ECAP se une al movimiento en contra de los oleoductos de carbono

Las comunidades indígenas y campesinas de Iowa se unen para resistir mientras grupos corporativos se apresuran para construir los oleoductos de captura y almacenamiento de carbono (CCS).
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
Protesta contra los oleoductos de CO2 frente al edificio del gobierno
Grupos de solidaridad protestan contra los oleoductos de captura y almacenamiento de carbono frente al Capitolio del Estado de Iowa.

La Red de Solidaridad en Isla Tortuga de ECAP se ha unido a un grupo diverso en la región de las Grandes Llanuras (medio oeste de los EE. UU.) para organizar y combatir el ecoblanqueo de los oleoductos de captura y almacenamiento de carbono (CCS, por sus siglas en inglés). Exigimos soluciones al cambio climático que respeten la tierra, el agua, los derechos humanos y el planeta.

En una carrera loca, los grupos corporativos han propuesto una red expansiva de oleoductos ‘CCS’ para el medio oeste. Este esquema, disfrazado para combatir el cambio climático, redirigirá el dinero de los impuestos de las soluciones ecológicas conocidas y, en cambio, le dará una muleta a la moribunda industria de los combustibles fósiles.

El ’CCS’ es un proceso técnico que ‘The Science and Environmental Health Network’ [La Red de Ciencia y Salud Ambiental (SHEN, por sus siglas en inglés)] describe en su página web como “una tecnología experimental para capturar gas de dióxido de carbono (CO2) de las chimeneas de las centrales eléctricas, presurizándolo hasta que se convierta en líquido, enviándolo a algún lugar a través de un oleoducto largo de alta presión, luego bombeándolo aproximadamente una milla bajo tierra, con la esperanza de que permanezca allí para siempre”.

Otro uso principal del carbono capturado es inyectarlo en campos petroleros agotados para extraer más petróleo en un proceso llamado ‘Enhanced Oil Recovery’ [Recuperación Mejorada de Petróleo (EOR, por sus siglas en inglés)]. Las compañías de oleoductos con la vista puesta en las Grandes Llanuras han declarado que no restringirán el uso del carbono transportado en sus líneas para extraer más combustibles fósiles.

Las comunidades indígenas se resisten al proyecto y se han pronunciado sobre los peligros para la tierra y el agua. Cientos de agricultores y terratenientes también se están organizando para detener el uso del dominio eminente, un proceso en el que la empresa solicita permiso para usar la propiedad privada en contra de los deseos del propietario. Las organizaciones ambientales, de derechos humanos y comunitarias, y les legisladores se están uniendo. Este es un llamado de un grupo cuya diversidad es única en la historia reciente, unides para decir: “¡NO A LOS OLEODUCTOS DE CARBONO!”

Imágen gráfica del estado de Iowa con una araña araña tejiendo una red de tuberías. El texto dice: ¡NINGUNA TUBERÍA DE CO2! ¡DETÉN LA WEB!

La ‘Great Plains Action Society’ (Sociedad de Acción de las Grandes Llanuras) organizó un seminario web informativo en diciembre del 2021, titulado “Pradera, No Oleoductos – Captura de Cárbon y Confiscamiento en las Grandes Llanuras y en el País Indígena.” Donielle Wanatee, integrante tribal de los Territorios de Misquakee y con liderazgo de base en la resistencia al oleoducto Dakota Access, declaró: “No creo que tengamos que esperar más. De hecho, podemos detenerlos si queremos”, reflexionando sobre las lecciones aprendidas de la lucha para detener el oleoducto Dakota Access. “Pueblos Indígenas, somos conscientes de esta lengua bífida que el hombre blanco les da a las personas cuando quieren obtener ganancias o dinero de este tipo de cosas—de tomar recursos o activos que están destinados a la humanidad o a los seres humanos.”

El grupo de resistencia también incluye a cientos de agricultores y terratenientes rurales. El 2 de febrero del 2022, Mark Gannon dijo al Registro de Des Moines: “Soy gerente de una granja en Iowa y las tuberías pasarían por ocho extensiones de tierra que administro. La mayoría de estas fincas son propiedad a largo plazo, algunas con más de 100 años en la misma familia. Todes se oponen a estos proyectos, pero sentimos que todo está en nuestra contra antes de que empecemos”.

Los agricultores y terratenientes han estado trabajando junto con varias organizaciones, personas en defensa jurídica y legisladores de Iowa para presentar un proyecto de ley que limitará el uso del dominio eminente para beneficio privado. Si se aprueba este proyecto de ley, efectivamente evitará que los proyectos de tuberías de CO2 se construyan en Iowa sin el consentimiento de les terratenientes y evitará que estos peligrosos proyectos de ecoblanqueo vayan más allá. Actualmente, esta es la primera línea de defensa en el medio oeste.

“Hasta ahora, la conversación generalmente ha girado en torno a las personas terratenientes blancas en Iowa, Nebraska, Dakota del Sur, Dakota del Norte, y cómo les afecta el dominio eminente”, reflexionó Sikowis Nobiss, fundador de ‘Great Plains Action Society’ (Sociedad de Acción de las Grandes Llanuras). “Su aporte es muy importante en esto porque, obviamente, ahora son las personas dueñas de esta tierra, por lo que esa es la primera ofensa o defensa para evitar que entren estos oleoductos. Sin embargo, no podemos olvidar que toda esta tierra es robada”.

Vea el webinar completo en Youtube en ‘Great Plains Action Society’ (Sociedad de Acción de las Grandes Llanuras).


Read More Stories

Un soldado se para mirando hacia una niña caminando detrás de una barrera de cemento.

Con destino de morir

Cuando la muerte se convierte en un deseo para les niñes, la situación en la que viven es ciertamente demasiado difícil de soportar para cualquiera.

una mujer está sentada en un mueble, su cabeza está cubierta con un pañuelo blanco y hay una planta verde detrás de ella.

Una vida bajo ocupación

La historia de Um Imran, nacida en 1938, quien ha tenido la experiencia de una vida antes de la ocupación y sueña con una vida después de la ocupación.

Ir al contenido