Bombardeos transfronterizos turcos e iraníes en el Kurdistán Iraquí.

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

 

Introducción

El equipo de ECAP del Kurdistán Iraquí ha documentado múltiples bombardeos conducidos por los ejércitos de Turquía e Irán contra las familias que viven en las aldeas y en los asentamientos temporales a lo largo de la frontera del Kurdistán Iraquí con estos países. Los bombardeos turcos e iraníes se han intensificado en el último año, matando e hiriendo a numerosos civiles, algunos de los cuales fueron atacados directamente por estos militares. ECAP y sus socios hacen un llamado a los gobiernos de Turquía, Irán, Irak y el Kurdistán Iraquí, así como a los grupos armados de resistencia, para que participen en negociaciones diplomáticas de paz como un medio para resolver el conflicto en la región.

El Kurdistán Iraquí (KI) está ubicado en la parte norte de Irak, es una región autónoma que limita al norte con Turquía, al este con Irán y al oeste con Siria.

Durante más de 30 años, los gobiernos de Turquía y de la República Islámica de Irán han participado en campañas de bombardeo transfronterizo contra múltiples grupos armados que operan en el Kurdistán Iraquí. Grupos como el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y el Partido Democrático del Kurdistán-Irán (KDP-I) ​​afirman haberse formado porque están luchando por la autodeterminación, contra la marginalización política y la opresión del pueblo kurdo dentro de Turquía e Irán.

El conflicto armado, así como los constantes bombardeos en el Kurdistán Iraquí, tienen un impacto severo en la vida de los aldeanos y las comunidades de migrantes. Las décadas de guerra continúan causando pérdida de ganado y de la tierra, así como también lesiones y muerte de civiles.

Lesiones y muerte

Los bombardeos turcos e iraníes han cobrado la vida de muchas familias dentro del Kurdistán Iraquí. Pese a que los gobiernos turco e iraní niegan que estos ataques estén dirigidos contra civiles, ECAP ha documentado múltiples instancias en las que prueban que sus afirmaciones son falsas. Desde 2018, los bombardeos dirigidos por Turquía e Irán se han intensificado y las víctimas civiles continúan aumentando.

El 28 de junio de 2018, el ejército turco atacó a los aldeanos y a sus hijos cerca de la aldea de Halania. Desde una base militar turca que claramente a la vista se encuentra dentro del Kurdistán iraquí,  el ejército turco disparó contra las familias mientras cosechaban frutos secos y como resultado mataron a una adolescente. Dunya Rasheed tenía sólo 19 años, estaba entre un grupo de niños y niñas cuando el ejército turco lanzó un mortero directamente contra ellxs, matándola al instante. Luego de este hecho los aldeanos informaron que soldados turcos descendieron de la base, recogieron el proyectil que mató a Dunya e instruyeron a los testigos para que dijeran que había pisado una mina antipersonal.

Dunya Rasheed

En el distrito de Ranya, se presentaron ataques aéreos similares de Turquía  en los cuales mataron a cuatro amigos y familiares: Bezhan Mustafa, Muhammad Ismail, Darbaz Muhammed y Sharo Mahmood. Los hombres estaban celebrando Newroz * juntos en su casa de verano en el pueblo de Ballayan Sarkan. A la 1:15 a.m. del 22 de marzo de 2018, un avión de combate turco arrojó bombas sobre la casa y mató a los cuatro jóvenes.

El 23 de enero de 2019, en el subdistrito de Deraluk, aviones turcos bombardearon la montaña Matin y las zonas aledañas. Este bombardeo duró más de una hora, dejando como resultado a cuatro civiles muertos. Además dos civiles desaparecieron después del bombardeo, para sus familias hasta el día de hoy, su paradero es aún desconocido.

CPT también ha documentado incidentes en los que las familias fueron asesinadas por bombardeos selectivos, ya que simplemente conducían por las carreteras dentro del Kurdistán iraquí. 

Abdullah Aali Mina, su hija Kurdistán y su hijo Haryad

El 27 de junio de 2019, el ejército turco disparó un cohete contra el vehículo de Abdullah Aali Mina y lo mató junto con su hija, Kurdistán, y su hijo de 17 años, Haryad. La explosión también hirió a otros cinco miembros de la familia, incluida su esposa. Regresaron a casa después de un viaje de un día a sus tierras familiares en la aldea de Ashqolka, cerca de Sangasar. Los informes iniciales afirman que había un vehículo PKK en el área y que el ejército turco disparó contra ambos vehículos.

 

Himda’at Othman con su hijo.

El 13 de noviembre de 2017, Himda’at Othman fue asesinado por los bombardeos turcos mientras conducía a la aldea de su familia de Barmiza, a kilómetros de distancia donde se encuentran los combatientes de la resistencia armada que luchan contra Turquía en las montañas detrás de Barmiza. Himda no tenía más de  veinticinco años cuando fue asesinado, y estaba a cargo de sus padres, esposa e hijo.

Ejércitos y ocupación

Los gobiernos de Turquía e Irán han construido numerosas bases militares a lo largo de la frontera del Kurdistán Iraquí como medio para lanzar ataques contra los grupos armados que se encuentran en esta región montañosa. Además, el ejército turco ha construido puestos de avanzada a decenas de kilómetros más allá de la frontera del Kurdistán Iraquí. Las fuentes han dicho a ECAP que hay más de 110 aldeas en el Kurdistán Iraquí que viven bajo la ocupación militar turca. Los aldeanos y los agricultores migrantes han informado que no pueden ir a sus campos debido a la presencia armada turca. Un socio describió su aldea como una prisión y agregó: “No podemos ir a cuidar nuestros campos o animales. No podemos ir a nuestra tierra ”. Además de que los aldeanos no pueden acceder a la tierra, los pueblos bajo ocupación militar turca son víctimas de diferentes agresiones de artillería y morteros.

La presencia de las bases turcas en las proximidades de las aldeas ha acercado el conflicto con el PKK a los civiles. El 7 de junio de 2019, estalló un enfrentamiento armado entre el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y soldados turcos que se encontraban en un puesto cerca de Zakho. Como respuesta, el ejército turco envió aviones y aviones no tripulados para bombardear las colinas y valles. Un ataque aéreo hirió a una familia que huía del área y las bombas tenían metralla mortal que afectaron toda la vecindad de Zakho. El impacto hizo que se rompieran ventanas en las aldeas vecinas.

Desplazamiento

Foto de los bombardeos tomados por un aldeano.

Los ejércitos turco e iraní continúan bombardeando las zonas fronterizas del Kurdistán Iraquí, y como resultado las familias son desplazadas de sus tierras durante décadas y, a veces, por el resto de la vida. Dado que el Gobierno Regional Kurdo (GRK) documenta solo un número limitado de personas desplazadas, la historia oral de las familias afectadas es a menudo el único registro que existe de estos hechos.

Los intensos bombardeos iraníes en Sidakan durante junio de 2019 obligaron a numerosas familias a reubicarse, los ataques aéreos turcos en el subdistrito Sherwan Mazin han llevado a que más del 90% de esas tierras sean designadas como áreas prohibidas.

Muchas familias no pueden darse el lujo de irse o están decididas a quedarse en tierras en las que han estado sus familias por varias generaciones. Aquellos que tienen la capacidad de establecer un nuevo acuerdo aún no están seguros. A menudo, las aldeas recién creadas, como Sargali en el distrito de Amedi, sufren bombardeos y los civiles continúan viviendo bajo la amenaza de violencia.

Trauma

En todos los casos de bombardeos transfronterizos que el ECAP del Kurdistán Iraquí ha documentado, ha habido un notable impacto traumático y severo en los civiles. Los efectos más marcados son en familias que han sufrido pérdidas de familiares, así como en niños que han sufrido bombardeos. Los aviones de combate, los drones y la proximidad de las aldeas a las bases militares turcas e iraníes han obligado a muchas familias a vivir con miedo a futuros ataques.

Durante más de doce años, ECAP ha documentado estos efectos traumáticos en el distrito de Pishdar. Un aldeano le dijo al equipo que se conformaría con el tener un solo un año de paz. Dijo que los niños no sabían cómo es vivir sin aviones de combate y los padres temen morir en la noche. Los aldeanos también informan que no saben cuándo ocurrirá el próximo ataque, lo cual les genera altos niveles  de ansiedad. Numerosos aldeanos le dijeron a ECAP que incluso los sonidos leves los hacen sobresaltar o pensar que están a punto de vivir otro bombardeo.

Conclusión

Como lo demuestra este largo conflicto, las tácticas militares actuales siguen siendo una forma ineficaz de llevar una paz sostenible a la región. Los civiles atrapados en estos conflictos transfronterizos han sufrido bajas considerables, muertes de sus familiares, daños a la propiedad, pérdida de medios de vida y efectos traumáticos duraderos. La focalización de pueblos y tierras de cultivo va en contra de las leyes internacionales y es incompatible con planes de vidas saludables para los civiles en las zonas fronterizas. Además, las pérdidas agrícolas causan una carga en el sector financiero ya problemático de la región, que afecta a todo el Kurdistán Iraquí.

No existe un sistema confiable para ayudar en tiempos de crisis, así como tampoco hay planes para ayudar a reubicar a las personas desplazadas por los ataques transfronterizos en el Kurdistán Iraquí. Además de la falta de apoyo del GRK, los aldeanos desplazados que se encuentran atrapados en el conflicto transfronterizo no califican para los programas de ayuda internacional, ya que los fondos se asignan principalmente a los perjudicados por la guerra contra el Estado Islámico (EI). ECAP hace un llamado al GRK y otras organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, tanto locales como internacionales, para evaluar los impactos en los aldeanos locales en estas áreas fronterizas con el objetivo de proporcionar asistencia inmediata y garantizar la protección.

Este informe demuestra claramente la necesidad urgente de conversaciones de paz diplomáticas entre las partes involucradas en este conflicto. Además, ECAP insta a la comunidad internacional, incluidos los países diplomáticos a las partes involucradas, a ayudar a fomentar un clima donde estas conversaciones puedan tener lugar.

 

* La celebración kurda del Año Nuevo en primavera.

Categories

Read More Stories

Ir al contenido