Docentes palestines en huelga por casi tres meses

Docentes exigen aumentos de salario, respeto e implementación de los acuerdos hechos en 2018, además de apoyo para sus infantes.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
Una persona miembro de ECAP está parada a la izquierda, tiene puesta un chaleco de ECAP, y sostiene una camera hacía un grupo de manifestantes con banderas amarillas.

Docentes en Cisjordania han participado en varias huelgas a lo largo de los años en un esfuerzo por obtener mejores condiciones de trabajo. Sus demandas principales son que el gobierno palestino apoye a les hijes de les docentes, promuevan y suban el estatus de la profesión docente, y respeten sus derechos, lo cual incluye aumento en los salarios. El salario promedio de les docentes palestines en la actualidad es de 2500 ILS al mes, lo cual equivale aproximadamente a $730 USD. Les docentes escasamente pueden solventar sus gastos básicos con este ingreso y muches se ven obligades a encontrar trabajo de medio tiempo para suplir las necesidades de sus familias. Les docentes exigen que el gobierno reactive la subvención del costo de vida, que no se aplica desde el año 2013.

La última huelga de docentes de duración considerable fue en el año 2016, cuando las manifestaciones se extendieron por un mes. La huelga terminó después de que el gobierno palestino y la Unión General de Docentes Palestines (GUPT) llegaron a un acuerdo. Sin embargo, el gobierno no implementó el acuerdo, y en el año 2018 obligaron a un grupo de docentes que habían sido líderes de la huelga a jubilarse tempranamente.

En marzo de este año, les docentes comenzaron una huelga parcial a lo largo y ancho de Cisjordania, exigiendo al gobierno aumento de salarios para reflejar el costo de vida actual, hacer justicia con les docentes despedidos en el 2016, enmendar la ley de jubilación y formar un sindicato que defendiera sus derechos y tomara sus intereses con seriedad. Les docentes también presentaron otras demandas relacionadas con asuntos de contratación y trabajo por horas. 

El gobierno llegó a un acuerdo con GUPT en abril del 2022 y solicitó a les docentes a pausar las actividades de protesta. Sin embargo, más del 60% de docentes de Cisjordania continuaron en huelga porque sintieron que la respuesta del gobierno era inadecuada. Esto llevó a un desacuerdo entre el GUPT y el Movimiento Unido de Docentes, impacto que afectó de manera más profunda a les estudiantes de manera negativa.

La huelga de este año no tenía liderazgo oficial. Les docentes usaban redes sociales para discutir y tomar decisiones y no fue claro si había o no clases cada día. Durante un par de visitas a las escuelas, ECAP le preguntó a les docentes si estaban de huelga ese día y elles respondieron sin certeza.

La huelga impactó significativamente el ambiente de aprendizaje de las escuelas, especialmente después de dos años de encierro por la COVID-19 y las subsecuentes clases virtuales. Aunque la educación presencial era posible este semestre, muches estudiantes aún no asistieron a la escuela porque no estaban seguros de si iba a haber clases o no. Esto explica por qué disminuyó el número de estudiantes atravesando los retenes de Qitoun y Salaymeh comparado al semestre pasado.

Adicionalmente a perder casi tres meses de clases el semestre pasado, infantes en H2 continúan teniendo el desafío adicional de vivir en un área particularmente vulnerable:

“Mi hijo iba a la escuela y yo nunca pude saber con seguridad cuándo podría salir. Y como no sabía cuando podía salir de la escuela, no podía esperarle en el retén o asegurarme de que estuviera a salvo durante los altercados provocados por los soldados,” dijo la madre de un estudiante.

Durante el semestre pasado, la mayoría de les estudiantes salían de la escuela temprano, lo que incrementaba las oportunidades de uso de la fuerza contra elles por parte de los soldados israelíes. Debido a que les estudiantes no tenían clase y no había actividades dispuestas para elles, les infantes comenzaban a lanzar piedras hacia el retén como un juego. Esto llevaba a los soldados a usar una cantidad excesiva de gas lacrimógeno y granadas de aturdimiento , y en algunos casos, a arrestar estudiantes.

Les docentes en H2 son responsables por mucho más que la docencia. Un docente de la escuela Al Ibrahimiyah dijo: “Estoy comprometido con la huelga, pero no puedo dejar la escuela sin asegurarme que todes mis estudiantes han salido de la escuela y atravesado el retén de manera segura.” Cada día el director y les docentes de la Escuela Al Ibrahimiyah esperaban en el retén de Qitoun para asegurarse que les estudiantes atravesaran a salvo. Estaban listes a responder si la policía de fronteras decidía detener a les estudiantes.

En el barrio Salaymeh les docentes también han hecho su mayor esfuerzo para mantener a les estudiantes a salvo de los ataques de las Fuerzas de Ocupación Israelí. Cada mañana, a pesar de la huelga de docentes, elles impedían que los soldados invadieran la escuela e intimidaran o arrestaran estudiantes. Algunas veces las Fuerzas de Ocupación Israelíes (IOF por sus siglas en inglés), lanzaba gas lacrimógeno dentro de la escuela, causando sofocación a varies de les estudiantes. En estos casos, les docentes actuaban como observadores, paramédicos, escoltas, y algunas veces hasta periodistas.

Como personas observadoras que acompañan personas miembras de la comunidad, ECAP escuchó muchas historias conmovedoras y desafiantes de parte de les docentes este semenstre. La huelga no ha finalizado, y bien puede impactar tanto estudiantes como docentes de nuevo este otoño. ECAP hace énfasis en la importancia de dar a les docentes palestines sus derechos para vivir en dignidad. Sabemos que cuando los derechos de les docentes son respetados, toda la comunidad se beneficia. 


Traducción por Adriana Cabrera Velásquez

Read More Stories

soldados se reúnen en la esquina de una calle en la ciudad antigua de Hebrón

Shams

Shams solo estaba jugando fútbol, pero para los soldados israelíes de la ocupación eso es suficiente para detener, arrestar, golpear y amenazar de muerte a un niño de 11 años.

Las puertas de metal negro se abren al juzgado de Mytilene, un edificio de dos pisos con ventanas altas.

Cuando E. vino a Lesbos

Incluso después de años en las Islas Griegas, las personas migrantes aún corren el riesgo de sufrir violencia estatal y criminalización.

Mail Alert

We want to inform our constituents about interruptions to both Canadian and US mail services.

As global capitalism continues to exploit, Canada is seeing an increase of folks sleeping on the street. In Toronto, there is a growing encampment on the church property where our office is located. CPT is in solidarity with residents of the encampment.  Unfortunately, some Canada Post workers have since refused to deliver mail to our office. We are unsure if the mail is being stored somewhere or will be returned to sender. To ensure your donations make it to CPT, now would be a good time to switch to online donations, if you are able.  

In the US, postal services have been increasingly unreliable. If you are able, we encourage you to consider a monthly online giving plan which you can easily set up.

Ir al contenido