Las audiencias de Masoud Ali, Sherwan Taha, Karger Abas, and Bandawar Ayoub

“He trabajado como profesor durante los últimos 20 años. Ni siquiera he golpeado a une estudiante durante todo este tiempo, ¿cómo podría crear un grupo armado? Ni siquiera tengo tiempo para hacerlo.”
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
Un collage de imágenes de cuatro hombres, con un bloque de texto en el medio que dice Free Badinan Prisoners en inglés y Sorani Kurdish.

“No sé porqué fui arrestado,” le dijo Masoud Ali al juez, mientras estaba en una jaula en el juzgado de Erbil, después de haber pasado casi 14 meses en prisión y sufrido cuatro veces el aplazamiento de su caso. Bandawar Ayoub, Sherwan Taha y Karger Abas; los otros tres hombres que estaban junto a él respondieron de forma similar. Ellos nunca habían sido sentenciados en el pasado y no sabían porqué habían sido arrestados. “Nos arrestaron por no ser parte del KPD [Partido Democrático Kurdo, por sus siglas en inglés],” especuló Alí.

El juez mostró unas confesiones que le había pasado el Consejo de Seguridad. El Consejo le aseguró a la corte que los hombres en juicio las habían realizado. Cada vez que el juez comenzaba a leer las confesiones, las cuales comenzaban “yo soy criminal… ,” los acusados negaban que estas fueran sus palabras.

“Ustedes no tienen ninguna evidencia de que yo haya participado en una manifestación,” dijo Abas.

“¿Cómo podría adelantar un plan para abalear los cuarteles del KPD cuando mi padre trabaja allá?” Preguntó Taha, y continúo “nunca había escuchado del Movimiento del Futuro antes de que fuera mencionado en este juzgado.”

Pero la fiscalía continúo.

De acuerdo al Consejo de Seguridad, el Movimiento del Futuro es un grupo armado creado por los prisioneros para derrocar al gobierno y asesinar al gobernardor Duhok y uno de los hijos del primer ministro. También fueron acusados de conspirar para llevar las protestas de Tishreen desde Bagdad hasta Kurdistán con la ayuda del Consulado estadounidense.

De acuerdo con Ali, Taha, Abas y Ayoub, el Movimiento del Futuro puede ser una invención o tal vez haya estado escrito en el borde de un logo que ellos encontraron en internet y compartieron en un grupo de WhatsApp del cual son miembros como parte de la Coalición por la Democracia y la Justicia.

“He trabajado como profesor durante los últimos 20 años. Ni siquiera he golpeado a une estudiante durante todo este tiempo, ¿cómo podría crear un grupo armado? Ni siquiera tengo tiempo para hacerlo,” respondió Ali.

“Hay siete mártires en mi familia, ¿cómo podría realizar un plan para destruir el gobierno por el cual elles murieron?” preguntó Ayoub.

La lista de acusaciones era confusa y poco clara en ocasiones. “Compartió información con Maki Amdei?” Le preguntaron a Ali. “No, yo no tengo Facebook, aunque si he escuchado de él,” respondió Masoud. Todo el interrogatorio estaba plagado de este tipo de preguntas.

Los consulados de Estados Unidos, Alemania y Francia también fueron mencionados durante el juicio. De acuerdo al Consejo de Seguridad, los prisioneros escribieron un comunicado conjunto en contra de los bombardeos turcos en ambas fronteras. En este comunicado acusaban al KRG2 de ser cómplice en los ataques e invitaban a estos países a condenar los bombardeos.

No quedó claro si este supuesto comunicado fue la razón por la cual los prisioneros fueron acusados de espionaje. Cuando la fiscalía pidió en su declaración final retirar los cargos contra Taha y sentenciar a prisión a los otros acusados bajo el artículo 156 del Código Penal iraquí, les abogades de la defensa objetaron. Elles explicaron en el juzgado que los cargos bajo el artículo 156 no se ajustaban a los crímenes de los que se acusa a los prisioneros. “La ley es para espionaje, y ustedes no han producido ninguna evidencia que justifique esta acusación. Todo el mundo sabe quiénes son los que realmente adelantan labores de espionaje en Kurdistán.”

Les abogades defensores procedieron a nombrar una a una todas las irregularidades con las que el sistema judicial estaba llevando el caso.

“Ustedes hablaron de testigues secretes, pero nunca les trajeron al juicio y nunca tuvimos la oportunidad de interrogarles. Sus únicos testigos son cinco prisioneros, quienes dicen no tener nada que declarar. No hubo abogades presentes durante el proceso de investigación. Todos los prisioneros han negado las confesiones escritas que el Consejo de Seguridad asegura que realizaron. De acuerdo a la ley, el Consejo de Seguridad no debería estar presente en el juicio apoyando a la Fiscalía.”

Los jueces no respondieron a estos reclamos y decidieron posponer su decisión hasta el 8 de noviembre. Uno de los jueces decidió que no quería hacer parte de la decisión y se retiró del caso. Los otros jueces deseaban tener más tiempo para revisar la autenticidad de una supuesta grabación de Sherwan Taha y una supuesta carta escrita a mano por Masoud Ali. Los abogados de la defensa argumentaron que estas verificaciones no eran necesarias porque la grabación y la carta no son incriminatorias, pero el Consejo de Seguridad que las presentó insistió en que se verificaran.

Afuera del juzgado, las familias de los acusados estaban inseguras sobre el significado de este procedimiento, sin embargo esperaban que la liberación de Badal Barwari la noche anterior significara que ellos podrían reunirse con sus seres queridos en las próximas semanas.

Desafortunadamente, el 8 de noviembre, los cuatro acusados fueron condenados sin evidencia relevante bajo el artículo 1 de la Ley 21 (2003) del Parlamento Kurdistán Iraquí (Gobierno Regional de Kurdistán, por sus siglas en inglés). Massoud Ali fue sentenciado a tres años y seis meses, Sherwan Taha a dos años y seis meses, y Bandawar Ayoub y Karger Abas recibieron un año y dos meses, siendo liberados por ya haber cumplido este tiempo.

Read More Stories

Ir al contenido