Oraciones por la paz. Julio 13, 2017

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
Print

Oraciones por la paz. Julio 13, 2017

Agradecimiento por la suspensión del desalojo y
oraciones por la protección de la comunidad de El Guayabo.

Hace dos semanas, el equipo
de ECAP en Colombia pidió que se hiciera una oración desde todas las esquinas
del mundo, para apoyar a la comunidad de El Guayabo, la cual ECAP viene
acompañando desde el 2013. La corte municipal local dictó una orden de desalojo
de 11 de las 150 familias que han estado viviendo en estos territorios por más
de 30 años. Hoy queremos expresar nuestra enorme gratitud por las maravillosas
noticias que en algún momento parecían imposibles de volver realidad.

Pocos días antes del
desalojo, el cual parecía inevitable, el Inspector General y la oficina del
abogado encargado en el caso advirtieron que este desalojo representaba una
violación a los derechos humanos de los residentes de El Guayabo, de acuerdo a
la Constitución de Colombia, por lo cual se suspendió el desalojo.

Celebremos junto con
los miembros de la comunidad de El Guayabo que hoy ellos pueden respirar más
tranquilamente. Demos gracias a Dios por hacer realidad este milagro. Sigamos
teniendo a los miembros de la comunidad de El Guayabo en nuestras oraciones para
que ellos puedan continuar su proceso de resistencia y liberación de los
actores armados que quieren usurpar sus tierras y que probablemente planearan
una retaliación.

Conoce más sobre la alegre victoria de la comunidad de El Guayabo.

El Guayabo

Foto tomada por Marcos Cualbonk.

Subscribe to the Friday Bulletin

Get Hannah’s thoughts and the entire bulletin every Friday in your inbox, and don’t miss out on news from the teams, a list of what we’re reading and information on ways to take action.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Read More Stories

Three Israeli soldiers patrol the streets in Hebron.

Mymwna es una mártir

Así, en unos segundos, una vida fue arrebatada, un alma desapareció y un sueño quedó sin cumplir.

Ir al contenido