“No voy a dejar esta tierra hasta que esté muerto”

La violencia de los colonos no ha cesado. De hecho, ésta se ha incrementado desde el inicio de la COVID-19.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
Miembro de ECAP con sombrero rojo escucha a un hombre con camisa blanca hablarle, sentados uno frente al otro.
109 / 5,000 Translation results Shaker Tamimi, residente de Jabal Jalis en el área H2 de Hebron, comparte historias con el miembro de ECAP Ahmad Abu Monshar.

La semana pasada ECAP visitó a la familia Tamimi en el área H2 de Jabal Jalis. Aunque el lugar está a una corta distancia de la oficina de ECAP, el conductor de nuestro taxi tomó una ruta larga y compleja hacia la casa de les Tamimi. Yo disfrutaba de las callejuelas y carreteras enrolladas hasta que mi colega subrayó la razón para este largo viaje. Teníamos que conducir entre treinta y cuarenta minutos porque la ocupación israelí ha vetado a les palestines la entrada a muchas de las áreas adyacentes. 

Cuando llegamos a la Jabal, o “montaña,” nos recibieron con una vista panorámica de la ciudad, pero en vez de un bello paisaje, vimos a soldados israelíes y a colonos por todos lados. A la izquierda estaba Kiryat Arba, el primer asentamiento establecido en Cisjordania. A la derecha otro asentamiento ilegal llamado Havat Gal. Directamente en frente estaba la base militar, a solo unos doscientos metros de la casa de la familia.

Por contraste, en el jardín de enfrente de la casa de la familia Tamimis se encontraba un alegre columpio. Ellos planean construir un parque infantil más grande que beneficie a toda la niñez palestina del área. La familia describió cómo este parque reunirá a la comunidad y le dará a les infantes actividades estructuradas. Si les niñes tienen un espacio designado para reunirse en gran número, los soldados y colonos tendrán menos motivación para provocarles.

Shaker Tamimi nos contó cómo los colonos acosan a la familia todos los días. Los colonos lanzan gases lacrimógenos por la ventana de la sala de su casa y han desenterrado sus cultivos en la mitad de la noche. Al principio de este año, cuando los colonos querían pavimentar la carretera que entra a Jabal Jalis, escogieron hacerlo durante Eid Al-Adha, cuando ellos sabían que sus vecines palestines estarían atendiendo a sus familias. “Ellos calculan cada uno de nuestros movimientos,” nos dijo Shaker. “Yo ya no duermo en las noches.”

Hace varios años Shaker regresó a casa después de alimentar y ordeñar a sus ovejas. La mañana siguiente, once animales amanecieron muertos. Los colonos habían regado veneno donde pastaban las ovejas. Shaker estaba camino al Ministerio de Agricultura para reportar el crimen cuando recibió una llamada del hospital para que fuera de inmediato. Ocho de sus hijes estaban enfermos de muerte —habían bebido leche de las ovejas envenenadas.

Afortunadamente, todes les hijes de Shaker sobrevivieron, Alhamdullilah (¡Gracias a Dios!) Pero la violencia de los colonos no ha cesado; de hecho, ésta se ha incrementado desde el inicio de la COVID-19. Con menos presencia internacional en el área, la agresión de los colonos ha sido implacable. Shaker nos contó que él podría hablar 24 horas seguidas siete días a la semana sobre casos de acoso de los colonos y aún así no le alcanzaría el tiempo.

Los colonos en Jabal Jalis no harán fácil la construcción del parque infantil, pero la familia Shaker está lista para afrontar el reto. “No voy a dejar esta tierra hasta que esté muerto,” dijo Shaker. “Continuaremos confrontando a los soldados y colonos”.


Traducción por Adriana Cabrera Velásquez

Read More Stories

soldados se reúnen en la esquina de una calle en la ciudad antigua de Hebrón

Shams

Shams solo estaba jugando fútbol, pero para los soldados israelíes de la ocupación eso es suficiente para detener, arrestar, golpear y amenazar de muerte a un niño de 11 años.

Las puertas de metal negro se abren al juzgado de Mytilene, un edificio de dos pisos con ventanas altas.

Cuando E. vino a Lesbos

Incluso después de años en las Islas Griegas, las personas migrantes aún corren el riesgo de sufrir violencia estatal y criminalización.

Mail Alert

We want to inform our constituents about interruptions to both Canadian and US mail services.

As global capitalism continues to exploit, Canada is seeing an increase of folks sleeping on the street. In Toronto, there is a growing encampment on the church property where our office is located. CPT is in solidarity with residents of the encampment.  Unfortunately, some Canada Post workers have since refused to deliver mail to our office. We are unsure if the mail is being stored somewhere or will be returned to sender. To ensure your donations make it to CPT, now would be a good time to switch to online donations, if you are able.  

In the US, postal services have been increasingly unreliable. If you are able, we encourage you to consider a monthly online giving plan which you can easily set up.

Ir al contenido