KURDISTAN IRAQUI: Creando puentes entre animosidad religiosa y el dolor de la guerra.

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

redECAP
29 de September del 2014

KURDISTAN IRAQUI: Creando puentes entre animosidad religiosa y el dolor de la
guerra. 

por Peggy Faw Gish, 22 de September del 2014, Dia Internacional de Paz en Kurdistan, Irak.

[Nota: Lo siguiente ha sido adaptado para
redECAP. El original está disponible en el blog de Gish.]

Tres de nuestro equipo entraron a la reunión de cerca de cien activistas de
justicia y paz en el Café Cultural en Suleimani, Kurdistan Iraqui, para
celebrar el Día Internacional de Paz. Inmediatamente Nyan
Mohammad, un maestro en la escuela de Arbat, nos hizo señal para que viniéramos
a sentarnos con ella en su mesa. Allí, cuatro Ezidis (comúnmente llamados
Yazidis) desplazados que habíamos conocido antes se levantaron y nos saludaron
amablemente. Nyan, la cual es musulmán, hizo un viaje especial al campamento de
casas de campaña de personas desplazadas esa tarde para recoger a este grupo y
traerlos a este evento, el cual se enfoca en fomentar la paz entre grupos
religiosos.

El anfitrión de este evento es la organización de mujeres Kurdas, llamada El
Grupo Ashti. Los presentadores incluyeron personas de cuatro grupos religiosos
entre los Kurdos Iraquíes—Un Ezidi, un miembro del Kaka’i, (una minoría
religiosa Kurda), un Musulmán y un Cristiano. Cada uno de ellos nos urgieron a
no juzgar a personas de otras religiones, pero que vivamos juntos en tolerancia
y armonía. Su mensaje no fue teórico, pero habló de una necesidad real en la
sociedad llena de violencia étnica. 

foto de presentadores de Interfaith

Lo mas interesante para mi fueron las
cosas que el presentador Ezidi dijo. Primero, el aclaró que se llaman así
mismos “Ezidi” lo cual implica que creen en Dios, en vez de el nombre “Yazidi,”
un nombre denigrante que implica que no creen en Dios o creen en el diablo.
Entonces habló acerca de las mujeres y niñas capturadas por ISIS. Como es
costumbre en la religión Ezidi (como en otras comunidades del Medio Oriente) para
ver ataque sexual como un acto que degrada y deshonra la familia, a veces el
hombre de la familia lo ve como su deber el matar a la mujer, para remover la
vergüenza (llamado una “matanza de honor”). De acuerdo al presentador, sin
embargo, los lideres Ezidi han declarado que las mujeres y niñas no escogieron
el ser violadas, así que no debieran ser matadas. Dijo que varias de ellas que
habían escapado, sus familias las han aceptado otra vez al retornar a casa.

Luego hubo tiempo para que los participantes ofrecieran preguntas y
declaraciones. Varios expresaron frustración acerca de las religiones peleando
guerras en nombre de su Dios y denunciaron la violencia perpetrada por grupos
religiosos contra las mujeres. Una persona preguntó “¿Por qué son las mujeres
quienes hablan y trabajan por la paz?”

Entonces Nyan se levantó y fue al micrófono. Ella habló audazmente, pero con
amabilidad, diciendo, “Nos alegramos cuando a la gente les importan las
familias Ezidi, Musulmanes y Shabak acampando en nuestra escuela y vinieron
para saber lo que habían pasado y sus condiciones de vida actuales. Estoy
agradecida de que nuestra mesa demuestra de lo que todos hemos estado
hablando—lo que estamos tratando de lograr esta noche! Somos Musulmanes, Ezidi
y Cristianos, sentados juntos en paz.”

Una vez mas supe porque había regresado a Kurdistán Iraquí este verano.
Al intercambiar despedidas con las personas en nuestra mesa, fui maravillada y
tocada por el amor que recibí de parte de personas las cuales acaban de experimentar
horror y perdida. Están entre los cientos de miles de familias en Irak y Siria
sacadas de todo lo que les daba identidad y estabilidad. También fue movida por
el amor y cuidado que personas de todas las religiones han mostrado hacia los
desplazados, dando lo que pudieron para aliviar sus cargas. 

foto: desde la derecha: Colega del equipo Kurdo Parween Aziz, al lado de
ella, Peggy Gish.
  Segunda desde la izquierda, Nyan Mohammad y cuatro
amigos Ezidi 

Fue uno de esos momentos que hicieron el
sufrimiento de tanta gente, causado por la sed por petróleo de mi país y por
poder global, muy real. No veo un buen resultado en el futuro de la tragedia y
dolor que estas personas están pasando, pero ellos están avanzando con
capacidad para adaptarse y con gracia. 

Categories

Read More Stories

Un soldado se para mirando hacia una niña caminando detrás de una barrera de cemento.

Con destino de morir

Cuando la muerte se convierte en un deseo para les niñes, la situación en la que viven es ciertamente demasiado difícil de soportar para cualquiera.

una mujer está sentada en un mueble, su cabeza está cubierta con un pañuelo blanco y hay una planta verde detrás de ella.

Una vida bajo ocupación

La historia de Um Imran, nacida en 1938, quien ha tenido la experiencia de una vida antes de la ocupación y sueña con una vida después de la ocupación.

Ir al contenido