Más allá del encuadre: El testimonio de un cineasta

Ahmad Abu Monshar, director del nuevo documental de ECAP Palestina, reflexiona sobre el proceso de contar historias como persona palestina en Hebrón.
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

Recuerdo el temblor de mis manos y los latidos de mi corazón mientras editaba la parte final de la película, cuando el ejército detiene a un niño y lo arrastra hasta el asentamiento. Mi colega filmaba mientras yo seguía al ejército e intentaba obtener información del niño, pero el ejército tenía una orden estricta de no dejarle hablar. Necesitaba su nombre y su edad para poder ponerme en contacto con su familia y luego con diversas autoridades para evitar su detención. Mientras editaba la escena, se me saltaron las lágrimas. Llamé a gritos a mi colega para que viniera a apoyarme; estaba al borde del colapso, e incluso ahora, cada vez que recuerdo el incidente, me afecta.

Recuerdo mi miedo mientras filmaba clandestinamente mientras entrábamos en el puesto de control y cómo registraban la identificación de mi colega. No sé de dónde saqué la fuerza y el valor para hacer aquello; los latidos de mi corazón eran tan fuertes como para llegar a la luna, pero Dios me dio fuerzas para seguir filmando y mantener la calma. Gracias a Dios no me pillaron. No puedo imaginar lo que habría pasado si hubieran descubierto la cámara.

Recuerdo cuando planeamos rodar la escena de la historia de Nisreen y fui con mi colega de Italia a filmar la zona de Tel Rumeida, una zona fuertemente vigilada llena de colonos y soldados. Mi colega fue a filmar una zona determinada, pero por ser una persona palestina, yo no podía entrar ni verla. Quería ver atisbos de las calles y del pueblo del que mis abuelos me contaban historias. Por desgracia, no pudimos captar muchas escenas, y todo terminó con nuestra detención.

https://youtu.be/Vk0W3nqFZjI?si=sF2DM1_8h6v9VlcG

Únense para el evento de estreno en línea

Esta película no es sólo una recopilación de vídeos e imágenes; es una parte de la lucha diaria de la gente, que verás dibujada con miedo, tensión y ansiedad, entrelazada con sacrificios y riesgos. Por otro lado, ilustra el amor y la risa que nos mantienen en pie, registros de cariño y preocupación por el sufrimiento de los demás y por cómo nos han afectado sus historias. La película cuenta una historia entre un millón de historias no contadas.

Y más importante aún, ilustra nuestra determinación a pesar de nuestras limitadas capacidades y recursos. Llevamos trabajando en la película desde febrero de 2023. Tras un año de perseverancia y retos para completar la película, conseguimos terminarla, aunque al final casi pierdo la cordura. Lo único que me quedó fue la luz de la esperanza, que me ayudó a creer que todo camino tiene un final dulce.

Hicimos esta película para contrarrestar la narrativa dominante. El opresor es el que siempre habla y la gente de todo el mundo se sienta a escuchar, olvidando que los supervivientes no tuvieron la oportunidad de hablar y compartir su dolor y sufrimiento. De este modo, intentamos abrir espacio para escuchar a la víctima, la que sigue sufriendo.

Recuerdo cómo se me llenaron los ojos de lágrimas cuando oí que Nisreen había perdido a su marido por culpa de los puestos de control y las bombas de gas lacrimógeno. Lloré cuando vi a Tareq hablar de su tío, un héroe que era como un olivo delante de todos los soldados. Haj Suleiman estuvo presente en todas las procesiones y manifestaciones, sobre todo en la procesión para abrir la calle Shuhada. La película inmortaliza la memoria de estos héroes y nos mantiene comprometidos en la búsqueda de justicia para las personas palestinas, como Nisreen y Tareq, y sus familias.

En un país triste y doloroso, con masacres continuas desde Gaza hasta Hebrón y Yenín, todos los gritos nos piden que ayudemos a detener el derramamiento de sangre. Pero al cabo de un tiempo, el mundo se olvida y sigue adelante. Comenzamos nuestra historia a partir de la masacre de Hebrón, y la terminamos con los sueños de Nisreen y Tareq. Describimos el encanto de la ciudad vieja y la belleza de las colinas de Hebrón, y a través de escenas de niños y niñas, mostramos que nuestra historia continúa y que nuestro sueño de libertad es ilimitado y no puede detenerse.

Recuerdo haber ayudado a la comunidad a esconder el cemento después de que hubiéramos terminado de filmar, de modo que, si el ejército venía y demolía una casa o una tienda, pudieran construir otra. A pesar del poder del ejército y del apoyo de los países ocupantes, no tenemos miedo y continuamos la labor de nuestros antepasados.

Puede que sea parcial por ser de Hebrón, porque es mi país, y mi cuerpo está hecho de la bondad de la tierra, de los alimentos y el agua que fluyen con amor por el administrador de la tierra. Aunque viaje a otros lugares, siempre sabré que mi país, Palestina, y mi ciudad, Hebrón, son el lugar más hermoso que he visto y lo más bello del mundo.

Como dijo el mártir Suleiman, «o vivimos en esta tierra con dignidad o moriremos como mártires bajo tierra». De esta tierra no nos desplazarán, ni estaremos presentes en los museos para que la gente nos recuerde y conozca nuestra historia. Nuestra historia existe con nuestra existencia.

Por último, el objetivo de la película no es causar desesperación, sino pedirles que apoyen y estén al lado de un pueblo que lucha contra el colonizador y combate contra el sistema opresor desde hace generaciones. La luz permanecerá, y nuestra sangre y nuestros cuerpos serán una forma de narrar la tierra de nuestros antepasados. Como dijo Mahmoud Darwish, «Sobre esta tierra hay algo que merece vivir».

Subscribe to the Friday Bulletin

Get Hannah’s thoughts and the entire bulletin every Friday in your inbox, and don’t miss out on news from the teams, a list of what we’re reading and information on ways to take action.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Read More Stories

Three Israeli soldiers patrol the streets in Hebron.

Mymwna es una mártir

Así, en unos segundos, una vida fue arrebatada, un alma desapareció y un sueño quedó sin cumplir.

Ir al contenido