Cruel e Injustificado Aplazamiento de la Apelación de Amir y Razuli

Después de la interrupción de su juicio el 18 de marzo, Amir y Razuli serán absorbidos nuevamente por el sistema penitenciario en un despliegue autoritario de fuerza.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

Declaración de prensa de las iniciativas Legal Centre LesvosSolidaridad con Migrantes en la Región Egea, Borderline Europe – Menschenrechte ohne Grenzen e.V.You can’t evict Solidarity y Deportation Monitoring Aegean.

El juicio de apelación de Amir Zahiri (27) y Akif Razuli (24) programado para el 8 de abril en la Corte de Mitilene ha sido, una vez más, aplazado para una fecha más tarde, el 8 de diciembre de 2022.

Después de haber sido interrumpido el 18 de marzo debido a la sobrecarga de la Corte, el juicio ha sido pospuesto nuevamente con el pretexto de que un testigo, un oficial de la Guardia Costera Helena, estaba ausente en el juicio.  

Este testigo también se había ausentado en el primer juicio y había entregado un informe escrito que solamente se relacionaba con los cargos de “causar naufragio”, por los cuales los acusados ya habían sido absueltos en la primera instancia. En consecuencia, es muy cuestionable que este testimonio irrelevante sea una excusa suficiente para posponer el juicio una vez más. Adicionalmente, la Corte tenía la autoridad para leer el testimonio escrito durante el juicio en lugar de posponerlo, como ya lo habían hecho en el primer juicio.

A pesar de una petición de la defensa para que los dos acusados fueran liberados hasta la fecha de su juicio en diciembre, con la cual la Fiscalía general había estado de acuerdo, la Corte compuesta por tres jueces finalmente decidió negar la petición, ordenando que los acusados permanezcan en prisión.

Después de este juicio, Amir y Razuli serán enviados nuevamente a prisión por al menos ocho meses más, lejos de sus familias y amistades. Hasta el día de hoy, ya han pasado más de dos años en prisión, a pesar de la ausencia de evidencias en contra de ellos. Amir y Razuli ya han sido transferidos dos veces, cada una es un viaje de ida y regreso, entre Lesbos y los centros de detención en Serres y Quíos, respectivamente, cada vez con la esperanza de tener una decisión final en su caso y ser liberados. Cada aplazamiento causa una angustia extrema e innecesaria, es un obstáculo para la administración de justicia rápida y justa. Este aplazamiento es una negación de la justicia.

La repetida criminalización de les migrantes, como en este caso, contrasta con la completa impunidad que recibe la violencia infligida contra les migrantes en las fronteras griegas, a pesar de la existencia de evidencia amplia e innegable de la campaña sistémica de rechazo adelantada por la Guardia Costera Helena en coordinación con la Policía griega.

Vicky Angelidou, del Legal Centre Lesvos y abogada de uno de los acusados, declaró “con decisiones tan alarmantes como la de hoy y la del primer juicio, las cortes griegas están destruyendo las vidas de personas que solo buscaban un futuro mejor en Europa, mostrando una falta total de conexión con la realidad y las vidas de las personas que están juzgando.”

Un vocero de Solidaridad con los Migrantes de la Región Egea declaró: “las personas acusadas por crímenes de contrabando constituyen la segunda población carcelaria más grande de Grecia. Nos complace que finalmente se haya puesto la lupa sobre estos procedimientos legales tan injustos, pero esta atención no es suficiente, como lo ha demostrado la decisión de hoy. Les migrantes son absorbides por el sistema carcelario diariamente, condenades sin que nadie se entere o se preocupe por saber quiénes son elles.”

Annina Mullis, una representante de la Democratic Lawyers’ Association Suiza, quien se encontraba hoy como observadora del juicio, declaró, “un aplazamiento de 8 meses sin ninguna justificación es claramente una violación de los derechos de procedimiento -con base en la Convención Europea sobre los Derechos Humanos-, las cortes están obligadas a avanzar expeditamente con los procesos, especialmente cuando los acusados se encuentran en prisión. Lo que hemos visto hoy ha sido una muestra arbitraria de fuerza en una corte altamente politizada. ”

Kim Schneider, vocero de la iniciativa de solidaridad You Can’t Evict Solidarity, señaló: “es inconcebible que, una vez más, el juicio de Amir y Razuli haya sido pospuesto. Estamos tan frustrados que nos hemos quedado sin palabras. No podemos ofrecer ninguna explicación a estos jóvenes o a sus familias, cuyas vidas están siendo destruidas. Necesitamos tomar acción política ahora.”

Las iniciativas Legal Centre Lesvos, Solidaridad con Migrantes de la Región Egea, Borderline-Europe e.V., You Can’t Evict Solidarity and Deportation Monitoring Aegean han seguido este juicio con atención. Nosotres permaneceremos en solidaridad con los acusados, sin importar cuanto tiempo tome para que haya justicia con Amir y Razuli.

Read More Stories

Un soldado se para mirando hacia una niña caminando detrás de una barrera de cemento.

Con destino de morir

Cuando la muerte se convierte en un deseo para les niñes, la situación en la que viven es ciertamente demasiado difícil de soportar para cualquiera.

una mujer está sentada en un mueble, su cabeza está cubierta con un pañuelo blanco y hay una planta verde detrás de ella.

Una vida bajo ocupación

La historia de Um Imran, nacida en 1938, quien ha tenido la experiencia de una vida antes de la ocupación y sueña con una vida después de la ocupación.

Ir al contenido