Oraciones Por la Paz, 12 de Septiembre del 2018 Colombia

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

Una campesina de Las Pavas rescata madera de un hogar que ella y su familia tuvieron que abandonar. El aislamiento en las 3,000 hectáreas de las tierras en disputa deja a l@s campesin@s vulnerables a la violencia proveniente de la seguridad de la compañia y también de las inclemencias del tiempo.

Foto: Caldwell Manners/ECAP

Por favor, acompaña a l@s constructores(as) de Pazde Las Pavas, con tus oraciones. Oremos por su continua fortaleza, coraje y resistencia. Oremos para fortalecer su unión mientras continúan buscando la paz y la justicia a la luz de las recientes elecciones.

 

A principios de Junio, la Agencia Nacional de Tierras (ANT), la ‘National Land Agency’, entregó a l@s campesin@s de Las Pavas documentos que mostraban que la resolución de la agencia declaraba que la mayoría de las tierras en disputa ahora pertenece al estado, lo que significa que las familias de Las Pavas podrán seguir viviendo y cultivando en ella. También significa que la empresa de aceite de palma ‘Aportes San Isidro’ tendría que desalojar las 300 hectáreas de tierra tomadas enérgica y violentamente por la empresa de la comunidad agrícola en el sur de Bolívar.

 

La agencia se tomó once meses después de que el Consejo del Estado, la corte más alta de Colombia que decide sobre asuntos administrativos, falló a favor de la resolución de dominio eminente sobre la apelación presentada por la compañía. Dicha tierra, bajo la ley Colombiana, debe garantizarse a l@s campesin@s y no debe utilizarse para la agroindustria a gran escala.

 

La promesa de restitución de tierras ahora está en el limbo, después de las recientes elecciones presidenciales altamente polarizadas. En las últimas dos semanas, la comunidad ha sufrido daños a su propiedad. Las cercas han sido cortadas, las cosechas destruidas, e incluso los nuevos marcadores de límitesinstalados por la agencia de tierras para demarcar la tierra del estadohan sido arrancados. L@s campesin@s informaron haber visto al personal de seguridad de Aportes San Isidro saliendo del sitio cerca de la hora en la cual se produjo el daño.

 

Continuando con un patrón repetitivo, la semana pasada, los militares acompañaron a José Ernesto Macías, propietario de los Aportes San Isidro, a Las Pavas; generando temor en la aldea de más de cien familias que constantemente han tomado medidas enérgicas para ejercer su derecho a regresar. Históricamente, las fuerzas armadas han aparecido a instancias de la empresa, a menudo con consecuencias negativas para l@s campesin@s. Mientras el ejército acompaña al propietario de la compañía, el gobierno no le presta atención a las amenazas y a la violencia que enfrentan l@s campesin@s. Aunque l@s abogad@s que representan a Las Pavas han presentado una queja oficial una tras otra y han realizado numerosas averiguaciones, el gobierno local aún no ha respondido.

 

Categories

Read More Stories

Ir al contenido