“Volveremos a comenzar de nuevo”: Los palestinos enfrentan un incremento en demolición de sus viviendas

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

 Temprano en la mañana del 22 de julio, más de mil soldados israelíes y trabajadores del gobierno llegaron a Sur Baher en la zona sur de Jerusalén del este y agresivamente comenzaron el proceso de demolición de 70 viviendas palestinas. Además de la gran magnitud de la destrucción, estas demoliciones son particularmente preocupantes porque los dueños palestinos tenían permiso de las Autoridades Palestinas para construir, ya que Sur Baher esta localizado en el Área A, y estas demoliciones pueden establecer un precedente peligroso.

Las demoliciones de viviendas violan un derecho universal y atacan las necesidades más básicas de cualquier familia—la necesidad de tener albergue y un sitio propio. Las fuerzas ocupantes israelíes ejercen no solo la demolición de residencias, sino que también destruyen la infraestructura alrededor, tales como escuelas, aljibes y centros comunitarios.

Durante el mes de julio, las fuerzas israelíes han llevado a cabo seis demoliciones en la zona de Hebrón, según el Hebron Freedom Fund (fondo para la libertad de Hebrón). El 10 de julio, las excavadoras israelíes demolieron una caravana en Idhna, un pueblo al oeste de Hebrón, diciendo que la caravana estaba demasiado cerca al muro de apartheid de Israel—las mismas justificaciones que utilizaron en la destrucción masiva en Sur Baher. El 11 de julio, las fuerzas israelíes emitieron ordenes de demolición del hogar de Issam Tumaizy y una orden para detener la construcción del agricultor palestino Amjad Islaimaya, ambas con la justificación de que no tenían permisos de construcción. El 13 de julio, las fuerzas militares israelíes allanaron la zona H1 de Hebrón (bajo control de la Autoridad Palestina), pusieron puestos de control móviles y entregaron un aviso de orden de demolición a Mohammed Ali Al-Allami, aunque tenía todos los documentos legales necesarios para la construcción de su residencia.

El 16 de julio, las fuerzas israelíes demolieron una balsa de riego que la familia Ziad al-Jabari utilizaba para regar sus cultivos en la zona H2 de Hebrón, junto al asentamiento israelí Kiryat Arba.

Los ECAP hicieron seguimiento a los hermanos Bara’ y Lafe al-Rajabi, cuya vivienda en el barrio Jabal Johar de Hebrón fue destruida por las fuerzas israelíes en junio. “Ya hemos pasado por esto antes”, dijeron a ECAPer@s que estaban visitando. Las fuerzas militares israelíes destruyeron una de sus granjas lecheras grandes hace 17 años. Los hermanos mencionaron su buena suerte, en comparación con muchos otros palestinos que enfrentan demoliciones, y comentaron que al menos, aunque superpoblada, tienen todavía su residencia original para vivir. La familia no quedo sin hogar y se tienen los unos a los otros. Sin embargo, su principal reto ahora es que después de haber puesto todos los ahorros en esa construcción, a la familia no le queda ningún dinero para pagar la cuenta que las autoridades israelíes están cobrando por la demolición. “Volveremos a comenzar de nuevo”, dijeron. “Pero esta vez, ahorraremos para pagar tierra más cara en el Área A. Nos aseguraremos de que esto no nos vuelva a ocurrir”.

Desde hace tiempo, las demoliciones han sido una herramienta del colonialismo de colonos israelíes. Según el Comité israelí contra las demoliciones de casas (ICAHD, por sus siglas en inglés), las fuerzas ocupantes israelíes han demolido más de 49.000 estructuras desde 1967. Desde el 2006, las autoridades israelíes han demolido al menos 1.440 residencias en Cisjordania, con 6.336 palestinos quedando desamparados y sin hogar. Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCAH), la velocidad de las demoliciones está incrementando con las fuerzas israelíes demoliendo más de 201 estructuras en comunidades palestinas y desplazando 295 personas desde el comienzo del 2019. La velocidad de las demoliciones incrementó significativamente en el 2016 con las fuerzas israelíes demoliendo en promedio 14 estructuras mensualmente. El numero más alto de demoliciones registrado en un solo mes ocurrió cuando las fuerzas israelíes demolieron 63 viviendas y otras estructuras en abril del 2019. La justificación más común presentada por las autoridades israelíes por las demoliciones es la ausencia de permisos o licencias de construcción. En realidad, de acuerdo con Oxfam, Israel rechaza más del 95% de las aplicaciones para construcción de los residentes del Área C—incluyendo el área alrededor de Hebrón y las colinas al sur de Hebrón. Como los honorarios de abogados, el costo de estudios topográficos y la documentación para la aplicación cuesta miles de dólares, los palestinos viviendo en casas superpobladas en el Área C llevan todas las de perder.

 

 

 

Read More Stories

the view of the fortified Salaymeh checkpoint from the side of the road where CPT monitors activity of the occupation. A white van parked on the side of the road obstructs part of the checkpoint.

“¡Sálvese!”

Un soldado alega ofrecer seguridad y protección en el área H2 de al Khalil/Hebrón, mientras su propia presencia ha interrumpido la educación, la salud y las vidas de familias palestinas: Esta es la contradicción de la ocupación.

Two people sit on a bench, one wears a white baseball cap and jacket, and a black hijab. The other wears a red CPT cap and vest, and sunglasses.

Un patio de recreo para la liberación

La familia Tamimi en Al Khalil/Hebrón está construyendo un parque infantil y un jardín para su comunidad, aferrándose firmemente a la convicción de que sus hijes o nietes verán la liberación.

¿Alguna vez ha participado en una delegación de ECAP?

Ir al contenido