Criminalización contra las personas en tránsito en Grecia continúa

El 19 de mayo se llevó a cabo otro juicio en Kalamata representando los ataques sistemáticos a la libertad de la gente por parte del Estado en Grecia.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

Los esfuerzos para criminalizar acciones en Grecia continúan: dos migrantes tienen que presentarse ante la corte en Kalamata, Grecia,el 19 de mayo de 2022. Poco después de los juicios de  Paros 3 y el Samos 2, dos personas más deben ir a juicio en Grecia. Hace más de un año, en la noche del 3 de mayo de 2021, un grupo de cerca de 180 personas fue llevado a El Puerto griego de Kalamata después de pasar siete días en alta mar. Al llegar, varias de ellas fueron arrestadas y acusadas de tráfico ilegal. Dos de las personas acusadas han estado en prisión desde el arresto y serán llevadas a  juicio la semana entrante. Esta es otra historia más que muestra los ataques sistemáticos a la libertad de las personas por parte del estado Griego.

Ibrahim*, un hombre sirio y uno de los acusados en Kalamata, se defiende con palabras claras sobre la acusación: “No, yo no traté de reparar el motor porque no sé cómo hacerlo. Yo no estaba conduciendo el barco. Yo obtuve el dinero para el viaje de mis hijos y amistades. Yo duré seis años en Turquía. Mis hijos son todos hombres adultos, yo no quería que fueran a la guerra a ser asesinados. En Siria yo era constructor.”

Cuando el grupo de 180 estaba en alta mar, alcanzaron el teléfono de emergencia cuando el motor del barco dejó de funcionar. Ellos quedaron estancados en aguas griegas camino Italia y ya no tenían comida ni agua. Por varios días, sin embargo, la gente se rehusó a recibir ayuda de la Guardia Costera de Grecia pues tenían miedo de lo que les pudiera esperar en ese país. Ellos reportaron lo siguiente:

“La Guardia Costera de Grecia—van a estar en shock con esta historia sobre la agresión e inhumanidad. Algunas de las personas en nuestro grupo fueron detenidas por ellos antes, más o menos hace dos semanas. Las ataron con cables y las botaron al agua, así no más. Usted puede no creerlo, pero hay gente acá conmigo que le puede contar la misma historia. Nosotros rechazamos cualquier ayuda de Grecia, porque elles nos iban a torturar, porque siempre juegan con nosotros”.

Este miedo es justificado. Varias personas del grupo ya habían sido rechazadas y tratadas con brutalidad por la Guardia Costera helénica. Varios pasajeros dijeron que preferían morir en alta mar que ponerse de nuevo en manos de la Guardia Costera helénica.

Para Ibrahim, No había sido ni su primer viaje ni su primera experiencia traumática con las autoridades griegas. “Todavía me siento mareado del pasado viaje en bote y no puedo ver bien, especialmente con mi ojo izquierdo», contó. “Hace cuatro o cinco meses ,tuve mi primer intento de viaje [a Europa] pero nos devolvieron. No tenía chaleco salvavidas. Solo algunos pasajeros lo tenían. En serio estábamos en riesgo de ahogarnos” .

Hasta hoy, estas devoluciones sistemáticas y ataques contra las personas en tránsito continúan sucediendo, mientras las personas responsables por los crímenes no son incriminadas.

Por el contrario, las autoridades griegas criminalizan sistemáticamente a las personas en tránsito. En la mayoría de los botes que llegan a Grecia varias personas resultan arrestadas y luego procesadas legalmente por conducir la embarcación o ayudar a otras personas durante el viaje. Los juicios son generalmente muy rápidos, con decisiones prontas y sentencias draconianas. Sin evidencia suficiente, la gente por lo general es arrestada apenas llega y mantenida en pre-juicio por varios meses.  Cuando su caso finalmente llega a la corte, sus juicios duran un promedio de  38 minutos con sentencias de 44 años en promedio y multas de más de  370.000 euros. 

Para nosotres es claro: conducir un barco y atravesar una frontera nunca es un crimen. Es un derecho fundamental y uno que continuaremos apoyando y defendiendo.  El crimen real es el régimen de la frontera establecido por la UE y sus socies en las diversas rutas de migración. 

Exigimos:

  • Que se retiren los cargos en contra de las personas acusadas.
  • Libertad para todas las personas presas por “conducir un bote” a pesar de no haber otra manera de llegar a la Unión Europea.
  • Poner fin a la criminalización de las personas migrantes y con la encarcelación de las personas en tránsito.

*Se cambió el nombre por cuestiones de seguridad

Traducción: Adriana Cabrera Velásquez

Read More Stories

se ve un asentamiento israelí en la cima de un cerro.

Vivir cerca de los asentamientos

Las familias palestinas que viven en las proximidades de los asentamientos israelíes ilegales experimentan constantes amenazas contra sus vidas.

Ir al contenido