AT-TUWANI: Militares israelies dejan de brindar escolta estipulada para alumnos palestinos; tres colonos, dos enmascarados, persiguen a niños.

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

redECAP
8 de febrero, 2011
AT-TUWANI:
Militares israelies dejan de brindar escolta estipulada para alumnos
palestinos; tres colonos, dos enmascarados, persiguen a niños.

 

[NOTA: Según la Cuarta Convención de Ginebra, las
Normas de La Haya, el Tribunal Internacional de Justicia, y varias resoluciones
de las Naciones Unidas, todo asentamiento israelí en los Territorios palestinos
ocupados, asi como los pequeños asentamientos anexos, son ilegales. La mayoría
de los pequeños asentamientos anexos, entre ellos Havat Ma’on (Colina 833), se
consideran también ilegales bajo la ley israelí.]

At-Tuwani, Colinas Sureñas de Hebron, Cisjordania En la tarde del 7 de febrero, 2011, tres colonos
israelies del pequeño asentamiento anexo Havat Ma’on persiguieron a un grupo de
doce niños palestinos que salían a pie de la escuela para irse a la casa. Los
militares israelies no habían llegado para escoltar a los alumnos, obligándoles
a tomar un camino más largo sin la escolta del ejército.

Poco
después de que los alumnos y los voluntarios de ECAP pusieron pie en el sendero
hacia las aldeas de Tuba y Maghayir
al-Abeed, colonos israelies, dos de ellos enmascarados, salieron del grupo de
árboles cerca de Havat Ma’on y empezaron a acercarse a los niños. Viéndoles, los
chicos se dieron la vuelta y se precipitaron para distanciarse de los colonos. Algunos
de los niños lloraban y gritaban mientras corrían para escaparse de los
colonos; una chica empezó a temblar inconteniblemente en cuanto dejó de correr de
los colonos.

 Policías Fronterizas israelies,
que se encontraban en una colina cercana durante todo el incidente, llegaron al
sitio después de que los niños palestinos se habían distanciado con seguridad
de los colonos. Los policías fronterizas se pararon y hablaron con los colonos;
dos de estos siguieron enmascarados durante toda la conversación.

 Luego la Policía Fronteriza
se acercó a las afueras de la aldea de At-Tuwani, donde los niños, los
voluntarios de ECAP, y varios adultos palestinos se habían reunido. Agentes de
la Policía Fronteriza hablaron con un voluntario de ECAP y con un residente de
At-Tuwani, queriendo comprender lo que había pasado. Después de haber oido lo
que se les contaron, pero sin querer saber del papel desempeñado por los
colonos, los agentes sugerieron que los niños palestinos, los internacionales,
y los aldeanos de At Tuwani eran los que causaban problemas, no los colonos.

 Antes de que los niños habían
salido en el sendero más largo sin la escolta militar, voluntarios de ECAP
habían llamado cuatro veces a los militares israelies para averiguar donde
estaba la escolta. Durante la última llamada, la oficina de envíos militares
dijo que todavía no habían llamado a los soldados quienes debían constituir la
escolta, porque tenían deberes más importantes que cumplir.

Al final, los agentes de la Policía Fronteriza escoltaron a los niños a la
casa, pero todos se quedaron en su Jeep, riéndose, mientras los niños caminaban
atrás del Jeep, visiblemente turbados.

 Operación Colomba y Equipos
Cristianos de Acción para la Paz han mantenido una presencia internacional en
At Tuwani y las Colinas sureñas de Hebron desde 2004.

 

Vídeo de colonos enmascarados
orientando a la Policía Fronteriza israelí se puede ver aquí.

Fotos de colonos enmascarados orientando a la Policía Fronteriza israelí se
pueden ver aquí.

Read More Stories

Un soldado se para mirando hacia una niña caminando detrás de una barrera de cemento.

Con destino de morir

Cuando la muerte se convierte en un deseo para les niñes, la situación en la que viven es ciertamente demasiado difícil de soportar para cualquiera.

una mujer está sentada en un mueble, su cabeza está cubierta con un pañuelo blanco y hay una planta verde detrás de ella.

Una vida bajo ocupación

La historia de Um Imran, nacida en 1938, quien ha tenido la experiencia de una vida antes de la ocupación y sueña con una vida después de la ocupación.

Ir al contenido