AL-KHALIL (HEBRON): Una Caminata en el lado Salvaje

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

RedECAP                                               
24 de octubre 2012 
AL-KHALIL (HEBRON) Una Caminata en el lado Salvaje

Dos jóvenes palestinas tomaron un atajo a la ciudad vieja de Hebrón desde sus hogares en el lado distante de la calle Shuhada, la calle principal de la ciudad vieja que ahora es una calle de uso exclusivo israelí a causa de las colonias israelíes establecidas allí.

Para evitar una ruta tortuosa al punto de revisión del ejército israelí en el fin distante de la calle, los jóvenes adolescentes pasaron por el cementerio musulmán y escalaron sobre la pared hacia la calle prohibida.

 
   

¡Agarradas! Una
patrulla de seis soldados en la calle Shuhada las espió y entró en modo de
crisis. ¡El espacio sagrado había sido violado! La escuadra inmediatamente
rodeó y retuvo a las intrusas peligrosas, con francotiradores arrodillados y
apuntando sus fusiles en todas las direcciones desde las cuales quizás podría
levantarse un ataque terrorista.

Ellos entonces llamaron
por radio por ayuda y asesoría militar. Dos vehículos del ejército
respondieron. Diez soldados israelíes fuertemente armados rodearon a las asustadas
pero valientes jóvenes palestinas y las escoltaron al punto de revisión más
cercano de la policía fronteriza israelí. ¡No era su problema!

Toda la escolta
retrocedió y continuó en dirección arriba de la calle Shuhada hacia donde se
estacionaba un vehículo de policía israelí, con el motor encendido. ¡Tampoco
era su problema!

¿La solución? Continuar
hacia otro punto de revisión y llamar a la policía palestina para venir y tomar
a las jóvenes desobedientes. Después de tenerlas allí durante veinte minutos,
rodeados ahora por un gran gentío de espectadores palestinos, los soldados
israelíes por último permitieron al dúo peligroso pasar por el punto de
revisión en las manos de las autoridades palestinas. Un amigo palestino nos
aseguró que las dejarían en libertad rápidamente sin penalidades. 

Read More Stories

Ir al contenido