COLOMBIA: Iglesia construyendo paz

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

redECAP
27 junio 2015

COLOMBIA: Iglesia construyendo paz

por Jhon Henry 

ENCUENTRO ECUMENICO INTERNACIONAL POR LA PAZ
BOGOTÁ, 8-11 DE ABRIL DEL 2015
Foto: Justapaz

El encuentro Ecumenico Internacional por la Paz inicio el día 8 de abril del 2015, con la participación de iglesias, organizaciones y representantes de procesos de comunidades en resistencia, cuyas experiencias en los campos de la construcción de paz a nivel regional, nacional e internacional se entremezclaban de tal forma que creaban una gama viva de conocimientos y habilidades esenciales para trabajar por la paz.  Aproximadamente 70 hombres  y mujeres de distintas partes del mundo, de distintos contextos sociales y culturales, de realidades distintas se reunieron para hablar de los aportes de las iglesias a la paz y del compromiso que nace de ellas a partir de este espacio. uno se preguntaría ¿pero estos que hacen juntos, acaso están locos?

Entre ellos se encontraban iglesias y organizaciones luteranas, católicas, menonitas, asambleas de Dios, campesinos y líderes de varias partes de Colombia que hoy  viven en situaciones de riesgo y que buscan maneras de sobrellevar la pérdida de sus seres queridos y el desarraigo al que han sido sometidos, al mismo tiempo que exigen al estado una respuesta concreta a las víctimas de los más de 50 años de guerra que ha vivido nuestro país.

Cada uno de los expositores hablo de las experiencias de paz desde sus contextos y como Dios les guía por el camino de la verdad a través de su palabra, ellos afirmaron que la Biblia es muy clara en resaltar el compromiso de los y las cristianas en la construcción de la paz y la reconciliación de los unos con los otros; hacían un énfasis en nuestro deber de sanarnos por medio de la reconciliación y romper esas cadenas de violencia que nos han sido impuestas por un contexto en el que asesinar a un hermano o hermana se ha convertido en parte de la vida cotidiana y donde hay excusas para los que cometen estos crímenes.

No es ético que la iglesia se tape los oídos ante los gritos de los inocentes, no es ético que la iglesia cierra sus ojos antes el dolor de las víctimas, no es ético que la iglesia ore y ayune mientras nuestros hermanos y hermanas mueren de hambre y son asesinados y despojados de sus tierras, de sus familias; el llamado a la reconciliación es más que perdonar o ser perdonado, es el compromiso profundo con un Dios que te pregunta todos los días ‘’Caín dónde está tu hermano’’.

¿Qué podemos aprender los unos de los otros? Lo primero, es que no hay recetas para construir la paz. Cada país ha sufrido la inclemencia de la guerra en niveles que nosotros no podemos imaginar. Todos vivieron su propia dinámica de violencia, sus propias lágrimas, perdieron a su gente, y dieron su propia respuesta. Lo que nos une a los unos con los otros es el dolor de la guerra y la esperanza de que Dios en su infinita gracia y sabiduría nos dará la fuerza para romper juntos y juntas las cadenas de la muerte.

Durante el encuentro nos exhortamos los unos a los otros a seguir caminando, a no decaer. A sumar voluntades, a hacer visibles esas alianzas que fomenten la vida, para que todo el mundo sepa que existen iglesias y organizaciones de distintas tradiciones religiosas que se unen para trabajar por la paz y que dicen en el nombre de Dios ‘’no queremos olvido”. Que sea nuestro compromiso como cristianos acompañar a las víctimas de los paramilitares, la guerrilla y el estado a enfrentar su dolor y a exigir justicia en un país como el nuestro donde la ley es dilatoria e inoperante.

Este encuentro deja siempre grandes preguntas sobre los que significa perdón y reconciliación. ¿Quiénes deben pedir perdón? Lo que yo pensaría es que el perdón lo deben pedir los hacedores de maldad, que el perdón no es colectivo sino individual y que la muerte de un ser querido deja una cicatriz tan profunda que es imposible de sanar ¿con quién deben reconciliarse las víctimas si ellas no hicieron nada? Todas estas dudas no podrán ser resueltas hasta que las víctimas sean reconocidas, hasta que se sepa la verdad de lo que pasó y hasta que se deje de hablar de paz en un país que aún está en guerra.

A pesar de todas las dudas, es nuestro deber andar por el camino de la paz y transmitirnos los unos a los otros esa sabiduría que nos fue heredada y con la que hoy contamos qué es la Biblia, debemos llenarnos de fuerza para que como discípulos y discípulas de cristo exijamos al estado verdad, reparación y no repetición.

Al salir del encuentro quedamos todos y todas, tanto iglesias como organizaciones e individuos comprometidos con la tarea que Dios nos dio y es la de construir la paz y construir el reino de Dios aquí en la tierra.

‘’Como parte de una tradición cristiana quiero decir que encuentro en estos espacios  el rostro de Dios, ese rostro de mujer, de niño, de niña, de hombre, de campesino, de artesano etc y puedo decir que es hermoso porque llora, porque sufre, porque siente.’’

15 EL SEÑOR DICE:
«SE OYE UNA VOZ EN RAMÁ,
DE ALGUIEN QUE LLORA AMARGAMENTE.
ES RAQUEL, QUE LLORA POR SUS HIJOS,
Y NO QUIERE SER CONSOLADA
PORQUE YA ESTÁN MUERTOS.»
16 PERO EL SEÑOR LE DICE:
«RAQUEL, NO LLORES MÁS;
YA NO DERRAMES TUS LÁGRIMAS,
PUES TUS PENAS TENDRÁN SU RECOMPENSA:
TUS HIJOS VOLVERÁN DEL PAÍS ENEMIGO.
YO, EL SEÑOR, LO AFIRMO.
17 HAY UNA ESPERANZA PARA TU FUTURO:
TUS HIJOS VOLVERÁN A SU PATRIA.
YO, EL SEÑOR, LO AFIRMO.

JEREMIAS 31. 15 – 17
Categories

Read More Stories

the view of the fortified Salaymeh checkpoint from the side of the road where CPT monitors activity of the occupation. A white van parked on the side of the road obstructs part of the checkpoint.

“¡Sálvese!”

Un soldado alega ofrecer seguridad y protección en el área H2 de al Khalil/Hebrón, mientras su propia presencia ha interrumpido la educación, la salud y las vidas de familias palestinas: Esta es la contradicción de la ocupación.

Two people sit on a bench, one wears a white baseball cap and jacket, and a black hijab. The other wears a red CPT cap and vest, and sunglasses.

Un patio de recreo para la liberación

La familia Tamimi en Al Khalil/Hebrón está construyendo un parque infantil y un jardín para su comunidad, aferrándose firmemente a la convicción de que sus hijes o nietes verán la liberación.

¿Alguna vez ha participado en una delegación de ECAP?

Ir al contenido