Refugiado enfrenta dos cadenas perpetuas después de sobrevivir un naufragio e intentar salvar 33 vidas

En lugar de ser amenazado con cadena perpetúa, Mohamad H. debería ser reconocido y homenajeado por intentar salvar la vida de 33 personas.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
Meme que dice Refugiado enfrenta dos cadenas perpetuas después de sobrevivir a un naufragio e intentar salvar 33 vidas por una imagen de personas bajando de una balsa

El jueves 13 de mayo de 2021, Mohamad H. de 27 años y padre de cuatro niños, enfrentó un juicio en Mitilene, Lesbos. Mohamad H, quien se salvó e intentó rescatar 33 pasajeres que iban a bordo de un barco que naufragó, es acusado por las autoridades griegas de poner en peligro la vida de otras personas y causar la muerte de dos. Mohamad H. enfrenta dos cadenas perpetuas y diez años adicionales por cada pasajere.

El 2 de diciembre de 2020, Mohamad H., quien había huido de la guerra en Somalia rumbo a Turquia a principios del 2020, intentó llegar a Grecia en un bote inflable junto con otras 33 personas, incluyendo tres niños. En la mitad del Mar Egeo el bote comenzó a presentar dificultades. De acuerdo a Notis Mitarachi, Ministro Griego de Migraciones, quien culpa a la Guardia Costera Turca del naufragio, el grupo envío una señal de socorro pidiendo ayuda. Mohamad H., un refugiado sin experiencia en navegación, intentó todo lo que estaba en su poder para evitar el naufragio y dirigir el barco de forma segura a la costa más cercana. Esto fue confirmado por los otres pasajeres, quienes aseguraron que Mohamad H. había intentado salvar la vida de todes.

Lamentablemente, Mohamad H. no tuvo éxito. El bote inflable colapsó cerca de la isla de Lesbos. Mujeres, hombres y niños fueron arrojados al agua, y dos mujeres jóvenes se ahogaron.

Mohamad H. y otros sobrevivientes fueron rescatados del agua por la Guardia Costera Griega y llevados al puerto de Mitilene en Lesbos. Allí, después de que había estado a punto de ahogarse, Mohamad H. fue arrestado por “conducir el bote” y consecuentemente acusado de “transportar ilegalmente nacionales de un tercer país al territorio griego” (tráfico de personas). Adicionalmente, fue acusado de poner en peligro la vida de 33 personas en circunstancias agravadas. Más tarde, cuando las dos mujeres desaparecidas fueron encontradas muertas, también fue acusado de causar la muerte de dos personas. Desde entonces, Mohamad H. ha permanecido en prisión esperando juicio en la isla de Quíos.

Condenamos esta injusticia y los graves ataques en contra al derecho al asilo. Debido a la falta de rutas legales y seguras para entrar a Europa y reclamar asilo, muchas personas que buscan seguridad no tienen otra opción que embarcarse en viajes peligrosos.

Nos declaramos en solidaridad con Mohamad H., quien está siendo utilizado claramente como un chivo expiatorio para desviar la atención sobre la responsabilidad que tiene la Unión Europea en estas sus muertes con su política creciente de cierre de fronteras.

En lugar de ser amenazado con cadena perpetua, Mohamad H. debería recibir la atención que necesita después de haber sufrido una experiencia supremamente traumática.

En lugar de ser amenazado con cadena perpetúa, Mohamad H. debería ser reconocido y homenajeado por intentar salvar la vida de 33 personas.

Los abogados  Dimitris Choulis y Alexandros Georgoulis, quienes representan a Mohamad H. en este proceso, explican que: “La Ley Griega de Migración es muy estricta – solo por haber tocado el timón es suficiente para ser condenado a varios años de prisión por tráfico de personas. De cualquier manera, debemos recordar que el Artículo 25 del Código Penal de la Ley Griega contiene una cláusula para “situaciones de emergencia”, la cual dice que una persona no debe ser condenada a prisión por romper la ley en “condiciones de emergencia o para prevenir un peligro inevitable”. Este argumento no ha sido aceptado por las Cortes Griegas hasta ahora, pero cuando el propio Ministro acusa a la Guardia Costera Turca de causar el naufragio, se hace absolutamente claro que el acusado trató de prevenir la muerte de más personas navegando el bote porque era necesario, no porque fuera una decisión opcional. Es hora de comenzar a aplicar la Ley Griega en su totalidad, no solamente las partes que ayudan a criminalizar a las personas que buscan asilo.

Desafortunadamente, el caso de Mohamad H. no es una situación aislada, sino un ejemplo más de la política europea de cerrar las fronteras y disuadir a los refugiados. ECAP (Solidaridad con la Migración Egea, Europa-Borderline, y Monitoreo de la Deportación Egea) ha documentado como las acusaciones por cargos similares en contra de inmigrantes que llegan a las costas griegas han sido usadas de forma sistemática por el Estado griego durante años.

La base de estas acusaciones es la legislación griega que considera “traficante de personas” a cualquier persona que se encuentre conduciendo un vehículo que cruza las fronteras griegas con personas que buscan asilo. Los arrestos que siguen a estas acusaciones, la mayoría de las veces infundadas, y los juicios subsecuentes carecen de los principios más básicos de justicia. Los oficiales de Policía pueden acusar de tráfico de personas al individuo que esté sujetando el timón para darle dirección, o la persona que se comunica con la Guardia Costera para pedir ayuda, o simplemente a la pasajera que tome la vocería porque se puede comunicar en inglés. Estas personas pueden ser arrestadas cuando tocan tierra y mantenidas en detención antes del juicio durante meses sin evidencia suficiente. Cuando los casos finalmente llegan a la Corte, los juicios duran un promedio de 38 minutos, imparten unas penas promedio de 44 años y multas que sobrepasan los $370.000 euros. Recientemente, el joven sirio K.S. fue sentenciado a 52 años en prisión y multado con $242.000 euros.

Mientras que las acusaciones por “tráfico de personas” contra los europeos reciben amplia atención mediática, la práctica cotidiana de encarcelar no-europeos en las islas griegas recibe muy poca atención. De cualquier manera, estos casos representan la mayoría de los arrestos y sentencias bajo acusaciones de “tráfico de personas” y “ayuda a la inmigración ilegal.”

Las iniciativas Europa-Borderline, ECAP-Solidaridad con la Migración Egea, y Tú No Puedes Expulsar la Solidaridad, seguirán el juicio en solidaridad con Mohamad H. Le hacemos un llamado a la Unión Europea y al Estado griego para que dejen de criminalizar a las personas tan solo por buscar su seguridad y acaben con la detención arbitraria de les refugiades e inmigrantes acusados de “tráfico de personas”; y por la declaración de inocencia y liberación inmediata de Mohamad H.


Más información sobre el caso (en inglés):

Read More Stories

the view of the fortified Salaymeh checkpoint from the side of the road where CPT monitors activity of the occupation. A white van parked on the side of the road obstructs part of the checkpoint.

“¡Sálvese!”

Un soldado alega ofrecer seguridad y protección en el área H2 de al Khalil/Hebrón, mientras su propia presencia ha interrumpido la educación, la salud y las vidas de familias palestinas: Esta es la contradicción de la ocupación.

Two people sit on a bench, one wears a white baseball cap and jacket, and a black hijab. The other wears a red CPT cap and vest, and sunglasses.

Un patio de recreo para la liberación

La familia Tamimi en Al Khalil/Hebrón está construyendo un parque infantil y un jardín para su comunidad, aferrándose firmemente a la convicción de que sus hijes o nietes verán la liberación.

¿Alguna vez ha participado en una delegación de ECAP?

Ir al contenido