¿Ahora sí me entiendes?

ECAP ha observado un incremento en el uso del castigo colectivo por las fuerzas armadas israelíes en la Ciudad Antigua de Hebrón/Al-Khalil.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
Dos personas están visibles detrás de un portón metal.
El colono israelí Ofer Ohana y un soldado israelí caminan más allá del puesto de control de Salaymeh hacia unas niñas que van a la escuela.

Mientras ECAP monitoreaba un puesto de control, un soldado se acercó para decirnos que no lo abriría hasta que los estudiantes no pararan de arrojar piedras hacia el puesto. Luego preguntó: ¿Ahora sí me entiendes? Respondí que no, mientras el cerraba el puesto frente a trabajadores ambiciosos y estudiantes soñadores.

Indirectamente, lo que me estaba preguntando realmente era si yo entendía por qué nos estaba castigando a todos, es decir, a todas las personas palestinas que tenemos que atravesar ese puesto de control para poder continuar en la lucha por lograr nuestras metas y realizar nuestros sueños para el futuro.

Si alguien trabaja o vive en la zona H2 de la Ciudad Antigua de Hebrón/Al-Khalil sin duda se frustrará por los puestos de control. En especial cuando les soldades cierran los puestos de control como castigo colectivo; decisión que se toma según el estado de ánimo que tengan en el momento. Como resultado de esta decisión arbitraria, las personas llegan tarde al trabajo, la escuela o a las citas con amigos debido al cierre.

El castigo colectivo es una manera de maximizar la opresión de un grupo de personas. Les solades de guardia en Hebrón/Al Khalil oprimen a los individuos, pero teniendo en cuenta el cuadro completo, el número de personas palestinas es mucho mayor al de les soldades israelíes que sirven en las fuerzas armadas que, según TRT World, están compuestas de casi 170.000 soldades actives. Los residentes palestinos en Cisjordania sólo llegan a más de tres millones según la Oficina Central de Estadísticas de Palestina (PCBS por sus siglas en inglés). Por esta razón necesitan una estrategia para cubrir y controlar cada persona palestina.

imagen gráfica de un fuego que se convierte en humo negro con el texto "Estamxs todxs juntxs en esto" en inglés.
Imagen gráfica de Colin Matthes de la cooperativa de artistas Justseeds.

Les soldades usan diversas estrategias para oprimir a las personas palestinas. Por ejemplo, las humillan y golpean, hacen redadas en sus hogares en cualquier momento del día o la noche, y utilizan métodos como el castigo colectivo para lograr sus propósitos. El castigo colectivo obliga a las personas palestinas a actuar como los militares desean. Mudarse a otro lugar u otro país sería preferible que aprender a obedecerles.

Durante los monitoreos rutinarios del puesto de control, ECAP observó el uso estratégico del castigo colectivo. Las fuerzas israelíes de ocupación cerraron el puesto numerosas veces, e impidieron a estudiantes llegar a la escuela y a adultos llegar a sus trabajos. Les soldades suelen cerrar los puestos un promedio de 30 minutos, dependiendo de sus estados de ánimo. A veces los cierran múltiples veces por día.

El proceso del castigo colectivo que ha observado ECAP comienza por el cierre de los puestos de control de manera que no puedan transitar ni personas ni vehículos. A continuación, les soldades explican a las personas palestinas que tienen que impedir que los niños y niñas arrojen piedras; utilizan a las personas palestinas para ayudarles indirectamente con la ocupación. Si las personas no acatan sus órdenes, llevan a cabo el castigo colectivo y de esta manera terminan sufriendo por algo que no hicieron.

Como ejemplo, ofrecemos un recuento de los eventos del 22 de noviembre de 2021. El ejercito estaba retrasando a las personas en el puesto de control Al-Salaymeh (puesto número 160), y luego lo cerraron durante 40 minutos sin dar razón alguna. Las personas estaban esperando que el ejército abriera el puesto de control para poder ir a la escuela y al trabajo. La misma historia se repitió el 13 de diciembre de 2021. Les soldades cerraron el puesto de control Al-Salaymeh (160) desde las 12:35 pm hasta la 1:03 pm y retrasaron a cuatro mujeres, cinco hombres y 15 niños y niñas. Abrieron el puesto de control para permitir que pasaran quienes esperaban y luego lo volvieron a cerrar desde la 1:13 pm hasta la 1:33 pm.

Cuando las brigadas militares cambian de puesto en Hebrón/Al Khalil, utilizan esta estrategia de diversas maneras. La brigada Golani operó en la zona H2 entre agosto y noviembre de 2021. Golani ha sido la brigada más agresiva que ECAP ha observado durante dos años. Utilizan castigo colectivo más que las otras brigadas; retrasaron a las personas y cerraron los puestos de control incontables veces, y arrojaron gas lacrimógeno y bombas de sonido en zonas residenciales y escolares y de esta manera afectaron la salud de familias y estudiantes.

La brigada Nahal ocupo H2 después de la brigada Golani. Fue menos agresiva comparada a la brigada Golani, pero mantuvo la estrategia de castigo colectivo, que afecta la sociedad en muchos niveles como son la económica, la salud mental, la educación, etc.

Utilizaron esta estrategia en todas partes, también incluso contra las personas que iban a rezar a la mezquita de Ibrahimi. Además, derribaron carpas residenciales y refugios de animales. Según los informes de la OCAH, ocurrieron seis demoliciones en Hebrón/Al Khalil entre septiembre y diciembre de 2021.

Read More Stories

Ir al contenido