Colinas al Sur de Hebrón: ¿Estamos esperando para construir un nuevo campo de personas refugiadas?

ECAP informa sobre ocho escuelas en las Colinas al Sur de Hebrón que están experimentando violencia a manos de las personas soldado de la Ocupación y de los colonos.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
Two children walk to school in South Hebron Hills.

Cada día la situación en Masafer Yatta/ Colinas al Sur de Hebrón se vuelve más compleja e intensa; los incidentes de violencia y humillación por parte de los colonos y de las personas soldado israelíes se han convertido en parte de la vida cotidiana de las personas Palestinas. “Si miramos hacia atrás, desde el 2022 hasta ahora, podemos ver que las Fuerzas de Ocupación Israelíes están trabajando sistemáticamente para borrar la infraestructura palestina en las Colinas al Sur de Hebrón, especialmente edificios escolares. Este semestre, varias escuelas recibieron órdenes de demolición y una escuela en el pueblo de Sfai fue demolida”, dijo Fuaad Lieumur, coordinador del Comité de Protección y Sumud.

La escuela de Sfai se ha convertido en algo más que un nombre, después de que las personas soldado israelíes demolieran la escuela en la aldea de Khirbet Sfai Al-Fouqa el 23 de noviembre. Después de la demolición de la escuela, las familias se unieron para construir tiendas de campaña con el fin de continuar con la educación de sus hijes. Pero, el 6 de diciembre, las Fuerzas de Ocupación Israelíes (FOI) regresaron a la aldea y demolieron las estructuras de las tiendas. Las familias continuaron resistiendo, reconstruyendo las tiendas nuevamente, pero las FOI regresaron el 3 de enero y confiscaron las tiendas.

Lieumur señaló que les estudiantes que viven en Sfai ahora tienen dos opciones: asistir a otras escuelas que están ubicadas muy lejos de sus hogares y enfrentan amenazas naturales de la temporada de lluvias, así como amenazas de violencia de los colonos y soldados a lo largo de su ruta; o dejar de ir a la escuela. Ambas opciones no son aceptables para niñes entre primero y quinto grado.

Issa Makhamra, director de la escuela Sfai, dijo que este semestre ha sido muy difícil. Cuando llegaron las Fuerzas de Ocupación para la primera demolición, les estudiantes comenzaron a correr y saltar por las ventanas porque tenían mucho miedo de las personas soldado. También denunció que las FOI lo golpearon a él y a otras dos personas docentes frente a les estudiantes. “En este momento, la situación es confusa”, dijo. “Podríamos usar aluminio corrugado para reconstruir—que no protegerá del clima frío o caliente—pero aún no tenemos seguridad de lo que sucederá”. Algunas personas estudiantes escribieron sus exámenes finales dentro de vehículos. La escuela Sfai tiene aproximadamente 12 estudiantes.

La comunidad de Al-Majaz notó diferencias entre este semestre y el anterior; ha habido un aumento en las patrullas militares alrededor de la escuela, creando más obstáculos para el proceso educativo. “La parte más difícil de este semestre fueron los puntos de control moviles”, dijo Jad Nawaja, director de la escuela Al-Majaz. “Les docentes, a menudo llegaban tarde a la escuela, y las FOI confiscaron el automóvil de un maestro cuando regresábamos de expresar nuestra solidaridad con la demolición de la escuela de Sfai”. La escuela tiene 40 estudiantes de primer a octavo grado, 22 mujeres y 18 hombres.

La escuela del pueblo de Shaeb Al-Batum también experimentó amenazas de violencia y demolición este semestre. “Recibimos una orden de demolición en el 2015. En el 2021, construimos otras dos nuevas habitaciones, pero luego recibimos otra orden de demolición en el 2022 para las dos habitaciones”, dijo el director Mohammed Nawaja. Últimamente, los colonos han comenzado a pasar por la escuela, amenazando a les niñes y las FOI cerraron la carretera principal, por lo que les estudiantes y las personas en la docencia tienen que desviarse por un camino lleno de baches. La escuela no está en la zona de tiro, pero está a unos 200 metros. La escuela de Shaeb Al-Batum tiene 45 estudiantes, desde jardín de infantes hasta el grado 10, 23 niñas y 22 niños.

En Khilat Al-Dabae, la escuela sigue bajo amenaza desde que recibieron una orden de demolición en el 2018, ya que se encuentra dentro de la zona de tiro militar israelí. Las personas en la docencia han comenzado a caminar a la escuela porque las personas soldado israelíes confiscarán sus autos si ellas conducen a la escuela. “De vez en cuando, las personas soldado entran en la escuela, nos amenazan y nos hacen sentir miedo”, dijo el director Raed Ahdeed. “Nuestres personas en la docencia son detenidas por las personas soldado al menos 10 veces al mes. Los aviones israelíes vuelan muy cerca de la escuela, lo que distrae a les niñes y a les docentes. Los colonos han comenzado a caminar más cerca del área, y algunos de ellos caminan con perros para provocar y aterrorizar a las personas Palestinas”. La escuela tiene un alumnado de 12 personas, tres niñas y nueve niños.

En la comunidad de Khirbet Jenba, la escuela está ubicada dentro de la zona de tiro y recibió una orden de demolición en el 2014. Este semestre también trajo dificultades. Khaled* informó que les docentes decidieron juntar dinero para comprar un automóvil compartido, pero el primer día, las FOI confiscaron el automóvil, por un valor aproximado de 18,000 shekels. Diariamente, les docentes y estudiantes sufrieron retrasos de 10 a 15 minutos debido a los puntos de control moviles. Les docentes también experimentaron la detención varias veces. Hay 40 estudiantes, 20 mujeres y 20 hombres.

Más recientemente, la escuela en Khashem Al Karem recibió una orden de demolición el 28 de noviembre del 2022, y hace solo unos años, la escuela de Am Qasuh estaba y sigue bajo la amenaza de ser demolida en cualquier momento por las FOI.

En el pueblo de At Tuwani, les militares acompañan a les escolares. En el 2004, el Knesset ordenó al Ejército Israelí que acompañara a les niñes de Tuba que asistían a la escuela en At Tuwani. Les niñes deben pasar un tramo de carretera de dos kilómetros, entre el asentamiento de Maon y el puesto de control avanzado de Havat Maon. Dos personas soldado deben acompañar a les niñes a pie mientras que un vehículo militar les sigue. Esta orden se debió a numerosos ataques violentos contra les niñes (la mayoría de los cuales están en edad de asistir a la escuela primaria) por parte de los colonos. Las personas observadoras internacionales y otras personas Palestinas no pueden acceder a la carretera, ya que se considera una zona militar cerrada que solo pueden utilizar los colonos. El papel de las personas activistas ha sido monitorear el cumplimiento de esta orden por parte de les militares y de acompañar a les niñes en la parte final de la caminata hacia At Tawani, más allá de la zona militar cerrada.

El Programa Ecuménico de Acompañamiento en Palestina e Israel (EAPPI, por sus siglas en inglés) informó incidentes este semestre que involucraron que les militares, cuando les niñes caminaban a la escuela, no les acompañaban más allá de los asentamientos. En algunos casos, los vehículos militares iban delante de les niñes y les esperaban en determinados puntos, mientras que en otros casos los vehículos militares seguían a les niñes pero se detenían en las puertas de los asentamientos, lo que obligaba a les niñes a cruzar los asentamientos sin acompañamiento. En una ocasión, ninguna persona soldado acompañó a les niñes y, en otra ocasión, solo una persona soldado acompañó a les niñes. En un caso, un colono caminaba por la carretera y dos autos de colonos se adelantaron a les niñes en la carretera.

Otro observador, un activista judío que pertenece a un movimiento de base, ha estado monitoreando la situación durante dos años. En ocasiones, él fue testigo de que las personas soldado no caminaban con les niñes y, en ese momento, los colonos arrojaban piedras a las personas estudiantes Palestinas. Anteriormente, activistas y personas observadoras extranjeras solían caminar con les niñes, “pero últimamente ha habido más hostigamiento contra las personas activistas de derechos humanos, dependiendo de la brigada militar que está en la zona, y se ha vuelto más difícil proveer presencia”, señaló.

Lieumur resumió la situación en Masafera Yatta, donde “nuestras luchas han alcanzado el nivel internacional, pero necesitamos más apoyo de los grupos de base para presionar a los gobiernos internacionales a tomar medidas contra lo que sucede aquí. Necesitamos que venga más gente a visitar la zona. De lo contrario, ¿estaremos esperando para construir un nuevo campo de personas refugiadas?”.

Sami Huraini, activista palestino y líder de ‘Youth Of Sumud’ (Juventud de Sumud), también expresó la gran necesidad de que personas extranjeras y activistas vengan y acompañen a les niñes a la escuela, apoyen a los locales y traigan más presencia protectora a la zona.

ECAP expresa nuestra preocupación con respecto a este aumento de la violencia y la violación de los derechos de les niñes a la educación como una herramienta sistemática para desplazar a las personas Palestinas de su tierra. En el informe escolar anterior de ECAP, advertimos sobre otra Nakba si nadie responsabiliza al gobierno israelí por el desplazamiento de las personas Palestinas en Masafer Yatta/Colinas al Sur de Hebrón.


*Se cambió el nombre por cuestiones de seguridad

Subscribe to the Friday Bulletin

Get Hannah’s thoughts and the entire bulletin every Friday in your inbox, and don’t miss out on news from the teams, a list of what we’re reading and information on ways to take action.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Read More Stories

Three Israeli soldiers patrol the streets in Hebron.

Mymwna es una mártir

Así, en unos segundos, una vida fue arrebatada, un alma desapareció y un sueño quedó sin cumplir.

Ir al contenido