ECAP INTERNACIONAL: Liturgia en las Torres Gemelas

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

 

redECAP
10 Septiembre 2011
ECAP INTERNACIONAL: Liturgia en las Torres Gemelas

 

 Escrita por la delegación de Afganistán, la
cual paro, de camino, en las ruinas del Centro de Comercio Mundial.

 16 de Diciembre, 2001

 I 
Escuchando a Dios

   Abrimos con un momento de silencio y escuchamos a Dios
(5 minutos o mas)

 

II 
Lamento por las vidas perdidas

 Llamamos a recordar las vidas perdidas aquí.

 

(Gene Stoltzfus)

O Dios, nos paramos y miramos a estas
ruinas que continúan humeando,

Las Torres Gemelas del Centro de Comercio
Mundial.

Ese día como cualquier otro, vinieron a
este lugar hombres jóvenes y mujeres

Brillando con vida niños de padres y padres
de niños

Tirando su energía en su trabajo.

 

Las paredes y habitaciones de conferencias,
los ascensores,

Se llenaron con sus voces,

Sus sonrisas, sueños, discusiones,
decisiones.

No esperaban lo que sucedió de repente,

Fuera del cielo azul de Septiembre.

 

(Doug Pritchard)

(Jer. 4:19-20)

 

OH mi enojo, mi enojo!

Escribo con dolor.

OH, la agonía de mi corazón!

Mi corazón me pesa,

No puedo callarme.

He escuchado el sonido de las trompetas;

He escuchado el lloro de la batalla.

El desastre sigue al desastre;

La tierra completa esta en ruinas.

En un instante mis tiendas son destruidas,

Mi protección en un momento.

 

(Stoltzfus)

Enséñanos humanidad

Respeto por aquellos con los que no estamos
de acuerdo

Confianza en ti,

Danos oídos para escuchar tu voz

Se nuestra lámpara en la neblina.

 

(Pritchard)

dejanos ser testigos vivientes de tu
verdadera naturaleza:

tu, Jesús eres el que contó igualdad con
Dios

no una cosa para sobrepasar

tu, Jesús, quien tomo una forma humana

y vivió para mostrarnos El Camino

y murió por nuestra redención.

 

(Stoltzfus)

Afganos y americanos, canadienses y árabes

Cristianos y musulmanes, gentiles y judíos

Todos somos amados por ti,

Todos necesitamos tu gracia salvadora.

Fortalécenos para enfrentar momentos duros
y rechazo.

Danos poder para amar aun a nuestros
enemigos

Cuando nosotros éramos también enemigos de
Dios.

 

(Stoltzfus)

Es imposible entender:

Estas dos torres majestuosas

Cortadas y demolidas

Tres mil quinientas vidas cortadas.

 Las mujeres y hombres que escucharon el
llamado a rescatar

Bomberos, policía

¿Que pensamientos corrieron por sus mentes,

¿Que temores los poseyeron?,

¿Que oraciones gritaron,

Mientras corrieron a la escena tremenda

Y a su propia muerte también?

 (silencio)

(Pritchard)

O Dios, nuestra ayuda en edades pasadas,

Conforta a los que viven

Las madres y padres, hijos e hijas,

Amados y hermanas y hermanos y amigos

Quienes vinieron a esta escena de
desolación

Y buscaron entre las cenizas.

Confórtales

Sánalos

¿Por que debe sufrir el inocente?

 


III Inocencia Perdida

Llamamos a preocuparnos por la inocencia
perdida.

 

(Stoltzfus)

(Lk. 13:4,5)

Jesús a sus discípulos:

“Aquellos dieciocho que murieron cuando se
callo la torre de Siloma  – ¿ustedes
creen que ellos eran mas culpables que los que vivían en Jerusalem? Yo les digo
que No! Pero, a menos que se arrepientan, también ustedes perecerán”

 

(Unísono)

Nosotros los que sobrevivimos confesamos
nuestras culpas, O señor,

Y la culpa de las personas.

 

(jer. 2:34-35; 27-28)

(Leer en forma alternada, primero Stoltzfus
luego Pritchard)

 

“Hombres, en tus ropas encuentras

la sangre de vida del inocente pobre,

a pesar de no haberlos encontrado entrando.

Y todavía, a pesar de ello,

Tu dices, soy inocente;

El no esta enojado conmigo.

Pero pasare el juicio sobre ti

Porque tu has dicho “yo no he pecado”

 

“Ha cambiado sus dioses la nación?

(pero todavía no hay dioses para nada)

Mi gente ha cambiado  su gloria

Por ídolos sin valor…..

 

Le dicen a la madera, “tu eres mi padre”

Y a la roca, “tu me has dado vida”

Me han dado la espalda y no me han dado sus
rostros

Y cuando están en problemas dicen,

“Ven Y sálvanos”

¿Entonces, a donde están los dioses que
han  hecho para ustedes?

Que vengan si es que pueden salvarlos

Cuando están en problemas!

Ya que tú tienes tantos dioses

Como tienen pueblos.

 (Pausa para reflexionar)

 

(Jer. 21:11)

(Stoltzfus)

Escucha la palabra del Señor..

Esto es lo que dice:

“Administra justicia cada mañana;

Rescata de la mano de su opresor

el que ha sido robado,

saldrá mi enojo y quemara como fuego

por lo malo que has hecho-

Quema con nadie para destruirlo.

 (pausa para reflexionar)

 

 De la liturgia de Resistencia (Jim Loney,
Toronto, ON):

(leer las líneas alternando; “sálvanos” en unísono;
Pitchard comenzará.

 De la arrogancia del poder

Sálvanos.

De la pobreza de la violencia

Sálvanos.

De la tiranía del exceso

Sálvanos.

De lo sucio de la guerra

Sálvanos.

De lo profano de la guerra

Sálvanos.

De la locura de la guerra

Sálvanos.

De la blasfemias de la guerra

Sálvanos

De la brutalidad de la guerra

Sálvanos

Del costo demoníaco de la guerra y de la
preparación para la guerra

Sálvanos oh Dios.

 

IV Los prepetuadores

Llamamos a los perpetuadotes de la violenca
cometida aquí.

 

(Stoltzfus)

Diecinueve hombres cayeron ese día.

Ellos amarraban los caballos del
Apocalipsis

Para destruir los símbolos de dioses falsos
del enemigo.

Morir en semejante forma, ellos creían, que
les

Traería a la gloria de Dios.

 

(Unisono)

Dios, ten misericordia de sus almas

Jesús, ten misericordia de sus almas,

Mientras se dan cuenta de lo que han hecho.

 


V Los vengativos

Lamamos a aquellos que ahora quieren vengar
esa violencia

 (Pritchard)

Nuestros hermanos y hermanas, ciudadanos,
abogados,

Gritaron con voces de enojo por justicia.

Y por justicia que se vea y se haga

Se tiran bombas en Afganistán

Estos instrumentos imprecisos de nuestra
edad

Que destruyen al inocente con culpa.

 

(Stoltzfus)

Y nuestros líderes y nuestros cleritos

Oraron por el éxito de nuestros soldados

En el nombre de Jesús

Quien dijo:

 

(Mt. 26:52)

(Unísono)

“Deja de lado tu espada

ya que todos los que tengan espadas

morirán por ella”

 

(Pausa)

 

(Mt.5: 43-45ª)

(Stoltzfus)

“Tu has escuchado que fue dicho

Ama a tu vecino y odia a tu enemigo,

Pero yo les dogo,

 

(Pritchard)

Ama a tu enemigo y ora por aquellos que te
persiguen,

Para que seas hijo de tu padre en los
cielos.

 

(Stoltzfus)

Escucha la voz de la familia Rodríguez de
su carta al New York Times luego de que su hijo Greg pereciera aquí el 11 de
septiembre:

“Vemos nuestro dolor y enojo reflejado en
todos los que nos encontramos…

Leemos suficiente en las noticias como para
sentir que nuestro gobierno se esta

Encaminando en una venganza de violencia,
con el prospecto de hijos, hijas, padres, amigos en tierras lejanas muriendo,
sufriendo, y alimentando mas dolor en contra nuestra.

 

No es la manera de hacerlo. No se vengara
la muerte de nuestro hijo. No en nombre de nuestro hijo. Nuestro hijo murió
como victima de una ideología inhumana. Nuestras acciones no servirán el mismo
propósito. Déjennos hacer el duelo. Déjenos reflexionar y orar. Déjenos pensar
en una respuesta racional que traiga paz verdadera y justicia a nuestro mundo.
Pero no nos permitas como nación sumarnos a la inhumanidad de nuestros
tiempos.”

 

(cantar: Dona Nobis Pacem,” tres veces)


 


VI La Misión

Ahora dirigimos nuestras mentes a la misión
la cual Dios nos ha dado.

 

(Pritchard)

O Dios de toda creación

De la tierra, y de las personas, de los
animales y constelaciones,

La cual una vez fue muy buena,

Danos poder de tu espíritu

Para ser verdaderos pacificadores, hijos de
Dios.

 

(Stoltzfus)

Enséñanos humildad;

Respeto por aquellos con quienes estamos en
desacuerdo;

Confianza en tíldanos oídos para escuchar
tu voz

Se nuestra lámpara en la niebla.

 

(Pritchard)

Déjanos ser testigos vivientes a tu
naturaleza verdadera:

Tu, Jesús, eres el único quien contó la
igualdad con Dios

No como una cosa para ser agarrada;

Tu, Jesús, quien tomo la forma humana

Y vivió para mostrarnos el camino

Y murió para nuestra redención.

(Stoltzfus)

Afganos y americanos, canadienses y árabes,

Cristianos y musulmanes, gentiles y judíos,

Todos somos amados por ti,

Todos estamos necesitando tu gracia
salvadora.

Fortalécenos para enfrentar los momentos
duros y rechazo.

Danos poder para amar a nuestros enemigos

Como tu nos amaste primero

Cuando todavía éramos enemigos de dios.

 

Cantar “Canción de Paz” (tono, Finlandia,
por Jean Sibelius, palabras Lloyd Stone)

 Esta es mi canción, oh Dios de todas las
naciones

Una canción de paz, para tierras lejanas y
mías

Este es mi hogar, el país en donde esta mi
corazón

Aquí esta mi esperanza, mis sueños, mi
templo santo

Pero otros corazones en otras tierras están
latiendo

Con esperanza y sueños como verdaderos y
altos como el mío.

 

Los cielos de mi país son mas azules que el
océano

Y la luz del sol brilla sobre el trébol y
el pino

Pero otras tierras también tienen sol, y
trébol

Y los cielos son azules en todos lados como
el mío

Escucha mi canción, oh Dios de todas las
naciones

Una canción de paz por sus tierras y por la
mía.

 

Cierre:

El Padre Nuestro (al unísono)

 


Padre nuestro que estas en los cielos


Santificado sea tu nombre


Venga tu reino, sea hecha tu voluntad


Aquí en la tierra como en los cielos.


El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.


Y perdona nuestras deudas


Así como nosotros perdonamos a nuestros
deudores


Y no nos dejes caer en la tentación


Más libranos del mal


Porque tuyo es el reino, el poder y la
gloria


Por todos los siglos,


Amen

 

 

 

 

 

 

Read More Stories

Ir al contenido