Los Equipos y Comunidades de Acción por la Paz condenan a Homes First y al servicio de policía de Toronto

Personas residentes y aliadas fueron recibidas con violencia por la policía de Toronto en una concentración afuera del refugio del hotel Novotel el lunes.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

En octubre la ciudad de Toronto anunció que a finales de diciembre comenzaría a cerrar el refugio del hotel Novotel, un refugio temporal que se abrió para responder a la necesidad de alojamiento seguro durante la pandemia. En ese momento Gord Tanner, gerente general de la Administración de Refugio, Apoyo y Vivienda de Toronto, prometió a las personas residentes que recibirían un plan de reubicación individualizado. Sin embargo, muchas personas residentes no han recibido esos planes. El 21 de noviembre de 2022, una mujer residente rechazó su plan de reubicación porque no satisfacía sus necesidades. Como respuesta, los empleados de Home First, una organización benéfica privada contratada para operar el refugio del Novotel, llamaron a la policía. Posteriormente la policía de Toronto entró a la habitación de la mujer, la esposaron, la llevaron hasta un carro de policía y la trasportaron a otro refugio sin su consentimiento. 

En respuesta a esto, el 28 de noviembre de 2022 más de 30 personas con y sin vivienda ocuparon el refugio del Novotel en Toronto, Ontario, mientras que muchos otros se concentraron en el exterior para exigir:

  • el fin de los desalojos policiales
  • planes de vivienda individualizados
  • el derecho a rechazar reubicaciones
  • el fin del límite de dos bolsas en los refugios
  • compensación económica por las pertenencias de los residentes que han sido desechadas

Esta ocupación ocurrió después de una acción de numerosas llamadas telefónicas (conocido en inglés como «phone zap») que fue coordinado por personas con y sin vivienda para manifestar preocupación a Gord Tanner y a Homes First y después de la concentración frente a las oficinas de Gord Tanner. Aunque Tanner se reunió con dos residentes, su respuesta continuó siendo hueca y les mintió sobre sus compromisos con los planes de reubicación individualizados.

Mientras ocuparon el vestíbulo del hotel, las personas residentes del refugio Novotel y sus aliades con vivienda reiteraron sus exigencias e imploraron a Gord Tanner y a Patricia Mueller (directora ejecutiva de Homes First) que bajaran y escucharan. En vez Homes First llamó a la policía. La policía asaltó el vestíbulo y arrastró violentamente a las personas hasta sacarlas a la acera. La concentración continuó en el exterior mientras la policía seguía hostigando a les manifestantes.

En publicaciones posteriores en los medios de comunicación, la policía de Toronto informó: «las personas empleadas del refugio confirmaron que les manifestantes no eran residentes y que les solicitaron que se fueran. Algunas personas accedieron, mientras que otras se negaron y fueron escoltadas fuera de las instalaciones por la policía. No hubo detenciones ni personas heridas y la multitud se dispersó».

Esta declaración de las personas empleadas por Homes First y de la policía de Toronto es totalmente falsa. Un representante de los Equipos y Comunidades de Acción por la Paz asistió a la manifestación. Según ECAP, hubo al menos 19 personas sin vivienda exigiendo sus derechos en la manifestación. De esos 19, al menos 15 eran residentes actuales y antiguos del refugio del hotel Novotel. ECAP también recibió documentación de los moretones que les manifestantes obtuvieron tras ser arrastrades a la fuerza a la calle. Y aunque no hubo detenciones durante la manifestación, una persona manifestante sin vivienda fue detenida esa misma noche en el refugio del Novotel. 

ECAP condena a Homes First y a la policía de Toronto por su colaboración con el desalojo a la calle de las personas residentes del Novotel. También condenamos su complicidad al mentir a los medios de comunicación sobre los hechos que ocurrieron el 28 de noviembre de 2022 para desacreditar las acciones legítimas de las personas tanto con vivienda como sin vivienda que luchan para asegurar una vida con dignidad y justicia.

ECAP es una organización internacional por la paz y los derechos humanos que trabaja para descolonizar nuestras comunidades mediante la defensa y la organización junto a quienes llevan a cabo acciones directas no violentas para confrontar los sistemas de violencia y opresión. La violencia colonial existe de múltiples maneras desde los colonos y la ocupación colonial en Palestina y Kurdistán hasta el poder colonial en «casa» que somete a las comunidades pobres y sin vivienda a la violencia capitalista y de clase.

Read More Stories

Three Israeli soldiers patrol the streets in Hebron.

Mymwna es una mártir

Así, en unos segundos, una vida fue arrebatada, un alma desapareció y un sueño quedó sin cumplir.

Ir al contenido