Niño Palestino es detenido violentamente por las Fuerzas Israelíes, «algo se ha roto dentro de él»

“Mohannad no podía caminar porque le temblaban mucho las piernas. Lo llevé donde nuestras personas vecinas, quienes le leyeron los versículos del Corán para calmarlo un poco."
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en email
Email
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en print
Print
Un niño pequeño se sienta en un sofá, se lleva una mano a la cara y la otra en su regazo. Mira a un lado.
Mohannad se sienta en casa contando la historia de su detención violenta.

El 16 de diciembre, las Fuerzas de Ocupación de Israel (IOF, por sus siglas en inglés) persiguieron a Mohannad, un niño de ocho años. Mohannad vive en la Ciudad Antigua de Hebrón/al-Khalil, y después de la escuela, va con sus amistades a una asociación de al lado que organiza actividades divertidas para les niñes de la ciudad antigua.

Ese jueves, él estaba con sus amistades cuando las personas soldados israelíes comenzaron a perseguir a otres niñes en la ciudad antigua, alegando que estaban arrojando piedras a la base militar. “Yo estaba aterrorizado, así que comencé a correr para esconderme en una tienda, y elles me siguieron. Grité: ‘¡No fui yo, lo juro!’”, relató Mohannad.

“Elles no me creyeron. Seis personas soldados me sostenían y una de ellas me agarró del cuello mientras caminaban conmigo”. Mientras lo arrastraban por la calle, su madre lo vio desde la ventana y corrió hacia la calle para detener a las personas soldados, agarrando a Mohannad con fuerza. En una conversación brutal que se prolongó durante una hora, las personas vecinas intentaron hablar con las ‘IOF’, y algunas de ellas fueron agredidas y golpeadas brutalmente por las personas soldados israelíes.

“Mientras me agarraba de los brazos, una de las personas soldados apuntaba con su arma a la espalda de Mohannad y la otra a su cabeza. Yo solo quería proteger a mi hijo; no quería que hicieran daño a mi hijo, a mí o a ninguna de las personas vecinas”, dijo su madre. “Entonces el soldado nos dio el teléfono y un oficial que habla árabe intentó hablar con Mohannad pero estaba temblando, así que me entregaron el teléfono. El soldado que habló por teléfono afirmó que tenían fotos de Mohannad arrojando piedras y amenazó con que si lo hacía de nuevo iría a la cárcel”.

“Mohannad no podía caminar porque le temblaban mucho las piernas. Lo llevé donde nuestras personas vecinas, quienes le leyeron los versículos del Corán para calmarlo un poco», continuó la madre de Mohannad. “Mohannad es mi niño alegre, ¡siento que algo se ha roto dentro de él! Ahora no quiere ir solo a la escuela y no juega con les niñes del vecindario».

Mohannad siempre le decía a su madre que quería ser famoso. Después del incidente, mucha gente comenzó a llamarles para ver cómo estaban y escuchar su historia. Se hizo famoso, ¡pero él no quería que fuera de esta manera! Mohannad pronto comenzará a ir a terapia para recuperarse del trauma que tiene y así poder disfrutar de su vida como antes. Sin embargo, mientras continúe la ocupación, la seguridad no es fácil de lograr.

Hay miles de niñes como Mohannad, pero pudimos escuchar su historia y hacer que se escuche su voz. Esa es nuestra resolución para el año nuevo y cada año, alzar nuestras voces juntes por la liberación.

Read More Stories

docenas de personas marchan juntas por una calle rodeada de edificios grandes. Se vistan de trajes tradicionales indígenas y llevan en sus manos tambores, con sus puños alzados.

Decolonización o Extinción

Se han escrito los caminos para la descolonización. A través de movimientos centrados en la solidaridad indígena, podemos cambiar nuestra comprensión de la soberanía desde la individualidad a la fuerza relacional en el compartir.

Una persona está de pie junto a un puesto de verduras, apoyada en un poste que sostiene la carpa. En el fondo hay un vehículo militar con una pegatina roja de la estrella de David en el lateral.

¡Solo los colonos!

Solo por ser personas palestinas se les prohíbe ejercer sus derechos legítimos a andar por la calle sin importar la edad o la razón por la cual cruzan el puesto de control, o pasan la calle o siquiera si van a pie en carro.