La migración en la frontera entre EE. UU. y México sigue siendo volátil: todas las opciones son precarias

Entonces, ¿por qué vienen? ¿Están estas familias mejor ahora en Estados Unidos que en México?
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
Asylum seekers line up to board a bus, while a borders agent patrols the line.

Aunque las causas inmediatas de la migración de sur a norte a través de la frontera entre Estados Unidos y México cambian, las causas profundas por las que estas personas emigran siguen siendo las mismas. Debido al cambio climático o a la sobreexplotación de la tierra, las personas no pueden cultivar alimentos y tienen hambre. Hay muy pocos empleos en una economía dirigida por los cárteles de la droga. Las personas están amenazadas por funcionarios del gobierno, soldados, policías y organizaciones criminales, todos los cuales pueden estar confabulados entre sí. En los últimos años, el colapso de las economías y la violencia de los actores armados han provocado que personas de todo el mundo se dirijan a través de México hacia la frontera sur de Estados Unidos. Proceden de Honduras y Haití, de Venezuela y Cuba, y de India y Turquía. Llegan en avión o a pie por el Tapón del Darién de Panamá. Cruzan el río Usumacinta entre México y Guatemala y viajan hacia el norte a pie, en autobús o en tren.

Y ahora, el número de migrantes mexicanos a la frontera de Estados Unidos vuelve a aumentar rápidamente. Las estadísticas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos indican un aumento de 4.000 encuentros con familias mexicanas en la frontera en julio de 2020 a casi 22.000 en julio de 2023.

Pensemos en la típica familia mexicana que llega a la frontera norte en el último año. En su estado natal, posiblemente Guerrero o Chiapas en el sur de México, los miembros de la familia están atrapados entre actores armados enfrentados. Sólo en Guerrero hay más de una docena de cárteles rivales. La gente común sufre presiones, amenazas, intimidaciones y agresiones. Son vulnerables a la extorsión, el secuestro e incluso la muerte. Finalmente, muchas personas deciden dirigirse al norte, a Estados Unidos, porque ya no pueden sobrevivir donde están y temen por sus vidas. Lo irónico es que probablemente tengan que pagar a otro cártel para llegar a la frontera.

Una vez que la familia llega a Juárez, Nogales, Laredo o cualquier otra ciudad fronteriza, tiene dos opciones. Una opción es pagar al cártel para que les ayude a cruzar la frontera con la esperanza de evitar la detención por la Patrulla Fronteriza. Esto significa vivir sin documentos, junto a las más de 11 millones de personas indocumentadas que se encuentran actualmente en Estados Unidos, o solicitar asilo después de la detención por la Patrulla Fronteriza estadounidense. La segunda opción es permanecer en la comunidad fronteriza en México mientras intentan conseguir una cita de asilo con los funcionarios de aduanas mediante la aplicación telefónica CBP One. En los puertos que no utilizan CBP One, una familia puede simplemente acercarse a la puerta, presentar sus documentos y pedir asilo. Sin embargo, cualquiera de las dos opciones está llena de peligros e incertidumbre.

La realidad es que el sistema de inmigración estadounidense está sencillamente desbordado por el creciente número de personas que intentan entrar en el país y, debido a la polarización política, es poco probable que el gobierno estadounidense apruebe una reforma de la inmigración que se adapte a la situación actual. Actualmente, la Patrulla Fronteriza puede simplemente repatriar a México a las familias que entraron sin autorización, pero lo más frecuente es que las familias sean liberadas en Estados Unidos con un aviso para una cita con el tribunal que puede ser en meses o incluso años en el futuro. Su situación legal no está clara, sus recursos económicos son limitados y están siendo literalmente abandonadas en las calles de las ciudades, especialmente en Arizona, California y Texas. Las comunidades de estas ciudades se han unido para proporcionar alojamiento temporal, alimentos y otras necesidades a las personas migrantes, así como transporte a ciudades más grandes como Tucson o San Antonio. Son estas familias migrantes las que los gobernadores de Texas, Florida y Arizona han enviado en avión o autobús a las grandes ciudades del norte de Estados Unidos, donde los recursos para proporcionar alojamiento, atención sanitaria y escolarización están ahora al límite de su capacidad.

Si una familia decide entrar a EE. UU. por un puerto, tarda meses en obtener una cita con CBP One y la familia tiene que sobrevivir mientras tanto. Si una familia intenta entrar por un puerto que no utiliza la aplicación, sus posibilidades de entrada son aún más inciertas. Muchas familias que entran en EE. UU. utilizando la aplicación quedan en libertad condicional. Eso significa que pueden permanecer en el país durante dos años y obtener un permiso de trabajo en unas seis semanas. Sin embargo, la libertad condicional no ofrece un camino infalible hacia la residencia legal o la ciudadanía. Estas personas deben solicitar asilo durante el primer año de su libertad condicional y no hay garantía de que se les conceda. De hecho, sólo se concedió asilo a alrededor del 4% de las personas mexicanas que lo solicitaron en el último año (Oficina Ejecutiva de Revisión de Casos de Inmigración de Estados Unidos).

Esta es la difícil situación de estas familias mexicanas: huyeron de sus hogares para salvar sus vidas y volvieron a arriesgarse al viajar al norte donde vivieron en la incertidumbre de la frontera mientras se preparaban para cruzar a Estados Unidos. Para las personas que consiguen entrar a Estados Unidos, no es el final de la historia. Ahora deben sobrevivir en Estados Unidos y navegar por los tribunales de inmigración para presentar su demanda. Estos padres y madres junto con sus hijos e hijas pueden estar ahora a merced de personas en Estados Unidos; empleadores poco éticos, abogados de inmigración, autoridades de vivienda y agentes de la ley.

Entonces, ¿por qué vienen? ¿Están estas familias mejor ahora en Estados Unidos que en México? En cierto modo es difícil notar la diferencia. Al principio estas personas abandonaron sus hogares en México porque no podían proteger y mantener a sus familias; el peligro era demasiado grande. Y para mantener a sus familias a salvo están dispuestos a soportar el racismo, la xenofobia y otras innumerables indignidades y dificultades. Están dispuestos a entrar a otro país donde tal vez no sean bienvenidos y no puedan quedarse. No hay garantías, pero vienen de todos modos. Parece que el espíritu humano es fuerte y la necesidad de supervivencia soporta todos los obstáculos.

Read More Stories

An oak tree at Oak Flat with snow covering its base on the ground.

Cuando nevó en Oak Flat

Cuando nevó en Oak Flat las familias salieron a disfrutar de la tierra, una tierra que sigue siendo amenazada por las empresas mineras.

A path winds through the rocky terrain of Oak Flat. There are green bushes along the side of the path and a bright blue sky.

Misericordia, no Sacrificio

Pero vayan y aprendan qué significa esto: “Lo que pido de ustedes es misericordia y no sacrificios”. (Mateo 9:13)

Ir al contenido