Voces de H2: parte 2

«Les soldados son extremadamente agresivos y crueles», narra una persona de la ciudadanía de la zona H2 de la Ciudad Antigua de Al-Khalil / Hebrón
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

ECAP se reunió con una mujer que vive en la zona restringida H2 de la Ciudad Antigua de Al-Khalil / Hebrón que está bajo toque de queda y cierres. Nos habló de la situación actual en la zona:

Desde que comenzó la guerra el 7 de octubre las familias han sufrido debido al cierre total de la zona, y la situación es extremadamente grave y peligrosa. Al tercer día, mi marido intentó desechar la basura fuera de casa, pero fue sorprendido por cinco soldados que lo atacaron violentamente, lo golpearon y luego se lo llevaron al patio trasero. Aún se estaba recuperando de una intervención quirúrgica reciente y no había pasado mucho tiempo desde la operación. Mi hijo se despertó al oír los gritos de los soldados e intentó salir, pero el soldado levantó su arma hacia él, intentando dispararle. Cuando mi hija se despertó y presenció esta situación, se desmayó y no pudo tranquilizarse.

Tras presenciar la cantidad de violencia, el hijo de seis años de nuestros vecinos no puede dormir por la noche. Se aferra a la almohada y dice que quiere salir de casa porque ya no se siente seguro. No puede abrir una ventana o una puerta para mirar afuera porque si hace algo, enseguida se encuentra con soldados fuertemente armados que le amenazan.

Les soldados de aquí son extremadamente agresivos y crueles. Hay uno que vigila nuestra casa, y si mi hija se asoma a la ventana, inmediatamente le lanza piedras y arena, gritando y maldiciendo de forma bárbara en hebreo mientras blande su arma.

Nuestra vecina, que acaba de dar a luz, pidió permiso al soldado para salir a comprar leche para su bebé, pero la empujó y se negó a dejarla marchar. Salir ahora es un proceso extremadamente complejo. Sólo podemos salir entre las 8:00 y las 8:30 de la mañana y sólo podemos volver a la zona a las 6:00 p.m. Esto significa que tenemos menos de una hora para movernos por las calles cada día, y si llegas al puesto de control después de las 6:00 p.m., tienes que buscar otro lugar donde pasar la noche.

Si tienes pertenencias que quieres traer es muy difícil y requiere mucha negociación con les soldados, así como inspecciones y acoso.

Mi hija contrajo sarampión y no pude llevarla al médico porque tengo que salir a las 8 de la mañana y no tengo ningún sitio donde quedarme hasta las 6 de la tarde. El sarampión es una enfermedad muy contagiosa y no puedo ir a ningún sitio a pedir ayuda.

Intentamos ponernos en contacto con la oficina de coordinación del distrito y con las organizaciones de derechos humanos, pero no hubo respuesta y nadie puede hacer nada. Todos en casa no pueden trabajar y nadie puede salir.

Lee la Parte 1, Parte 3 o Parte 4

Subscribe to the Friday Bulletin

Get Hannah’s thoughts and the entire bulletin every Friday in your inbox, and don’t miss out on news from the teams, a list of what we’re reading and information on ways to take action.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Read More Stories

Three Israeli soldiers patrol the streets in Hebron.

Mymwna es una mártir

Así, en unos segundos, una vida fue arrebatada, un alma desapareció y un sueño quedó sin cumplir.

Ir al contenido