Milad Walid Daqqa: nacimiento de buenas noticias

Milad, en árabe (ميلاد), significa nacimiento, el comienzo de la vida y de una nueva existencia.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
La cárcel de Ofer en Cisjordania operada por el Servicio de Prisiones Israelí (c) Christopher P. Michel

Milad, una niña palestina, tiene una historia diferente a la de muches niñes. Ella es el resultado de esperma contrabandeado o «liberado», como lo llamaba su padre, desde el interior de las prisiones de la ocupación israelí. Ella fue concebida en el vientre de su madre, la periodista Sanaa Salama, tras recibir el esperma de su padre Walid Daqqa, pensador, político, escritor y prisionero de 62 años que vivió 38 años en cárceles israelíes. Conoció a su esposa Sanaa mientras él estaba en prisión y se casaron en 1999, incluso cuando él permanecía entre rejas.

Durante años, la pareja solicitó a las autoridades penitenciarias israelíes celebrar una ceremonia de matrimonio dentro de las cárceles, pero sus peticiones fueron rechazadas. Finalmente consiguieron casarse tras años de solicitarlo. Se encontraron y abrazaron por primera y última vez sin barreras ni restricciones.

Su historia de amor continuó dentro de las cárceles de la ocupación hasta que decidieron ejercer su derecho más sencillo, tener un(a) hije. Esta persona sería el fruto de su amor y de su matrimonio. Walid y Sanaa tuvieron que pasar esperma de contrabando para concebir a Milad, que nació en el 2020. Su madre, Sanaa, dijo el día de su nacimiento: «Hoy, Milad ha rompió los muros de la prisión y ha liberado a su padre de su cautiverio, anunciando el nacimiento de la libertad, el nacimiento del desafío. Hoy, Milad ha venido al mundo en la ciudad de las buenas noticias, Nazaret, para ser un nacimiento de buenas noticias, portadora de la luz del amor y de la paz».

En sus primeros años de vida, las autoridades de ocupación israelíes se negaron a reconocerla, prohibiendo su registro con documentos gubernamentales como hija de Walid y negándole el derecho a visitar a su padre. Sin embargo, al cabo de año y medio, realizaron una prueba de ADN que confirmó que era hija del preso Walid.

Su padre la vio desde detrás de las rejas y le escribió en su primer cumpleaños: «Quién me quitará el resto de mi vida y me dará un momento para abrazarte con tus pequeños bracitos… Quién es mi Milad, que cuando nació puso sus manitas en mi corazón, y el pulso se regularizó, el cuerpo se sanó y décadas de dolor se desvanecieron. Quien, deseo de mi corazón, vendrá a dormitar sobre el pecho de su padre para acariciar su suave cabello. A mi amada Milad… ¡Feliz cumpleaños!»

Él daría el resto de su vida sólo por verla y abrazarla. Desde que pronunció sus primeras palabras, Milad ha estado protestando en todas las manifestaciones gritando: «Libertad, libertad, para nuestras personas prisioneras, libertad». Pero Walid no tendría esa oportunidad de abrazar a su hija, pues falleció esta semana en una prisión israelí.

La muerte de Walid fue consecuencia de una serie de violaciones que duraron 38 años, tales como cáncer, negligencia médica, tortura, humillaciones y privación de visitas de su familia. Según Amnistía Internacional, recientemente él fue trasladado al hospital en dos ocasiones debido al deterioro de su salud.

‘Agence France-Presse’ citó al jefe de la Autoridad Palestina de Asuntos de los Prisioneros, Qadura Fares, diciendo que «el martirio del prisionero Walid es el resultado de la política de negligencia médica practicada por las autoridades de la ocupación contra las personas prisioneras.»

Incluso a su familia se le impidió celebrar una ceremonia de duelo por él en el lugar donde nació, en Baqa al-Gharbiyye. Ilas fuerzas israelíes irrumpieron en su tienda de luto, golpearon a la gente y lanzaron bombas, sembrando el terror entre las personas dolientes.

Walid falleció sin abrazar a Milad y sin volver a abrazar a Sanaa.

El sufrimiento de las personas palestinas no se detendrá aquí. Escucharemos una nueva historia cada minuto, que nos hará sentir más y más pena e impotencia mientras la lucha continúa. Recemos por la familia de Walid durante este tiempo de luto. Oraremos por la liberación de todas las personas palestinas presas de las cárceles de ocupación israelíes y por el fin de la ocupación de Palestina.

Read More Prayers

an image of the horizon over the Aegean Sea, with text overlay that reads #FreePylos9

¡Nos solidarizamos con los 9 de Pilos!

Los tribunales griegos siguen criminalizando a las personas que se desplazan, incluidos los nueve sobrevivientes injustamente acusados del horrible naufragio del Adriana en el Mar Egeo.

Ir al contenido