Atrévete a soñar: el espíritu inquebrantable de Palestina

"Sueño con un momento en el que una aerolínea palestina dé la bienvenida con orgullo a los pasajeros a Palestina. Sueño que los refugiados palestinos dispersos por todo el mundo regresan a su patria y se unen bajo el cielo compartido de una nación unificada."
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print
A banner advertising the Palestinian Airlines with an image of a airplane.

A la sombra de la continua adversidad, las personas palestinas siguen desafiando las probabilidades y se atreven a soñar con un futuro libre de opresión. Nuestra lucha no es sólo contra las fuerzas israelíes, sino también contra el apoyo masivo a estas políticas discriminatorias por parte de naciones poderosas como el Reino Unido, Estados Unidos, Alemania y otras. Estas naciones han tratado a las personas palestinas como si fuéramos del «tercer mundo» y nos han negado la dignidad y los derechos que legítimamente merecemos.

Sin embargo, en medio de las horas más oscuras, las personas palestinas persisten en soñar. Soñamos con un día en que la libertad, la igualdad y la eliminación de las etiquetas deshumanizadoras se conviertan en su realidad. Soñamos con vivir sin el miedo constante a la muerte o a la detención, con un sueño en el que los colonos israelíes no se apoderen sin piedad de hogares y tierras, y en el que la justicia no dependa de la nacionalidad, la raza o la etnia.

En nuestros sueños, imaginamos un mundo en el que la identidad no se reduzca a un surtido de documentos como tarjetas magnéticas, pasaportes palestinos, pasaportes temporales jordanos, tarjetas amarillas, carnés de identidad, etc.

Sueño con un momento en el que una aerolínea palestina dé la bienvenida con orgullo a los pasajeros a Palestina. Sueño que los refugiados palestinos dispersos por todo el mundo regresan a su patria y se unen bajo el cielo compartido de una nación unificada. Mis vecinos serán personas refugiadas palestinas, cada cual con su propio acento árabe o tal vez hablando idiomas como el español. Reconstruirán sus vidas en unidad.

Sueño con sanar el trauma y el estrés postraumático que nos ha perseguido durante demasiado tiempo. Anhelo la risa de niñas y niños que puedan jugar libremente, de estudiantes que puedan ir a la escuela sin pasar por controles intimidatorios ni temer a soldados armados. Imagino un mundo que reconozca nuestra historia, nuestras luchas y nuestras pérdidas. En nuestro sueño, nos centramos en mejorar la comunidad, sin el peso del espectro de la guerra y de regímenes similares al apartheid. Anhelo el día en que podamos saborear el mar, el sol y las alegrías de la vida, bailando en las playas de Gaza con el corazón apaciguado.

En este sueño, el mito cananeo del ave fénix cobra vida; concede a Palestina la fuerza para resistir, fomenta la esperanza y permite el renacimiento. Nuestros héroes caídos regresan y su presencia hace sonreír a las madres que han sufrido el dolor de perder a sus hijas e hijos y a las niñas y niños que han perdido a sus madres debido a las brutales injusticias infligidas por el Estado israelí de ocupación. En este sueño, nuestras heridas encuentran por fin sanación y el fénix se convierte en el heraldo de la liberación, la justicia y la paz duradera tanto para el pueblo palestino como para el mundo.

A pesar de la adversidad, las personas palestinas siguen aferrándose a sus sueños, especialmente en Gaza. Anhelan derechos esenciales como el acceso a agua potable, alimentos y electricidad, y la esperanza de contar con refugios que les protejan de los ataques israelíes. Sus sueños son sencillos pero profundos; el derecho a vivir en paz y a dormir sin miedo a no despertarse por culpa de los bombardeos israelíes.

Consultando las noticias, me encontré con la desgarradora imagen de una niña llena de lágrimas en los ojos, que suplica a la gente recoja su cuerpo sin vida después de haber sido asesinada. ¿Puedes comprender la desesperación en Palestina, donde incluso el sueño de ser enterrados con cuerpos completos es una conmovedora aspiración?

En Gaza, algunas familias dispersan a sus miembros por diversos lugares, una táctica dolorosa destinada a evitar la pérdida total en caso de ataques aéreos israelíes, para poder transmitir su historia a la siguiente generación y para que sus asesinados no caigan en el olvido. Mientras tanto, otras familias optan por permanecer unidas incluso ante el peligro para que, en caso de ser asesinadas, puedan encontrar consuelo en partir como una familia unida. Las madres de Gaza esperan que sus hijas e hijos sean reconocidos si los israelíes bombardean sus casas, y por esta razón les etiquetan con sus nombres en las manos, las piernas y la cabeza para que no sean cadáveres sin identificar.

Al ser testigos de sus luchas, no podemos permanecer pasivos. No basta con rezar. Debemos actuar. Únete a las manifestaciones de tu zona, ponte en contacto con tus representantes y comparte contenidos informativos en las redes sociales. Solidarízate con quienes dicen «Palestina libre». Al hacerlo, podemos crear una conciencia más amplia sin dejar a nadie solo, especialmente a les aliades de Palestina que han sido objeto de ataques. Ahora es el momento de romper el silencio.

Para existir debemos resistir. El camino de ECAP es el de la no violencia. Gracias a estas acciones, a nuestros sueños inquebrantables y a nuestra determinación colectiva allanaremos el camino hacia un futuro más brillante y justo. No es demasiado tarde para decir no al genocidio, no a la limpieza étnica, no a la ocupación.

¡Palestina libre!

Subscribe to the Friday Bulletin

Get Hannah’s thoughts and the entire bulletin every Friday in your inbox, and don’t miss out on news from the teams, a list of what we’re reading and information on ways to take action.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Read More Stories

Ir al contenido