REFLEXION DE COLOMBIA: Consideren los lirios. Entonces consideren sus inversiones.

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

redECAP
5 de abril 2012
REFLEXION DE COLOMBIA: Consideren los lirios. Entonces consideren sus inversiones.

 by Stewart Vriesinga 

Consideren
los lirios. Bueno, no es un lirio en realidad. Yo en realidad no sé lo
que son llamados. Pero sí los consideré. Ni siquiera Salomón en toda su
gloria se vistió como uno de estos! Y hay dos de ellos creciendo desde
la pared en el patio, y varios más en el fr
ente. Ellos
crecen en la nada! sin suelo, sin la sombra del sol abrasador y ni
siquiera importa si no llueve o si nadie echa agua por una semana o más.
De hecho, ellas son las únicas plantas que tenemos de que siguen siendo
felices cuando mi compañera de equipo, Gladys regresa después de haber
estado ausente durante varios días y el resto de nosotros hemos olvidado
cuidarlas.

CPT on Facebook
Estas
plantas muy hermosas parecen aprovechar un presupuesto muy pequeño. Me
pregunto si el equipo podría aprender a ser más como ellos. Así las
cosas, hemos tenido que reducir algunas de nuestras actividades,
incluyendo algunos de nuestros acompañamientos con el fin de mantenernos
dentro de nuestro presupuesto. Ahora contamos con presupuestos
estrictos que limitan cuánto puede gastar en transporte, en los
alimentos, los suministros del hogar, en los acompañamientos, etc, pero
aun así a veces pasamos por encima del presupuesto asignado en cada uno
de ellos. Cuando esto sucede, tratamos de compensar el déficit de
alguna manera en los meses siguientes. Me está resultando bastante
difícil para prosperar como esos sorprendentes no-lirios.


Si
suena como que me estoy quejando, es porque estoy. Pero, al mismo
tiempo me doy cuenta de que mis quejas actuales parecen incongruentes
con mi manera de pensar sobre el tema hace varios años, cuando escribí:


En
nuestra oración del equipo esta mañana nos metimos en una discusión
acerca de nuestro proyecto aquí en Colombia, y lo bien que estamos en
términos de recursos y cosas en comparación con nuestros amigos
colombianos y las organizaciones asociadas. Durante un tiempo nos
sentíamos muy bendecidos!


Pero
entonces la discusión, como suele ocurrir en nuestro equipo, se dirigió
a los privilegios no-merecidos. ¿Por qué tenemos un mejor acceso a
estos recursos que hacen nuestros socios colombianos? ¿Es Dios quien da a
este fácil acceso a los recursos de nosotros, mientras que les niega a
nuestros socios colombianos? Por supuesto que no! No podemos aceptar
privilegios no-merecidos como la bendición de Dios sin decir
implícitamente que creemos que Dios nos considera más merecedores de
nuestros socios colombianos que no gozan de un acceso tan fácil a las
cosas que necesitan para hacer su de trabajo, el trabajo de Dios.



Sólo cuando reconocemos nuestro acceso relativamente fácil a los
recursos que los privilegios no-merecidos y un síntoma del mal y la
injusticia estructural, vamos a ser capaces de asignar correctamente los
recursos que controlamos vamos a ponerlos al servicio de los
sub-privilegiados que claman por la justicia!


Entonces,
¿cómo puedo explicar esta aparente contradicción en mi pensamiento?
¿Por qué estoy ahora tan molesto, cuando tenemos que calcular sí o no
podemos darnos el lujo de alimentar a los amigos y socios que vienen a
visitarnos a finales del mes? ¿Por qué estoy avergonzado, cuando una
organización internacional tiene que pedir a algunas organizaciones
locales cuando nos piden acompañamiento que si pueden ayudarnos a
cubrir nuestros alimentos, alojamiento y gastos de viaje? ¿Por qué me
resulta inquietante cuando mi compañera de equipo Gladys, quien es
colombiana y no una persona de la propiedad por cualquier medio, se
siente obligado a pagar personalmente de su propio bolsillo la mitad de
los ingredientes para un postre delicioso que hizo por todos nosotros?
¿He estado engañándome a mí mismo? ¿Soy yo, de hecho, tan acostumbrado
al privilegio que viene de ser blanco, de América del Norte y hombre que
no estoy dispuesto a renunciar mi privilegio?


Tal
vez. Nuestros socios colombianos han tenido reducciones mucho peores en
sus presupuestos. Ellos también tienen dificultades. Sin embargo,
muchos de ellos están dispuestos a ayudarnos con los gastos de
alimentación, transporte y alojamiento, cuando nos piden acompañamiento.
Independientemente de lo que piensan, al parecer valoran y aprecian
nuestro trabajo.


Creo
que hubiera sido más fácil para mí aceptar una disminución de nuestros
propios recursos y privilegios si ha habido un aumento correspondiente
en el privilegio y los recursos de nuestros socios colombianos. Eso
habría sido coherente con lo que yo había previsto y predicho como las
consecuencias de un cambio positivo en el desequilibrio de poder global:


Si
nosotros en ECAP hacemos nuestro trabajo bien, nuestro fácil acceso a
los recursos va a disminuir, mientras que los de nuestros socios
colombianos se incrementarán.


Pero
esto no ha sido el caso. Todos hemos sido impactados por la crisis
económica global, nuestros socios colombianos, incluso más que nosotros
mismos. Nuestros déficits presupuestarios colectivos son más probables
debido a las decisiones tomadas por los relativamente privilegiados.
Ellos han dejado de apoyar la justicia, los derechos humanos y la
protección del medio ambiente en un intento de recuperar, conservar y
proteger su pertenencia a una minoría cada vez menor de
super-consumidores. Ellos están sobre-invertido en el mantenimiento de
un dependiente de un orden mundial opresivo y violento que
tradicionalmente ha otorgado privilegios especiales en ellos. No es el
Reino de Dios que están buscando en primer lugar, sino más bien su
propia recuperación económica, la seguridad, el crecimiento y la
pertenencia a la clase más privilegiada. Sólo después de haber
conseguido estas cosas se consideran re-invertir en la justicia, los
derechos humanos, la protección del medio ambiente, deshacer opresiones,
y el Reino de Dios. Donde buscan su seguridad, estarán sus corazones y
sus inversiones. Al parecer, ya no podemos contar con su apoyo.


¿Podemos contar con el tuyo? ¿De dónde viene tu seguridad? ¿Puedes considerar invertir en el Reino justo y pacífico?

Categories

Read More Stories

the view of the fortified Salaymeh checkpoint from the side of the road where CPT monitors activity of the occupation. A white van parked on the side of the road obstructs part of the checkpoint.

“¡Sálvese!”

Un soldado alega ofrecer seguridad y protección en el área H2 de al Khalil/Hebrón, mientras su propia presencia ha interrumpido la educación, la salud y las vidas de familias palestinas: Esta es la contradicción de la ocupación.

Two people sit on a bench, one wears a white baseball cap and jacket, and a black hijab. The other wears a red CPT cap and vest, and sunglasses.

Un patio de recreo para la liberación

La familia Tamimi en Al Khalil/Hebrón está construyendo un parque infantil y un jardín para su comunidad, aferrándose firmemente a la convicción de que sus hijes o nietes verán la liberación.

¿Alguna vez ha participado en una delegación de ECAP?

Ir al contenido