Peyman Talib pide a Turquía que deje de destruir los sueños y las vidas de las mujeres kurdas y sus familias

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

3 September 2020

Peyman habla con el ECAPero que la visitó visita mientras su esposo e hija se encuentran sentados a su lado

El 25 de junio de 2020, Peyman Talib junto con su hijo Hezhwan, su hija Hamisha y su esposo Kaiwan Kawa se encontraban en su tienda de comestibles en Kuna Masi. Kuna Masi es la ciudad natal de decenas de familias, allí hay un río bordeado de árboles y un área de picnic que cientos de familias visitan durante los fines de semana. La familia de Peyman vive en Kuna Masi y tiene un pequeño negocio allí. Hace siete años, Peyman se graduó de la Universidad de Slemani, donde obtuvo una licenciatura en idioma kurdo para convertirse en profesora de idioma kurdo. Al explicar por qué estaba trabajando en la tienda de comestibles, dijo: «El gobierno no está contratando nuevos maestros ni empleados, por eso quería ayudar a mi esposo a encontrar un ingreso para nuestra familia».

Mientras toda la familia estaba en su tienda, Kaiwan estaba ayudando a empacar comestibles para un cliente cuando de repente, escucharon un ruido terrible y una poderosa explosión los tiró a todos al suelo. Un cohete disparado por un dron turco había explotado a tan sólo 20 metros de la tienda. La explosión hizo que se prendiera fuego en la tienda, mató al cliente e hirió gravemente a varios miembros de la familia.

«Mi esposa estaba en llamas y mis dos hijos estaban cubiertos de sangre. Pude sacar a mi esposa y a mis hijos fuera de la tienda; luego me di cuenta de que yo también estaba herido. Me desmayé y me caí al suelo. Mi papá, mis primos y algunas otras personas nos llevaron a una clínica cercana en Qalachwalan y luego nos enviaron en ambulancia a un hospital en Slemani * «, dijo Kaiwan.

La familia se sienta en la cama mientras Peyman se encuentra acostada detrás. Tres de ellos sostienen trozos de metralla que quedaron del bombardeo.

Debido a que la pierna izquierda de Peyman fue tan gravemente herida, los médicos tuvieron que amputarla mientras ella estaba consciente. No pudieron darle medicamentos debido al nivel críticamente bajo de sangre en su cuerpo. Partes de la pierna derecha de Peyman sufrieron quemaduras y fracturas, y ambos brazos también sufrieron quemaduras. Los médicos le operaron la pierna derecha varias veces. Kaiwan y sus dos hijos fueron tratados en otro hospital.

Kaiwan le dijo a los ECAPeros: «Estuvimos separados durante unos 40 días. Hasta ahora, mi cuerpo tiene ocho trozos de metralla adentro. Hezhwan, mi hijo de seis años, tiene tres trozos de metralla en la cabeza. Los médicos no pueden sacarlos. Algunas personas y organizaciones nos brindaron ayuda. Una organización nos prometió que el 1 de septiembre sacarán a Peyman fuera del país para darle una prótesis para la pierna, así que estamos esperando. A excepción de algunos parlamentarios, el alcalde y el gobernador, ningún otro funcionario se ha puesto en contacto con nosotros ni nos han visitado».

Con un grito dentro de su garganta, Peyman le dijo a ECAP: “Será muy difícil para mí; nuestra vida acaba de cambiar. Incluso si tengo una prótesis para la pierna, no puedo cuidarme fácilmente a mí misma ni a mi familia. Los médicos me dijeron que incluso con una pierna nueva no podré estar de pie por períodos prolongados. Eso significa que no podré ser maestra en el futuro. Estoy en la cama todo el tiempo. Pero la vida seguirá y no me rendiré. No soy la única víctima de los bombardeos turcos. Muchos otros murieron y resultaron heridos antes que yo y mi familia. Y todavía hay civiles que están siendo bombardeados. Esto debe parar «.

Peyman con las manos quemadas y la pierna restante rota y quemada.

Peyman y su familia hablaron con ECAP el 16 de agosto de 2020, durante una visita a la casa de la familia en Slemani donde viven ahora. La hermana de Kaiwan se dedica a cuidarlos. Peyman tiene que ir al hospital cinco veces a la semana para recibir fisioterapia durante tres horas.

Peyman y Kaiwan dijeron a ECAP que un miembro del Parlamento turco por el Partido Democrático Popular (HDP), Hüseyn Kaçmaz, habló y abogó por ellos dentro del Parlamento turco. Quieren que su historia sea escuchada en todo el mundo.

Junto con Peyman, ECAP le pide a Turquía que deje de bombardear a civiles en el Kurdistán Iraquí y más allá. ECAP le pide a la OTAN que rompa el silencio hacia uno de sus miembros que continúa destruyendo las vidas de las familias como la de Peyman y Kaiwan.

 

* «Slemani» es el nombre kurdo de la ciudad y «Suleimaniyah» es el nombre árabe.

Categories

Read More Stories

Ir al contenido