CPTnet

CPTnet is the news service of CPT, providing daily news updates, reports, reflections, prayer requests and action alerts.

KURDISTAN IRAQUI: Exploradores de ECAP construyendo iniciativas de paz entre Yazidis y Arabes en el Campamento de Arbat

 

(Photo by  UNICEF- Belgium)

El 4 de Marzo del 2015, vinimos al Campamento de Refugiados de Arbat para hablar acerca de establecer Proyectos de Alternativa a la Violencia (PAV) debido a la creciente tensión entre residentes Yazidi y Árabes, los cuales han huido de áreas controladas por ISIS. Al entrar al campamento me sorprendí al ver cuantas tiendas de campaña habían y cuanto lodo había en el suelo. Los niños estaban caminando descalzos en el lodo; la gente estaba recibiendo sabanas y colchones distribuidos por agencias de socorro. 

Durante nuestra conversación, uno de los hombres Yazidi con el cual estábamos hablando nos mostró una foto de una familiar que se cortó su propia garganta para escapar el ser capturada por ISIS. Todos han tenido familiares que han sido llevados, matados, o han tenido familiares que han cometido suicidio luego de ser violados por ISIS. El miedo a los Árabes como causantes de estos crímenes es muy alto.  

Oraciones por la Paz, marzo 18 de 2015

Oraciones por la Paz, marzo 18 de 2015

Den gracias por l@s habitantes de Grassy Narrows, quienes se mantienen en pie de lucha para resistir la industria maderera en sus territorios tradicionales, a pesar de que las últimas decisiones judiciales han autorizado la explotación de los bosques de la comunidad por parte de corporaciones madereras. El 16 de marzo de 2015, grupos de jóvenes, miembros del Cabildo, grupos de tambores, ancian@s y otr@s poblador@s participaron en protestas frente a la planta de Weyerhauser, Kenora Forest Products y la oficina del Ministerio de Recursos Naturales. 

Photo: Alex Hundert

AL-KHALIL (HEBRON) REFLECCION: Ellos buscan vivir libres, no morir valientemente

Escuché la bala pegar en la puerta de metal mas arriba en la calle y miré a mi compañero confuso—Eso fue una bala? –cuando varias balas de goma vinieron saltando por la calle y pararon cerca de mis pies. En ese momento, me di cuenta que odiaría contar esta historia a mis amigos en los Estados Unidos.

Las respuestas serian predecibles-“Estas loco!” “Eres tan valiente!”

Estábamos acompañando la demostración Abierta de la Calle Shuhada, la cual solía ser la calle principal de mercado en la vieja ciudad de Hebron, es un pueblo fantasma desde que el ejercito Israelí la cerró a Palestina a finales del los 1990, como castigo por protestar por la masacre de 29 Palestinos Musulmanes en le Mezquita de Ibrahimi. Cada año Palestinos y colaboradores internacionales se reúnen para demandar que el ejercito Israelí abra la calle y permita a los Palestinos el moverse libremente en la ciudad. Cada año son enfrentados con represión violenta brutal.

Al caminar para recoger la bala de goma, mire al otro lado de la calle y vi a varios jóvenes Palestinos de mi edad, tratando de decidir si valía la pena el intentar marchar por la calle o no. Y en el momento, comprendí porque odiaría el contar esta historia. La verdad es, que yo le tengo miedo a muchas cosas—balas, altura, serpientes, arañas grandes, etc. Estoy bastante seguro de que no estaría acá afuera protestando si fuera un joven Palestino, creciendo con acosamiento militar constante, mi familia siendo arrestada y torturada, amigos asesinados, estrangulación económica. Me sentí mas seguro en aquella calle por me gorra de ECAP y mi pasaporte internacional.

Siempre podemos encontrar a alguien mas valiente que nosotros, alguien que esta sacrificando mas. Y con frecuencia la gente no sacrifica por elección y son valientes porque su misma existencia es resistencia y no hay una tercera opción entre resistencia y muerte. Aquellos de nosotros que no enfrentamos esta opción nos podemos encontrar buscando por momentos de valentía, oportunidades de mostrar nuestra fortaleza al enfrentarnos contra las fuerzas de violencia-el Complejo del Salvador del hombre/blanco/clase-media/Americano de EU.

En el Evangelio de Juan, se le pide a Jesús que venga a curar a Lázaro. Esto significaría el viajar a Judea, donde los lideres políticos querían a Jesús muerto. El espero por un tiempo, pero cuando decidió ir, Thomas dijo, “Vamos también nosotros, para que muramos con El.” Thomas quería ser valiente. El identifica el movimiento que Jesús estaba construyendo como valentía al enfrentar la muerte (no como Pedro, el cual en otro ocasión piensa que Jesús es un idiota por decir que iba a morir, cf. Mateo 16). Tomas ve la muerte de Jesús como el enfoque central. Tomas haría bien en una iglesia evangélica conservadora.

Pero esta no es la historia en Juan 11. Jesús se dirige a Judea y Lázaro ha estado muerto por cuatro días. Si el asunto es una muerte valiente, Jesús se pudo sentar y esperar por los lideres políticos que lo mataran. En cambio, el llora con sus amigos por la muerte de su amigo, va con ellos a la tumba, pide que la roca sea movida, el ora y Lázaro es levantado de los muertos. Y luego Jesús dice esto: “Desátenlo y déjenle ir.” Jesús libera a Lázaro del poder de la muerte.

TIERRAS FRONTERIZAS: No Identificado, pero conocido por Dios; reflexiones de un delegado de ECAP trasgenero

 

 

Cada año, en el Condado de Pima, Arizona la oficina del Médico Forense recibe cuerpos de cientos de inmigrantes que perdieron la vida en el desierto de Sonora después de cruzar la frontera de México a Estados Unidos. A partir de las características físicas, ropa y otros objetos personales, el médico forense puede identificar a algunos de los inmigrantes y devolver los cuerpos a sus familias. En otros casos, los nombres de los migrantes siguen siendo oficialmente desconocidos. Los cadáveres de las personas cuya identidad no puede ser determinada se marcan con fechas y nombres como: "John Doe" o "Jane Doe",  dependiendo del género basado en la evidencia de su cuerpo, o incluso, en algunos casos, de una única parte del cuerpo.

Al principio de nuestro viaje, yo y otros doce miembros de la delegación de Tierras Fronterizas de Los Equipos Cristianos de Acción por la Paz viajaron de todo los Estados Unidos y del Territorio de Atikameksheng para aprender acerca de la situación de derechos humanos en la frontera de EE.UU. / México, visitamos un cementerio en Douglas, Arizona. Oramos juntos, prendimos velas, hicimos grullas de papel, y pusimos símbolos en las tumbas de un puñado de inmigrantes no identificados. Sus pequeños rótulos leen "mujer desconocida" u "hombre desconocido," les dieron la fecha en que se encontraron sus cuerpos, y en algunas ocasiones el número de referencia del consultorio de un médico forense.

Como una persona transgenero cuyo genero se percibe a menudo incorrectamente, vivo cada día con la realidad de que no podemos conocer la identidad de una persona con solo mirarla, y a menudo hiere mucho a la gente cuando asumimos que podemos. Las creencias profundamente arraigadas de que las características de nuestros cuerpos identifican a cada uno de nosotros como hombre o mujer, y que esas son las únicas opciones, subyacen en gran parte de la discriminación a la que las personas transgenero y otras no conformes con su género se enfrentan en nuestras vidas. Así que me he sumido en este viaje, cada vez que oigo el número de hombres frente al de mujeres migrantes que han recibido servicios de una organización, o visto la etiqueta  de género de un cuerpo puesta por un médico forense que nunca conoció a la persona cuando estaba viva, nunca tuvo la oportunidad de preguntar acerca de su identidad, ni oírlos describirse por sí mismos. Pienso en las personas que podrían estar ocultos o su identidad cambiada en estos números y etiquetas. Me imagino mi cuerpo sepultado bajo una lápida que dice "mujer desconocida," al final de la vida reclamando la dignidad y la integridad de hombre, de intergenero, y de mis identidades transgenero.

PAPÚA OCCIDENTAL: Policía Indonesia Interrumpe en Reunión de la Primera Delegación de ECAPer@s de Australia-Asia en Papúa Occidental

Reverendo Benny Giay, líder de la
Iglesia Kingmi en Papúa Occidental,
Indonesia

“L@s lídere/zas Religios@s en Papúa Occidental se sienten rodead@s por la violencia, como si no pudieran escapar”. Escribió el Reverendo Benn Giay hace dos años, preguntando si personas extranjeras de fe podían acompañar a la Iglesia de alguna forma. En enero de 2015, tres miembros de ECAP participaron en una delegación australiana-asiática de once personas en Papúa Occidental.

Papúa Occidental está localizada al occidente del océano Pacífico, ocupa la mitad de la isla de Nueva Guinea, ubicada al norte de Australia. Indonesia ha ocupado Papúa Occidental desde que Holanda perdió esta colonia en 1962. 

El Reverendo Giay declaró que el programa de transmigración indonesio ha ocasionado que l@s papúan@s hayan sido reducid@as a tan solo el 48% de la población en su propio territorio. Benny teme que en 25 años la cultura papúana y su población desaparezcan completamente. En la actualidad, ya han perdido una gran parte de su lengua y cultura, y presentan los estándares de vida más bajos de la región. Otras personas que hablaron con la delegación, incluyendo autoridades tradicionales de las comunidades y estudiantes activistas no-violent@s, confirmaron estas afirmaciones. Adicionalmente, hablaron acerca de los altos índices de VIH (virus de inmunodeficiencia humana) y abuso de alcohol, así como la falta de acceso a servicios de salud, especialmente en las zonas alejadas en las montañas.

La violencia contra l@s papúan@s por parte del Ejército indonesio, grupos de milicianos y la Policía, ha sido constante bajo el Gobierno de Indonesia. Las autoridades indonesias son responsables por el genocidio de alrededor de 500.000 papúan@s desde 1969.