Declaración de la coalición de Toronto sobre su visita a Gidimt’en

Como coalición de organizadores sociales, nos unimos a les Defensores del Territorio Wet’suwet’en y exigimos el fin del gasoducto CGL Pipeline y la violencia del Estado que lo acompaña.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

Nosotres, una coalición de organizadores sociales de Tkaronto, acabamos de regresar de Gidimt’en en el Territorio Wet’suwet’en después de aceptar una invitación de les Defensores del Territorio Wet’suwet’en.  Coastal Gas Link, con el gobierno y el apoyo de la RCMP (Real Policía Montada de Canadá), ha continuado construyendo el gasoducto a través del Territorio Wet’suwet’en, demoliendo lugares ancestrales y amenazando las aguas sagradas del Wedzin Kwa—todo sin el consentimiento de les Jefes Hereditaries de Wet’suwet’en. Como coalición representando a Equipos y Comunidades de Acción por la Paz, Ontario Coalition Against Poverty(Coalición de Ontario Contra la Pobreza), Movement Defense Committee(Comité del Movimiento de Defensa), SURJ-TO, y Independent Jewish Voices (Voces Judías Independientes), sumamos nuestras voces a las exigencias para que CGL detenga la construcción del gasoducto y la RCMP se retire del Yintah. 

La construcción del gasoducto es parte de la hoja de ruta del colonialismo llevado a cabo por ambas corporaciones y el gobierno canadiense que busca desplazar violentamente a los Pueblos Indígenas en aras de la industria colonial y las ganancias capitales. En nuestra estadía en Wet’suwet’en fuimos testigues de la ocupación militar llevada a cabo contra el Pueblo Wet’suwe’ten. A diario, el Grupo de Respuesta de la Industria Comunitaria, (CIRG), un sub-grupo de la RCMP, entra al lugar por el Km44 a lo largo del camino —una residencia privada de ancienes Wet’suwet’en —acosando a les Defensores del Territorio y sus aliades y traspasando la tierra Wet’suwe’ten. Además del CIRG, les Defensores del Territorio se encuentran bajo vigilancia las 24 horas del día por parte de Forsythe Security, la empresa de seguridad contratada por el gasoducto.

A lo largo de la llamada Canadá, el desplazamiento violento y la destrucción con fines de lucro no son prácticas nuevas, sino comunes. Este verano en Toronto, en Allan Gardens y Clarence Square, residentes de campamentos indígenas afrontan vigilancia por parte de firmas de seguridad privada y acoso por parte del Servicio de Policía de Toronto. El acoso de les residentes del campamento envía un claro mensaje por parte de la Ciudad: Toronto es para las personas ricas, y aquellas personas que desafían esta noción tendrán que afrontar violencia y acoso a manos del gobierno.

Nuestra solidaridad se extiende internacionalmente a aquellas personas que resisten el colonialismo. Desde Palestina hasta Tamil Eelam donde camaradas resisten la ocupación foránea y luchan por permanecer en su tierra; hasta Colombia y Ecuador donde el campesinado local opone resistencia a las compañías mineras – les expresamos nuestra solidaridad.

Como coalición de organizadores sociales, nos unimos a les Defensores del Territorio Wet’suwet’en y exigimos el fin del gasoducto CGL Pipeline y la violencia del Estado que lo acompaña. Estamos comprometides con la colonización y la soberanía indígena en Tkaronto, a lo largo de la isla Tortuga, y en alrededor del mundo.

¡Visita la página web de  Yintah Access para saber cómo puedes apoyar y participar!

¡Sigue a Wet’suwet’en en las Redes Sociales!

Facebook: Gidimt’en Checkpoint

Instagram: @yintah_access 

Twitter: @Gidimten


Traducción por Adriana Cabrera Velásquez

Read More Stories

Un soldado se para mirando hacia una niña caminando detrás de una barrera de cemento.

Con destino de morir

Cuando la muerte se convierte en un deseo para les niñes, la situación en la que viven es ciertamente demasiado difícil de soportar para cualquiera.

una mujer está sentada en un mueble, su cabeza está cubierta con un pañuelo blanco y hay una planta verde detrás de ella.

Una vida bajo ocupación

La historia de Um Imran, nacida en 1938, quien ha tenido la experiencia de una vida antes de la ocupación y sueña con una vida después de la ocupación.

Ir al contenido