia nos recordó que la justicia económica es vital en el trabajo por la justicia social.

En una sociedad capitalista el valor del trabajo se expresa en la remuneración financiera. Aun así, en ECAP reconocemos que el trabajo de cada ECAPere es invaluable. No existe una cantidad monetaria que compense las características de este trabajo. Así que mientras que no podemos retribuir el valor real de este trabajo, al menos queremos recompensarlo de manera que les ECAPeres puedan tener una buena calidad de vida.

Read More Stories

Ir al contenido