Garantizar el derecho humano a la circulación

Oremos para que las personas migrantes puedan hacer sus viajes de manera segura hacia una vida mejor y que los gobiernos opten por garantizar el derecho humano a la circulación.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
las huellas de las manos de los y las migrantes en pintura roja y azul cubren una pared blanca

Hemos entrado en un nuevo mes. Las vacaciones de verano han terminado y la vida cotidiana ha vuelto a la normalidad. Pero no todas las personas se fueron de vacaciones este verano; algunas nunca lo hacen. Tampoco pueden establecer sus rutinas «diarias»—como hacen algunas—cada septiembre. Las personas están atrapadas en las fronteras de la UE, en centros de detención cerrados o en las islas griegas porque alguien con poder e influencia ha decidido que son personas ilegales. Deciden con un giro de un bolígrafo sobre un papel que las personas en circulación pueden ser etiquetadas y controladas, golpeadas y eliminadas. Las personas migrantes solo intentan crear una nueva vida lejos de la guerra, el peligro y la inseguridad, pero unas pocas elegidas no se lo permiten.

Oramos por todas aquellas que están ejerciendo su derecho humano a la circulación, la seguridad y la protección, a pesar del trato deshumanizante que les espera. Nosostres, como ECAP-Solidaridad con Migrantes en la Región Egea, oponemos a todas las formas de explotación y opresión para que juntes podamos esforzarnos por una vida mejor.

Read More Prayers

A close up side view of a face with blue face painting near the eye

Por qué celebramos el orgullo

Cuando salimos a la calle a celebrar el orgullo, estamos haciendo memoria y creando un lugar en la sociedad para aquellos que por miedo aun no pueden hacerlo.

a couch leans back because of a broken leg, sitting on a concrete slab in front of a pile of rubble after Israeli authorities demolished a Palestinian home in Hebron

Israel está demoliendo casas en Cisjordania

Esta semana, las autoridades de la ocupación han demolido más de 10 viviendas en Hebrón y las Colinas al Sur de Hebrón, destruyendo el sentimiento de seguridad, comunidad e identidad de estas familias.

Ir al contenido