Otros nueve periodistas y activistas serán juzgados

La familia de Suleiman Kamal, uno de los nueve prisioneros de Badinan que serán juzgados en julio, habla sobre la situación y el próximo juicio del padre y esposo.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
Tres mujeres se sientan una al lado de la otra en un sofá, un hombre se sienta a la izquierda en una silla en una sala de estar con alfombra y mesas auxiliares. Se sientan frente a la cámara con las manos en el regazo.
La familia Kamal pide a la comunidad internacional que defienda a los presos de Badinan.

En las próximas semanas, otros nueve periodistas y activistas serán juzgados bajo cargos injustos. Los miembros de las familias de estos activistas y periodistas esperan ver un proceso de juicio justo y la liberación de todos los presos. Uno de los activistas enfrentando este juicio es Suleiman Kamal Suleiman, padre de cuatro y esposo de Fatima Haji. El hijo mayor de Suleiman, Amed, dijo a ECAP que su padre fue secuestrado y arrestado el 6 de septiembre 2020. Amed reportó que su padre fue injustamente acusado de activismo antiestatal por trabajar con “otres amigues en un partido político llamado Coalición por la Democracia y la Justicia”.

Amed cree que su papá fue arrestado porque no estaba trabajando con el Partido Democrático del Kurdistán (PDK), uno de los partidos gobernantes del Kurdistán iraquí. Cuando el padre de Amed protestaba contra la corrupción gubernamental, las fuerzas de seguridad Asayish le dijeron: “Si no estás con el PDK, debes mudarte a Solimania”, insinuando que el padre de Amed debía alejarse. “En Badinan es difícil desafiar al PDK—nadie puede desafiarlos”, dijo Amed.

Las palabras de Amed han demostrado ser ciertas basado en lo que ocurrió en el proceso judicial del 15 al 16 de febrero contra otros cinco periodistas y activistas de Badinan: Sherwan Sherwani, Guhdar Zebari, Eyaz Karam, Shivan Saeed y Hariwan Essa, los cuales han sido todos condenados a seis años de prisión. Estos juicios y sus condenas demuestran que todo el que quiera hablar a tomar acción contra las injusticias y la corrupción del gobierno será duramente castigado. Fatima, la esposa de Suleiman, dijo a ECAP que junto con sus hijos teme que su esposo tendrá el mismo destino que los cinco prisioneros condenados a seis años de prisión.

En la prisión Suleiman hizo una huelga de hambre con sus compañeros de prisión para protestar contra su encarcelamiento injusto. Amed estaba preocupado por la situación de su papá y pudo hablar con él por teléfono. Contó a ECAP: “Mi papá me llamó una vez y le pregunté sobre la huelga de hambre. Mi padre respondió, ‘No importa que estemos en huelga de hambre si no nos dan comida’”.

Desde la detención de Suleiman en septiembre Amed ha podido reunirse con su padre una sola vez el 6 de enero 2021. La Asayish les permitió reunirse solo para que Amed pudiera ser testigo de que su padre seguía vivo. La Asayish le dijo a Amed: “Está es la primera y la última vez que veras a tu papa”. Cuando se reunieron Amed vio que su padre estaba muy malnutrido. “Su cuerpo estaba muy débil, cinco o seis oficiales de la Asayish estaban presentes y monitoreaban la conversación”.

El 7 de febrero 2021 los miembros de las familias de los prisioneros de Badinan se congregaron frente al recinto de la Naciones Unidas en Erbil para reunirse con el personal de la ONU para abogar por sus seres queridos. Algunas familias llegaron de pueblos distantes. La familia de Suleiman venía desde Akre para reunirse con los otros 70 miembros de las familias. La hija de trece años de Suleiman, Avesta, fue una de las personas que se unió al encuentro. Desde la detención de su padre ha experimentado mucho dolor y trauma. Cuando llegó al recinto de la ONU para abogar por su padre, fue detenida junto con su hermano Amed y con varias personas más de las familias de los prisioneros de Badinan.

Las familias de los prisioneros de Badinan llegaron a solicitar a la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Irak (UNAMI, por sus siglas en inglés) apoyo por el daño que están sufriendo sus seres queridos por ejercer su derecho a la libertad de expresión. No entienden por qué nadie del recinto de UNAMI salió mientras los oficiales de la Asayish arrestaban a las familias frente al circuito cerrado de televisión del recinto y emitió en los medios de comunicación.

La familia de Suleiman está ahora preparándose para el día que el padre sea juzgado en julio. Cuando ECAP habló con Amed sobre el juicio, él concluyó la conversación con una invitación para la comunidad internacional.

La familia de Suleiman está ahora preparándose para el día que el padre sea juzgado en julio. Cuando ECAP habló con Amed sobre el juicio, él concluyó la conversación con una invitación para la comunidad internacional.

Dijo: “Queremos que los consulados y las organizaciones internacionales estén presentes el día del juicio y que aboguen por los derechos de los prisioneros”.

Read More Stories

the view of the fortified Salaymeh checkpoint from the side of the road where CPT monitors activity of the occupation. A white van parked on the side of the road obstructs part of the checkpoint.

“¡Sálvese!”

Un soldado alega ofrecer seguridad y protección en el área H2 de al Khalil/Hebrón, mientras su propia presencia ha interrumpido la educación, la salud y las vidas de familias palestinas: Esta es la contradicción de la ocupación.

Two people sit on a bench, one wears a white baseball cap and jacket, and a black hijab. The other wears a red CPT cap and vest, and sunglasses.

Un patio de recreo para la liberación

La familia Tamimi en Al Khalil/Hebrón está construyendo un parque infantil y un jardín para su comunidad, aferrándose firmemente a la convicción de que sus hijes o nietes verán la liberación.

¿Alguna vez ha participado en una delegación de ECAP?

Ir al contenido